ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Discurso Acto 25 De Mayo


Enviado por   •  6 de Diciembre de 2012  •  1.235 Palabras (5 Páginas)  •  919 Visitas

Página 1 de 5

Discurso Acto 25 de mayo de 2008

Hoy, 25 de mayo, rememoramos el Día de la Patria.

Hace 198 años atrás, nuestros ancestros trabajaron, lucharon y se desangraron en pos de un ideal que los llevaba a realizar grandes gestas heroicas.

Si bien sabemos que el motor determinante para que sucedan las cosas que todos conocemos fue una cuestión económica, detrás de este objetivo subyacía la intención más pura y profunda de todas: la posibilidad de decidir por nosotros mismos.

Saben que por aquellos tiempos, nos gobernaba una elite de personajes muy acaudalados en nombre del rey de España. Cuando se dieron las condiciones políticas para poder expresar el descontento que todo esto producía, otra elite también acaudalada, pero políticamente distinta, aprovechó la ocasión para alzarse contra el poder tirano en nombre de este ideal que les conté recién, la libertad.

Esto era lo que estaba en juego: seguían siendo sumisos al rey de España y sus representantes, o luchaban a matar o morir por la posibilidad de elegir un futuro propio.

Y así fue que ese 25 de mayo de 1810, en medio de una situación política bastante compleja, se declaró en el todavía Virreinato del Río de La Plata el primer gobierno patrio. Esto fue un insulto absoluto a la corona española, que se sabía dueña indiscutida de todos estos territorios desde hacía cerca de trescientos años, casi una burla cruel. Así comenzó el período de la historia más sangriento y más dramático, lleno de batallas contra enemigos externos e internos, que peleaban para poder imponerse por sobre el resto en medio de una situación en donde las instituciones estaban naciendo en un parto que duró cerca de 50 años y que costó la vida de muchas personas, de las buenas y de las malas, de las sabias y de las ignorantes también.

Cuando el profesor Fernando Torrubiano se puso a pensar en qué cosas decir en este discurso, no pudo menos que detenerme a pensar un poco y reflexionar acerca de si todas aquellas batallas, guerras, odios y muertes sirvieron para algo.

Está claro que el móvil de todo esto fue marcadamente económico. Pero como decía más arriba, estaba este tema de la libertad. La libertad era el motor de muchos corazones que se inflamaban de valentía y de coraje para hacer la guerra, para plantarse al más fuerte. La idea de ser libres encendía en muchos, sobre todo en la gente sencilla, el fuego y el deseo de esperanza en algo mejor, en vivir una vida más digna que con los políticos españoles.

Y hoy, a casi doscientos años de aquellos tiempos de glorias e ideales, vivimos el resultado de la lucha lograda y ganada por nuestros padres. Hoy somos libres.

En realidad, la historia y el destino nos depararían todavía situaciones terribles para poder afianzar esta libertad que gozamos hoy. Infinidad de golpes de estado durante el siglo pasado, con sus consecuentes reducciones de las libertas públicas, con sus egoísmos e irresponsabilidades, con sus odios y desaparecidos, fueron parte también del precio que pagamos por ser libres hoy.

Y en medio de estas reflexiones, es imposible dejar de hacerse la pregunta que nace sola, casi sin quererla: ¿valió la pena todo eso?

Hoy en día no podemos llegar a un acuerdo social. Hoy en día, la política sigue sucia, tan sucia como siempre. Doscientos años después de las guerras por la independencia, seguimos siendo tan o más dependientes que antes. Somos libres para comprometernos en construir un país mejor, pero mucha gente elige irse del país a otras tierras, abandonando las raíces propias. Somos libres para mejorarnos como sociedad, pero nadie quiere comprometerse. Somos libres para perfeccionarnos como personas, pero nadie quiere el esfuerzo, el estudio, el trabajo.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (7 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com