ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Revolucion Mexicana 1910 - 1940


Enviado por   •  13 de Julio de 2011  •  9.026 Palabras (37 Páginas)  •  1.086 Visitas

Página 1 de 37

En política, Díaz se fue haciendo un hombre mayor y, con él, su gabinete. No existían prácticamente las condiciones para que hombres más jóvenes y –quizá– mejor preparados pudieran acceder al círculo íntimo de colaboradores del presidente. Díaz había accedido al poder con el lema de No reelección, justamente cuando Benito Juárez pretendió reelegirse sin lograrlo pues le sobrevino su muerte. En este contexto, el presidente estaba contrariando, de nuevo, sus propias ideas, como deja ver la entrevista que le concedió al periodista norteamericano James Creelman en marzo de 1908, donde aseguró que la sociedad mexicana estaba lista para un cambio democrático y dejó entrever sus intenciones de no volverse a reelegir. Sin embargo, incumplió sus propósitos pues en ese mismo año buscó nuevamente la reelección.

La sociedad mexicana apenas subsistía con muchas carencias; los que gozaban de los privilegios derivados de la cercanía con el mandatario y, desde luego, los dueños de las haciendas eran los únicos que gozaban de cierta prosperidad. Esta configuración social fue el caldo de cultivo donde se gestó el movimiento revolucionario; hay que subrayar que en este mismo contexto surgieron acérrimos críticos a la política porfirista que contribuyeron a preparar el escenario para la salida de Díaz. En 1910, Francisco I. Madero publica el libro La sucesión presidencial en medio de la efervescencia de la erección de varios clubes antirreeleccionistas y el 20 de noviembre proclama el Plan de San Luis Potosí, donde se da inicio oficialmente a la lucha armada. En dicho Plan, Madero desconoce la última reelección de Díaz y se autoproclama presidente provisional y jefe de la revolución.

En este momento ya habían surgido numerosos brotes armados los cuales fueron condensándose alrededor de la figura de Madero y culminaron con los Tratados de Ciudad Juárez, en mayo de 1911, donde se da fin a las escaladas militares. Díaz acepta renunciar al poder y entonces se propone a Francisco León de la Barra como presidente provisional. Madero formó el Partido Constitucional Progresista postulándose a sí mismo como presidente y a José María Pino Suárez como vicepresidente. Las elecciones fueron en el mes de octubre y resultaron ganadores (con el 99% de los votos) Madero y Pino Suárez, teniendo como inicio de su mandato el 6 de noviembre de 1911.

2.1.2 Diferencias entre Villa y Zapata

Los principales jefes insurgentes se caracterizaron por no poseer un ideario político ni mucho menos una ideología propia; en general, sólo buscaban ciertas reivindicaciones sociales, económicas y políticas. Ya desde antes del gobierno de Madero, existían pugnas entre Villa y Zapata por las posiciones que cada uno tenía en relación al presidente. Para Zapata las cosas eran muy claras: debía oponérsele y la única vía que le parecía posible era una nueva rebelión, esta vez contra Madero, quien no había dado cumplimiento a los compromisos contraídos en el Plan de San Luis y que además agravó el ambiente político en Morelos nombrando como gobernador a un antizapatista. El presidente no se dejó intimidar y mandó a las tropas federales a aniquilar a las huestes zapatistas; pero éstas, junto con su caudillo, huyeron a las montañas de Puebla y proclamaron el Plan de Ayala. En éste se resume el resentimiento y la

desesperación de los zapatistas, pues afirmaban que Madero era un gobernante más oprobioso que Díaz, que traicionaba sus principios y que se burlaba de los principales postulados que en un inicio decía defender. En este plan se desconocía a Madero como jefe de la revolución y reconocía a Pascual Orozco como nuevo jefe o al propio Zapata en caso de que Orozco no aceptara. Aquí cabe resaltar la figura de Pascual Orozco pues era uno más de los jefes revolucionarios que se sumaron a Madero y se sintieron defraudados por él. Al sentir traicionados, los ideales de la lucha, Orozco se sublevó contra Madero desconociéndolo mediante su plan de ataque conocido como el Pacto de la Empacadora donde reafirma los ideales del Plan de San Luis Potosí y reconoce el Plan de Ayala. Más tarde, fue derrotado por Victoriano Huerta y se ve obligado a huir a Estados Unidos.

Villa, por su parte, mostró su total adhesión a Madero y rechazó las insinuaciones de levantarse en contra del presidente. Pero las cosas se saldrían de control pues una nueva escalada se cernía en torno al presidente Madero. El movimiento contrarrevolucionario atravesó por dos momentos importantes: primeramente se alzaron en armas los generales Bernardo Reyes y Félix Díaz, sobrino de Porfirio, quienes no habían tenido mucho éxito por separado. Se aliaron, junto con golpistas como Victoriano Huerta, a intereses del gobierno estadunidense –representados por el embajador Henry Lane Wilson– para proclamar el Pacto de la Ciudadela o Pacto de la Embajada, con lo que se desconocía a Madero y se establecía que Huerta tomara el gobierno provisional. Esto desembocó en el episodio que se conoce como la Decena trágica, en que se obligó a Madero y a Pino Suárez a renunciar al gobierno y, posteriormente, los trasladaron a la penitenciaría de Lecumberri para finalmente asesinarlos.

2.1.3 Los caudillos revolucionarios: alianza de Carranza y Obregón

A pesar de haber convenido con Félix Díaz cederle el poder después de la presidencia de Huerta, éste no cumplió lo prometido y empezó una campaña que terminó convirtiéndolo en sucesor de Madero en febrero de 1913. Las primeras acciones de Huerta consistieron en tratar de reconquistar a los grupos orozquistas y zapatistas aprovechando el acendrado antimaderismo mostrado por ambos bandos y también por otorgarles generosas prebendas. Esto funcionó con el grupo encabezado por Orozco pero no con Zapata, quien rechazó que el jefe militar pactara con Huerta cuando todavía figuraba como jefe nacional del Plan de Ayala. De ahí en adelante recrudecieron los ataques de los campesinos morelenses contra el gobierno de Huerta. Esta situación provocó malestar entre varios legisladores. Belisario Domínguez fue uno de los principales ideólogos que se opusieron a Huerta, considerándolo un traidor, por lo que murió torturado y asesinado. Lo anterior provocó el enojo y la desconfianza del cuerpo legislativo y, en Huerta, la orden de disolver la Cámara de Diputados, conformando otra que fue totalmente sometida al ejecutivo. Huerta no sólo hubo de enfrentar a sus contendientes sino que además incumplió promesas empeñadas durante la revolución, que trajo como consecuencia una grave crisis social y económica, así como la antipatía del gobierno de Estados Unidos que lo presionaba económica y diplomáticamente.

En este escenario, el gobernador del estado de Coahuila, el general Venustiano Carranza,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (57 Kb)   pdf (263.3 Kb)   docx (31.4 Kb)  
Leer 36 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com