ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Resumen El Principe De Maquiavelo


Enviado por   •  5 de Septiembre de 2011  •  3.662 Palabras (15 Páginas)  •  811 Visitas

Página 1 de 15

Resumen Y Análisis De

El Príncipe Escrito Por Nicolás Maquiavelo

Capitulo I

DE LAS DISTINTAS CLASES DE PRINCIPADOS Y LA FORMA EN QUE SE ADQUIEREN

Los principados son, o hereditarios, cuando una misma familia a reinado en ellos largo tiempo, o nuevos. Los

nuevos, o lo son del todo, o son como miembros agregados al estado hereditario del príncipe que los adquiere,

los así adquiridos se adquieren por las amas o por las ajenas, por la suerte o por la virtud

Capitulo II

DE LOS PRINCIPADOS HEREDITARIOS

Es más fácil conservar un Estado hereditario, acostumbrado a una dinastía, que uno nuevo, ya que basta con

no alterar el orden establecido por los príncipes anteriores, y contemporizar después con los cambios que

pueden producirse.

Capítulo III

DE LOS PRINCIPADOS MIXTOS

Los estados que al adquirirse se agregan a uno más antiguo o son de la misma provincia, es muy fácil

conservarlos, sobre todo cuando no están acostumbrados a vivir libres, y para afianzarse en el poder, basta con

haber borrado de la línea del príncipe que los gobernaba porque siempre que se respeten sus costumbres y las

ventajas de que gozaban permanecen sosegados.

Sólo con muchísima dificultad podrá perderlo.

Las colonias no cuestan, y son más fieles y entrañan menos peligro; y que los damnificados no pueden causar

molestias, porque son pobres y están aislados.

El príncipe que anexe una provincia de costumbres, lengua y organización distintas a las de la suya, debe

también convertirse en paladín y defensor, ingeniarse para debilitar a los de mayor poderío y cuidarse de que,

Bajo ningún pretexto, entre en su estado un extranjero tan poderoso como él.

Capitulo IV

POR QUE LE REINO DE DARÍO OCUPADO POR ALEJANDRO NO SE SUBLEVÓ CONTRA LOS

SUCESORES DE ÉSTE DESPUÉS DE SU MUERTE

Todos los principados de que se guarda memoria han sido gobernados de dos modos distintos: o por un

príncipe que elige de entre sus siervos, que lo son todos los ministros que lo ayudaran a gobernar, o por un

príncipe asistido por nobles, que no, a la gracia del señor, sino a la antigüedad de su linaje, deben la posición

que ocupan. Estos nobles tienen Estados y súbditos propios, que los reconocen por señores y les tienen natural

afección. Mientras que, en los Estados gobernados el príncipe goza de mayor autoridad; por que en toda la

provincia no se reconoce soberano sino a él, y si se le obedece a otro, a quien además no se le tiene particular

amor, sólo se lo hace por tratarse de un ministro y magistrado del príncipe.Capítulo V

DE QUE MODO HAY QUE GOBERNAR LAS CIUDADES O PRINCIPADOS QUE ANTES DE SER

OCUPADOS, SE REGIAN POR SUS PROPIAS LEYES.

Hay tres modos de conservar un Estado que, antes de ser adquiridos, estaba acostumbrado a regirse por sus

propias leyes y a vivir en libertad: primero destruirlo; depuse radicarse en él; por último, dejarlo regir por sus

leyes, obligando a pagar un tributo y establecer un gobierno compuesto por un corto número de personas, para

que se encargue de velar por la conquista. Como ese gobierno sabe que nada puede sin la amistad y poder del

príncipe, no ha de reparar con medios para conservarle el estado. Porque nada hay mejor para conservar −si se

la quiere conservar− una ciudad acostumbrada a vivir libre que hacerla gobernar por sus mismos ciudadanos.

En verdad el único medio seguro de dominar una ciudad acostumbrada a vivir a vivir libre es destruirla. Quien

se haga dueño de una ciudad así y no la aplaste, espere a ser aplastado por ella.

Capítulo VI

DE LOS PRINCIPADOS NUVOS QUE SE ADQUIEREN CON LAS ARMAS PROPIAS Y EL TALENTO

PERSONAL

Estos adquieren el principado con dificultades, pero lo conservan sin sobresaltos, las dificultades nacen en

parte de las nuevas leyes y costumbres que se ven obligados a implantar para fundar el estado y proveer de

seguridad.

Si se quiere analizar bien esta parte, es preciso ver si estos innovadores lo son por sí mismos, o si dependen de

otros: es decir, si necesitan recurrir a la súplica para realizar su obra, o si pueden imponerla por la fuerza.

Hay que reconocer que estos revolucionarios tropiezan con grandes dificultades, que todos los peligros surgen

en su camino y que sólo con gran valor pueden superarlos; pero vencidos los obstáculos, y una ves que han

hecho desaparecer a los que tenían envidia de sus virtudes, viven poderosos, seguros, honrados y felices.

Hay que agregar otro de menor jerarquía el que de simple ciudadano llegó a ser príncipe sin tener otra deuda

con el azar que la ocasión; y solo fue por los meritos que hizo para que lo eligieran príncipe.

Capítulo VII

DE LOS PRICIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON ARMAS Y FORNTUNA DE OTROS

No es posible conducirse de otro modo cuando se tiene tanto valor y tanta ambición

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (22.8 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com