ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

TRANSTORNOS MENTALES Y NUTRICION ORTOMOLECULAR


Enviado por   •  10 de Febrero de 2019  •  Resúmenes  •  2.338 Palabras (10 Páginas)  •  70 Visitas

Página 1 de 10

TRANSTORNOS MENTALES Y NUTRICION ORTOMOLECULAR

Muchos eruditos dicen que la sabiduría griega estaba ligada netamente a la filosofía; sin embargo, estudios realizados acerca de esta y otras culturas como la babilónica  desmienten esta premisa,  pues se encontraron investigaciones que permiten identificar que también estaba ligada al cuerpo físico, es decir,  a la nutrición;  Sanctorius (1561 -1636), médico italiano  fue el primero en estudiar la nutrición en seres humanos, tomando como referente el devenir de  estas culturas, que aportaron escritos antiguos sobre el  estudio de la nutrición; en Babilonia por ejemplo, se hicieron experimentos dietéticos; mientras que en Grecia, el hombre primitivo aprendió pronto a asociar sus enfermedades con la dieta; Hipócrates por su parte,  reconoció que no todas las personas pueden aprovechar los alimentos de igual manera.

Cabe resaltar que en ese entonces,  el régimen alimenticio se caracterizaba por el abundante consumo de frutas y cereales fundamentado en la “trilogía mediterránea: trigo, aceite de oliva y vino”, además de pescado, carne de cordero, lácteos y semillas; alimentación que estaba ligada a la calidad de vida, al modelo de ésta y a la voluntad de lucidez que debían poseer: “mente sana, en cuerpo sano”; sin embargo, con el devenir del tiempo, la nutriología y las personas que investigan al respecto de la nutrición, han descubierto que la integralidad del ser humano (mente/cuerpo) y el bienestar de éste, se han visto afectados por la calidad alimentaria y los valores nutritivos  que posee aquello que se consume; evidenciando en gran medida la perturbación que sufre el cuerpo, la mente y por supuesto la salud de todo sujeto mal nutrido; relación que se ha visto alterada a raíz de las  condiciones de adaptabilidad económicas, sociales, políticas y psicológicas  a las que se ha visto abocado. Rodríguez, A. (2008) plantea que "En general la dieta típica occidental presenta deficiencia alimentaria y las personas de bajos ingresos económicos son afectadas desproporcionadamente”

En el presente ensayo pretendemos reforzar el papel que juega la  mala nutrición  en la salud mental y la importancia que adquiera la nutrición personalizada (nutrición ortomolecular) en un paciente con problemas psiquiátricos.

En primera instancia, cabe anotar que los estudios que sobre nutrición y salud mental  se han realizado son variados y extensos; sin embargo, lo que es especialmente importante de analizar es como las personas con desventaja social y económica tienen alto riesgo de sufrir de depresión…patología que sugiere una estrecha relación entre mente y cuerpo…puesto que los desórdenes de ánimo influyen severamente en una mala alimentación y viceversa. Un ejemplo de ello lo encontramos específicamente en la ingesta de dulces, postres, golosinas ricas en sal, harinas y grasas saturadas que inducen  a un aumento de peso y en consecuencia conllevan a la obesidad y al sobrepeso; por lo tanto, el consumo inadecuado de hierro, folato y calcio producen problemas importantes de salud física cuyos efectos sicológicos y neurológicos se ven amenazados por la deficiencia severa de  vitamina B12  que además de la depresión, también causa  otros trastornos como la perdida de la memoria, disfunción mental,  fatiga, confusión, demencia, irritabilidad, entre otros; de otra parte, se da el efecto contrario debido a  trastornos en la conducta alimentaria que suelen ser  de origen mental caracterizados por una actitud de preocupación excesiva con la comida. Esto hace que las personas cambien sus hábitos alimenticios y su comportamiento, con el fin de perder peso, llevándoles en  a situaciones graves de desnutrición.

En consecuencia es importante plantear que el cerebro[a]

Antioxidantes El cerebro [b]es el mayor consumidor de oxígeno. Por consiguiente, es un sustrato importante para la oxidación de diversas especies nativas de oxígeno. En particular, la membrana neuronal es particularmente susceptible a la peroxidación lípida por su alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados. La peroxidación de las terminales nerviosas altera el transporte del neurotransmisor y subsecuentemente afecta el funcionamiento del sistema nervioso central, agregándose el daño que las especies reactivas de oxígeno pueden causar por estrés oxidativo y cambios vasculares, todos lo cual ha sido observado en el desorden del ánimo. Los antioxidantes sirven al organismo como mecanismos de defensa del organismo contra el estrés oxidativo, pero de forma interesante, la concentración de antioxidantes del cerebro es baja, lo cual puede favorecer un ambiente prooxidante. Los suplementos con altas dosis de antioxidantes han demostrado enlentecer la progresión del daño neuronal y la enfermedad vascular, y por consiguiente pueden ser efectivos en la prevención del desorden del ánimo, aunque es muy escasa la literatura al respecto(2). La vitamina C o ácido ascórbico es un potente antioxidante que es necesario para la prevención del estrés oxidativo, de hecho, ningún otro antioxidantes reduce su nivel hasta que el ácido ascórbico se ha depletado. Pequeños estudios han demostrado que suplementos altos en vitamina C reducen la severidad de los desórdenes del ánimo, así como las puntuaciones de depresión en individuos saludables(2). La vitamina E representa el mayor grupo de antioxidantes

Folato y vitamina B12 El folato y la vitamina B12 son esenciales para el sistema nervioso central y pueden modular el ánimo a través de varios mecanismos ya que son necesarios para el metabolismo del carbono involucrado en la síntesis del metabolismo de la serotonina y otros neurotransmisores. El folato ayuda mantener la concentración cerebral de tetrahidrobiopterina, un cofactor en la síntesis de catecolaminas. De forma adicional, las deficiencias de ácido fólico o de vitamina B12 causan concentraciones elevadas de homocisteína, lo que puede contribuir a la patogénesis de los desórdenes del ánimo mediados por la respuesta vascular.

suplementación farmacológica, un ejemplo de esto es que los pacientes depresivos tienen mayor probabilidad que los no depresivos de presentar mutación genética del metabolismo del ácido fólico, demostrándose que tienen un requerimiento mayor de ácido fólico que la población general, desafortunadamente el perfil enzimático y bioquímico del individuo con síntomas psiquiátricos ha sido ignorado en la literatura(2). Así pues, también se piensa que mejorando las bases nutricionales cerebrales puede mejorar la eficacia terapéutica antidepresiva, y posiblemente de otros psicotrópicos. Los medicamentos antidepresivos se sabe que tienen varios grados de eficacia entre los individuos depresivos, con el extremo de resistencia al tratamiento, lo cual ocurre en 30- 40% de pacientes. Debido a que la deficiencia nutricional es frecuente entre los individuos con depresión y los nutrientes son sustrato esencial para la función cerebral, el estado nutricional del individuo puede parcialmente influir sobre la respuesta al tratamiento. La medicación puede ser incapaz de actuar sobre un cerebro malnutrido. Varios estudios recientes han ilustrado esto último. De tal forma que se ha utilizado el àcido graso n-3-polinsaturado y ácido fòlico en suplementos administrados de forma independiente para tratar individuos con "resistencia al tratamiento antidepresivo"(2). A continuación se abordan algunos aspectos sobre elementos nutricionales que participan en la relación nutrición y salud mental en los siguientes párrafos.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (15.6 Kb)   pdf (216.2 Kb)   docx (219.6 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com