ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Аnalisis de la poblacion y la influencia del indice de desarrollo humano en Сolombia


Enviado por   •  6 de Marzo de 2012  •  Trabajos  •  1.362 Palabras (6 Páginas)  •  487 Visitas

Página 1 de 6

ANALISIS DE LA POBLACION Y LA INFLUENCIA DEL INDICE DE DESARROLLO HUMANO EN COLOMBIA

Hasta hace algo más de un decenio la mayor parte de las entidades multilaterales que hacían comparaciones internacionales, y que inscribían sus análisis en el contexto de la teoría económica convencional, valoraban el progreso de los países únicamente por medio del crecimiento en el Producto Interno Bruto –PIB–. Esta forma de cuantificar el desarrollo se basa en la idea de que el PIB es la única medida de los logros económicos y sociales de una nación. Esta forma de cuantificar el desarrollo es muy limitada porque no capta la multidimensionalidad del concepto. En los últimos años se han logrado avances importantes en la forma de medir el desarrollo. De un lado, hay una mayor conciencia de que la aproximación tiene que ser interdisciplinar y ello ha llevado a ampliar el espacio de información. Y de otra parte, se reconoce que no sólo importa la acumulación de logros sino que también debe considerarse la forma como éstos se alcanzan y distribuyen.

Durante los últimos 12 años el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD– ha promovido la idea de evaluar el progreso de las naciones a través del Índice de Desarrollo Humano –IDH–. El índice ha sido exitoso porque ha logrado concretar y medir empíricamente una concepción multidimensional del desarrollo. Para que la comparación entre países sea posible, el IDH incluye tres dimensiones que cualquier persona podría considerar como deseables: un ingreso suficiente para tener acceso y disfrutar de la propiedad, los bienes básicos, una vida larga y saludable (esperanza de vida), y un nivel educativo que le permita a la persona aumentar la capacidad de dirigir su propio destino. Los utilitaristas definen el bienestar en un sentido muy restringido. Lo asocian a utilidad, felicidad o satisfacción. Desde una perspectiva más amplia el desarrollo debe ser concebido como libertad. Y las sociedades son más desarrolladas a medida que amplían el espacio de elección.

El desarrollo humano es el proceso de ampliación de las opciones de la gente. Las personas amplían el abanico de elección si mejoran su capacidad de ser agentes, de tal manera que puedan decidir lo que hacen y quieren hacer en su vida. En todos los niveles de desarrollo hay algunas capacidades que son esenciales para la persona: vida larga y saludable, conocimiento y acceso a los recursos que permitan alcanzar un nivel de vida decente.

La gente también valora otras opciones, como la libertad política, social, económica y cultural, el sentido de comunidad, las oportunidades de ser creadora y productiva, el respeto por sí misma y los derechos humanos. El desarrollo humano no se agota en el logro de las capacidades. Tiene que ver, además, con el proceso de procurarlas de manera equitativa, participativa y sostenible.

La equidad es una característica que califica el desarrollo. El desarrollo va más allá de la formación de competencias –mejorar la salud, el conocimiento y las habilidades–. También contempla el uso que las personas hacen de sus potencialidades, bien sea en actividades productivas, culturales, recreativas, sociales o políticas. Aunque el ingreso constituye una parte importante de este conjunto de posibilidades, no es el único medio para lograrlas.

El concepto de desarrollo humano ha sido promovido y complementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD– a través de los diferentes informes anuales. En la última década se ha discutido intensamente la relación entre desarrollo humano y crecimiento. Y en este contexto ha sido inevitable hacerse la pregunta por los elementos constitutivos del conjunto de posibilidades de desarrollo humano. Uno de los avances más notables ha sido el de asociar el desarrollo humano al logro de un crecimiento económico más equitativo y participativo. Desde esta perspectiva se ha puesto en tela de juicio el vínculo, supuestamente automático, entre crecimiento económico y desarrollo humano.

A través del tiempo, el desarrollo humano ha convocado una reflexión continua sobre su naturaleza, la forma de conseguirlo y su cuantificación. En 1993 se corrigió la medida del nivel de desarrollo y se introdujo de manera explícita la distribución de sus logros. En 1995

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.5 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com