ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

10 Curias constituían la Civitas.


Enviado por   •  30 de Septiembre de 2014  •  Síntesis  •  1.853 Palabras (8 Páginas)  •  188 Visitas

Página 1 de 8

10 Curias constituían la Civitas.

El sistema decimal esta presente en otros aspectos de la sociedad romana:

Cada gens contribuía con diez soldados de infantería (miles), uno de caballería (eques) y un senador.

En las ciudades sometidas por Roma se establecía un Consejo de Cien Ancianos (Centumviri), cada uno de los cuales era el cabeza de diez casas (diez casas = una gens), de donde surge la denominación de decuriones.

El sistema decimal pues rige en la sociedad romana, aunque, si bien al principio debieron responder a una realidad, con el tiempo derivaron en una mera división teórica: pronto fue inexacto hablar de Curias con diez gens al introducirse nuevas familias, que aumentaban el numero de gens de las Curias existentes y más tardes el número de Curias. Tampoco correspondía a cada decurión el mando sobre diez casas. En cambio la aportación al ejercito se mantiene básicamente. Así pues, al pasar los años, los números primitivos dejan de corresponderse con la realidad pero se mantiene la tradición y así las gens y familias son aumentadas o divididas por “decreto”, pero la realidad se impone y la división deja de ser geométrica e inflexible.

Así, cuando el número de Senadores quedo fijado en trescientos, no quiere decir que existieran trescientas gens, sino que entre todas las existentes (cuyo número podía ser mayor o menor) se designaban trescientos senadores. Las Curias dejan de ser diez para pasar a un número indeterminado (luego 30), cuyo conjunto forma la ciudad. También los tres mil infantes y trescientos caballeros que formaban el ejercito salían del conjunto, y no considerando cada gens (así unos aportaban más y otros menos). La misma situación se reproduce en las ciudades sometidas a Roma.

Las Curias (diez gens) constituyeron muy pronto la base de la ciudad. Las Curias se reunían en una Asamblea dirigida por el Curio, y en presencia de un sacerdote (Flamen Curialis). El reclutamiento y los impuestos se hizo desde muy pronto sobre la base de las Curias.

Los miembros de las Curias eran los ciudadanos que votaban, y a las votaciones se las llamaba “Comicios Curiales”, celebrándose las votaciones por separado en cada Curia. Normalmente se celebraban comicios el 24 de Marzo y 24 de Mayo de cada año.

LOS COMICIOS

Las decisiones en Roma se adoptaban en los Comicios, es decir en las votaciones de las Asambleas.

Los comicios más antiguos son los Comitia Calata, convocados por el rey para solemnizar ciertos actos religiosos.

Los comicios políticos eran aquellos en los que votaba la población organizada en Curias (inicialmente una curia eran diez gens). Se convocaban el 24 de Marzo y 24 de Mayo y cuando el rey lo consideraba conveniente. Decidían sobre la elección de monarca, asuntos políticos importantes y la concesión del derecho de ciudadanía. El convocante presentaba una propuesta y los ciudadanos de la curia con derecho (probablemente un voto por cada padre de familia) la votaban. Cada Curia era un voto y se precisaba el de 16 curias (de un total de 30) para la aprobación.

CIUDADANOS PLENOS. ONORARIOS Y CLIENTES

Junto a los ciudadanos plenos (Patricios, entendiéndose como tal los cabezas de familia y sus hijos varones), estaban los ciudadanos “honorarios”, invitados de otras ciudades que renunciaban a su antigua ciudadanía y aceptaban la ciudadanía honoraria romana. También estaban los clientes de los Patricios y los esclavos.

El grupo de los clientes estaba formado básicamente por esclavos liberados por sus amos Patricios, y que después de su liberación permanecían vinculados (ellos y sus descendientes) a su antiguo amo (y a sus herederos), quien ejercía sobre ellos cierta tutela y proteccionismo paternalista, a cambio de ciertos servicios y lealtades. En este grupo se integraron también algunos extranjeros (habitantes de ciudades derrotadas a los que no se permitía residir en su ciudad pero tampoco habían sido declarados esclavos, y que constituían como un grupo cliente de toda la ciudad de Roma) y exilados sujetos al patronazgo de un Patricio.

LOS IMPUESTOS

Existían diversos tipos de impuestos:

Uno de ellos, llamado la Moenia (de “muros”) consistía en prestaciones en las fincas reales, en edificios de la ciudad y en obras publicas. La palabra moenia ha quedado como sinónimo de una prestación.

Otros impuestos concretos eran percibidos por el rey:

El que perdía un pleito pagaba una parte del valor del litigio (Sacramentum).

Los colonos que no tenían la ciudadanía romana (llamados aerarii) pagaban una renta.

Existía un impuesto sobre las aduanas marítimas.

Se pagaba un impuesto por los dominios públicos, sobre todo consistentes en zonas de pasto de ganados (scriptura).

Y devengaba también impuesto el arriendo de tierras del Estado (vectigalia).

Además, en casos urgentes, se imponía a la ciudad un tributum, es decir una contribución extraordinaria, el cual era reembolsable en tiempos más favorables.

EL EJERCITO

Como hemos visto integraban el ejercito tres mil infantes y trescientos caballeros.

Los trescientos caballeros (centuriae flexuntes o centuriae celeres) del ejercito (Legio), estaban bajo el mando de tres tribunos de la Caballería (Tribuni Celerum). El jefe supremo de la Caballería era el Magister Equitum.

Las divisiones de infantes también estaban mandados por tres tribunos de la Milicia (Tribuni Militum). El jefe supremo de la infantería era el rey.

PATRICIOS Y PLEBEYOS

Desde el principio de Roma, los Patricios y sus familias constituyen el primer eslabón social. Estos patricios poseían esclavos, probablemente muchas veces en gran número. Los Patricios están en la base de la fundación de Roma y por tanto son ciudadanos romanos.

Más tarde el derecho de ciudadanía se extiende a las llamadas minores gentes, es decir a los que procedentes de otras ciudades o dentro de la misma ciudad sin ser patricios,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com