ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LA EDUCACIÓN EDUCATIVA A FINALES DEL PORFIRIATO.


Enviado por   •  18 de Agosto de 2011  •  918 Palabras (4 Páginas)  •  911 Visitas

Página 1 de 4

LA EDUCACIÓN EDUCATIVA A FINALES DEL PORFIRIATO.

Milada Bazant “Los números favorecen a las minorías”.

Las estadísticas del porfiriato, salvo excepciones, no hacen la distinción ente escuelas urbanas y rurales. Sin embargo, todos los estados tenían escuelas de tercera clase, mixtas o de dos turnos que estaban destinadas a las poblaciones pequeñas y diseminadas. En 1899 se organizó un congreso pedagógico inspirado en las anteriores dificultades, con el objetivo de apoyar a la educación y establecer un plan estatal de proyecciones al futuro. Se levantó una estadística escolar rural y se escogieron las haciendas o ranchos que tuvieran mayor población o en las que algún vecino ofreciera el local o alguna otra ventaja; también con igualdad de fondos locales, se optó por aquellos municipios donde las juntas de instrucción demostraban mayor entusiasmo.

Desde el primer Congreso de Instrucción se hizo hincapié en que la instrucción no siguiera siendo en privilegio de los más felices, sino la redención de los más desgraciados; que sea el medio práctico de la igualdad que facilite la asimilación de los distintos grupos humanos que pueblan el territorio nacional. Se determinó que en cada colectividad de 500 habitantes se debía establecer una escuela de niños y otra de niñas y, si esto no fuera posible, una mixta por cada 500 habitantes. Resulta casi imposible saber con exactitud el número de escuelas rurales que hubo durante el Porfiriato. No sabemos cuantas haciendas tenían escuelas y si estas algunas veces llegaron a ser clasificadas como escuelas particulares. De cualquier manera el número es pequeño en comparación con la población rural global.

Desde inicios del gobierno de Porfirio Díaz se vio la necesidad de formar maestros. La misión del profesor no sólo era inculcar los conocimientos a los alumnos, sino educarlos para la vida y ver su desarrollo integral, físico e intelectual. El único factor que representaba una ventaja considerable era el sueldo de los maestros, que ganaban 10 pesos quincenales, en tanto que los oficiales percibían lo mismo en un mes y además maíz para sembrar. Y uno de los aspectos negativos de las condiciones de vida era que no eran respetados si valorados por la sociedad.

Los indígenas pensaban que la educación por sí misma no cambiaría el destino de ellos “la instrucción obligatoria es inútil, decía Cosmes, porque de nada le sirve al indígena saber leer y escribir: esto no cambia su suerte”. Rabasa, por su parte, pensaba que antes de enseñar a leer al indio era necesario liberarlo de sus propias miserias. Los estados del norte como Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Baja California, lograron los índices de alfabetización más altos, no necesariamente porque tuvieran los presupuestos más altos sino porque la política

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.6 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com