ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Sobre la pedanteria y el poder popular


Enviado por   •  18 de Julio de 2011  •  Ensayos  •  717 Palabras (3 Páginas)  •  416 Visitas

Página 1 de 3

SOBRE LA PEDANTERÍA Y EL PODER POPULAR

Estudiantes junto al pueblo construyendo alternativas de educación popular

Es una ironía que el sediento muera al lado de la fuente. Una ironía es cuando la riqueza del mundo se basa en la pobreza del pueblo. Otra ironía es que la campesina se muera de hambre, en una (su) tierra ajena, entre cultivos de palma africana.

Así, nosotros somos nuestra propia ironía.

La casa del conocimiento; el templo del saber; el alma mater de la sociedad; el antro del progreso; la cuna de la ciencia. Aquellos son los nombres de nuestro nombre; nombres huecos que se llenan de estudiantes mediocres, en carrera detrás de un diploma, dispuestos a venderlo todo por una tajada de prestigio. En la universidad los arquitectos deliran ciudades de plástico brillante y miseria escondida; los ingenieros ingenian la forma de seguir conquistando-destruyendo espacios naturales; politólogos, antropólogos, psicólogos, sociólogos solo saben fingir que saben, y cuando rara vez saben algo, trabajan para el Estado manteniendo la mentira corrupta que gobierna en Colombia; los profesores empiezan frustrados desde el principio y se mueren locos de frustración. Es una ironía que donde nacen los libros, nadie sepa leer el mundo.

Por otra parte, pedante es aquel que piensa que el mundo debe cambiar para parecerse a él. Pedantes son estos estudiantes queriendo dirigir al pueblo organizado hacia la “verdadera revolución”, aquella que deliraron ellos solos y encerrados bajo un bombillo. Pedantería es creer que la autonomía universitaria son tres organizaciones estudiantiles mal-administrando nuestra ironía.

Malvivimos en un mundo lleno de ruidos. Donde es imposible discernir quién habla, para qué lo hace, desde dónde. Malvivimos en un mundo lleno de voces, donde las voces se pierden, se diluyen en las aguas inmundas de nuestros ríos de asfalto. Los mercaderes de la guerra han instalado entre nosotros el estruendo terrorista, apenas sabemos reaccionar con espanto cuando algo suena; y salir corriendo, para nunca encontrarnos humanamente con nadie. En este, nuestro mundo, el mundo de las voces y de los ruidos, hemos sido condenadas a la incomunicación, el silencio y el olvido.

Pero nosotras hemos dicho basta de callar. Y lo hemos dicho, no así como gritan los carros o como suenan las balas o como chiflan las patrullas de la policía, lo hemos dicho contra viento y marea, afincando nuestro decir en la tierra. Hemos roto el cemento para que nuestras palabras florezcan; hemos renunciado al éxito capitalista, al placer machista, a la pureza racista, y lo hemos hecho porque nuestra palabra no puede convivir con las cadenas.

Porque hemos comprendido que la palabra no es un ruido cualquiera sino una lucha que se condensa en la voz, nosotras

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (4.4 Kb)   pdf (59.3 Kb)   docx (10.2 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com