ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Arte Barroco


Enviado por   •  24 de Marzo de 2012  •  2.368 Palabras (10 Páginas)  •  1.238 Visitas

Página 1 de 10

4.2 el arte barroco.

El barroco no es simplemente un estilo arquitectónico, sino una forma de vida propia de los mexicanos que, en cada decorado, en cada figura representada y exaltada con bellos y brillantes colores, simboliza su deseo de ver reflejados sus pensamientos, valores y creencias en los principales recintos de sus ciudades.

La plaza central de la capital del país es el máximo ejemplo del arte barroco del siglo XVII; en ella que se construyeron piezas invaluables que han perdurado a pesar del tiempo. Tal es el caso de la Catedral, que contiene detalles suspendidos en los frisos, pinturas en los retablos con los personajes y figuras más importantes de entonces.

En aquellos tiempos y en la actualidad, el mexicano ha aceptado lo que se le ha impuesto y lo ha transformado para hacerlo suyo. Lo proveniente de otras culturas no representaba más que la oportunidad para hacer variaciones lúdicas en los modelos tomados o retomados por manos nacionales.

En las obras de arte barroco creadas entonces y apreciadas ahora, se hace presente es el color, el movimiento, la idea de lo celestial y lo infernal, el gusto por el adorno, el brillo y la apariencia.

El barroco no se puede entender cabalmente si se excluye a los artífices que intervinieron en la construcción de iglesias, monasterios y palacios, así como los muebles y objetos de uso cotidiano que igualmente representan la vida de esa época.

Los retablos, frisos, estatuillas, pinturas y cualquier tipo de arte barroco resguardado en los principales altares de la cultura mexicana fueron elaborados por manos mexicanas, independientemente de la influencia española ejercida con su intervención en las comunidades indias.

Los pueblos conservaron sus manos y el poder de su imaginación creadora, por lo que hoy es parte de su patrimonio, uno de los más variados artes populares del mundo conformado por ángeles de todo tipo, imágenes de santos o personajes religiosos que ejercían algún tipo de influencia sobre ellos.

4.2.1 la cultura novohispana.

La cultura novohispana muestra tres momentos bien definidos: el primero corresponde al siglo XVI y está inspirado en un humanismo religioso por el que se intentaron desarrollar los valores de la población nativa. El segundo, durante el siglo XVII, es una época barroca que intenta evadirse del mundo de la realidad a través del conceptualismo y culteranismo. El tercer periodo se dá en el siglo XVIII y es una etapa de modernidad inspirada en la Ilustración, que da especial atención al desarrollo de las ciencias, a pesar que tiene que luchar contra los prejuicios de la sociedad colonialLas dos corrientes culturales que se manifestaron en la Nueva España fueron la indígena y la española. En un inicio, los españoles se mantuvieron en el ámbito de su propia cultura: conservaron su lengua, trasladaron sus instituciones a la colonia y trajeron consigo un conjunto de formas de vida, costumbres, técnicas y creencias. Al contrario, los indios se vieron obligados a asimilar de inmediato algunos de los elementos culturales de sus vencedores, lo que significó, sin la pérdida total de sus propias tradiciones, al menos un grave quebranto de ellas.

Este contacto dio origen a un proceso de aculturación, es decir, a un intercambio

de elementos culturales. Con el tiempo, tal proceso llegaría a producir una modalidad

cultural que puede calificarse como mestiza.

4.2.2.1 iglesias:

-San Fernando:

Ciudad de México.- Con más de 250 años de antigüedad, la iglesia de San Fernando, ubicada sobre Puente de Alvarado y la calle de Guerrero, en el Centro Histórico, se yergue majestuosa con su fachada de estilo barroco, la cual tardó alrededor de 20 años en ser terminada. En su interior muestra una reproducción de tamaño natural de la "Sábana Santa" o "Santa Sindone", venerada en la Catedral de Turín, Italia, desde 1578.

La arquitectura del templo se caracteriza por la sustitución de la columna por el pilar estípite. De estilo barroco moderado, presenta una portada de medio punto con dos columnas dóricas estriadas en zigzag en cada uno de sus lados.

Entre cada dos columnas, se encuentran nichos con imágenes de San Francisco y Santo Domingo de Guzmán, entre otros.

Durante sus orígenes, el Templo de San Fernando y Colegio de Propagación de la Fe preparaba a los religiosos para llevar la fe a los nuevos territorios.

En 1731, los frailes franciscanos compraron la casa de campo en donde iniciaron la construcción del templo, por lo que pronto recibieron más donaciones. Para 1755, la edificación del templo quedó concluida.

La fachada del templo es de estilo barroco de planta trapezoidal y en el relieve central aparece San Fernando III con espada en la mano derecha y cargando el mundo en la izquierda, se le ve triunfante sobre los paganos y aboga por las ánimas del Purgatorio. Le acompañan cuatro ángeles con emblemas de la cruz y de la fe, el cáliz.

Como gran parte de las construcciones capitalinas de mediados del siglo XVIII, la fachada está revestida de tezontle y la portada de cantera.

En 1859, tras la Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos, pasó a ser propiedad del Gobierno. Por tal razón, el convento fue dividido y vendido en lotes a particulares. Para 1862, se abrió la calle de sur a norte para comunicar la Plazuela de San Fernando con la campiña. Lo que fue el atrio de la iglesia se convirtió en jardín y se colocó sobre un pedestal, una estatua de bronce de Vicente Guerrero y desde 1870, se le conoce como Plaza Guerrero.

El actual templo de San Fernando es de tres naves en el testero y de una sola en el cuerpo del edificio y tras la Leyes de Reforma se causaron mutilación y desaparición de diversos elementos de decoración.

-Santa Veracruz:

Edificada en 1586, demolida dos siglos después y construida posteriormente en 1764, la Parroquia de Santa Veracruz alberga las imágenes del Cristo de los Siete Velos, la Virgen de los Remedios así como los restos del brillante escultor español Manuel Tolsá Sarrió.

Los orígenes de este templo datan desde 1526, año en que Hernán Cortés fundó la Archicofradía de la Cruz, en memoria de los "Caballeros de la Santa Veracruz", fundado exclusivamente para aristócratas: personas notables, titulares de mayorazgos, condes, marqueses y otros, quienes portaban una gran cruz roja en el pecho y un crucifijo del Señor de los Siete Velos colocado entre dos tablas blancas en las que se hallaban escritos los 10 Mandamientos, que se encargaron de atender a los presos durante el Virreinato e incluso, acompañaban al patíbulo a los condenados a muerte para cubrir los gastos de mortaja

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (14 Kb)
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com