ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

EL SENTIDO DEL CAMINO A LA VEJEZ


Enviado por   •  18 de Diciembre de 2011  •  1.139 Palabras (5 Páginas)  •  549 Visitas

Página 1 de 5

EL SENTIDO DEL CAMINO A LA VEJEZ Y MUERTE

"si vis vitam, para mortem.

Si quieres soportar la vida, prepara la muerte."

Sigmund Freud

Comenzar a envejecer o darnos cuenta de cómo el paso del tiempo nos enfrenta a un nuevo proceso de vida genera incertidumbres, desconcierto, angustia. La vejez despierta miedo. Se asocia a ella la idea del deterioro y la muerte, este temor opera en el sentido de negar – y por lo tanto mantener en el desconocimiento – el proceso evolutivo natural del sujeto humano.

Pero si queremos encontrar una concepción de la vejez mas equilibrada podemos reconocerla como una etapa vital, basada en el reconocimiento que el transcurrir del tiempo produce efectos en la persona, la cual entra en una etapa distinta a las vividas anteriormente, semejante a las otras etapas vitales como pueden ser la niñez, la adolescencia. La vejez constituye una etapa más de la experiencia humana y por lo tanto puede y debe ser positiva y de desarrollo individual y social.

Desde la biología, podemos dar cuenta que todos los organismos necesitan envejecer para vivir. El proceso de adquirir, integrar, asimilar y desechar involucra el desarrollo. La vida cobra sentido en su relación con la muerte.

Morir es un proceso individual sin embargo conlleva una dimensión social y por supuesto biológica. Un término altamente complejo y pensado desde muchos años y desde diferentes ámbitos.

El diccionario de la real Academia de la Lengua Española la define como “La muerte es la cesación o término de la vida”. La definición resulta muy objetiva sin embargo es difícil situar en el tiempo el tránsito de vida a muerte, es decir el momento en que se produce radicalmente el término de la vida. Esta dificultad proviene del hecho de que la muerte no se produce en un instante preciso, es un proceso que va afectando progresivamente a las distintas partes del organismo (Thomas, 1991).

La cuestión se complica cuando intentamos abordar la temática desde el plano individual, es decir desde su ámbito subjetivo. Charmaz (1980) decía que existen tantas maneras individuales de conceptualizar la muerte como individuos. Unamuno (1912) lo refiere así: Dos entes vivos difieren en cuanto la vida de ellos es distinta y como vivir no es lo mismo para los dos, tampoco morir significa lo mismo.

¿Cómo identificamos la muerte?

Muerte física: afecta al cuerpo, entendido como un conjunto de órganos y sistemas integrados y en equilibrio y que culmina con la aparición del cese de funciones de estos órganos.

Muerte psíquica: tiene lugar cuando el hombre deja de tener irreversiblemente conciencia de su propia existencia como ser independiente y racional. Así como cuando el sujeto anula su posibilidad de desear vincularse con la vida

Muerte social: se produce cuando se ha perdido el reconocimiento social de persona, ya sea porque se le trata como si ya hubiera muerto (moribundos en centros hospitalarios) como seres sin capacidad de decisión propia (enfermos mentales en hospitales psiquiátricos, deficientes mentales), como un ser que a pesar de su presencia se le es tratado con indiferencia, como objeto.

No siempre son los demás los que determinan la muerte social de algunos de sus miembros, sino que a veces es el propio individuo quien determina su propia muerte social al considerar que ha dejado de ejercer un papel en la misma y que ya no forma parte de su comunidad.

En

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.9 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com