ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

FORMA DE LOS CONTRATOS MERCANTILES


Enviado por   •  7 de Septiembre de 2011  •  3.633 Palabras (15 Páginas)  •  5.019 Visitas

Página 1 de 15

Indice

Portada.- ………………………………………………………………………………Pag.1

Hoja de presentacion...........................................................................Pag.2

Indice……………………………………………………………………….Pag 3

Introduccion………………………………………………………………..Pag. 4

2.1.- Perfeccionamiento de los contratos entre presentes……………Pag. 5

2.2.- Perfeccionamiento de los contratos entre ausentes…………….Pag. 10

2.3.- Eficacia del teléfono; telégrafo, telex y fax………………………..Pag. 12

2.4.- Los contratos de adhesión. Contratos de tipo. Usos y formularios. Pag. 14

Conclusion…………………………………………………………………Pag. 16

Glosario……………………………………………………………………..Pag.17

Bibliografia…………………………………………………………………Pag 18

Introduccion

Se etiende por forma de un negocio juridico, en el medio exigido por la ley para la manifestacion de la voluntad de las partes. Es principio propio de los contratos mercantiles, la libertad de las formas. Las partes pueden manifestar su conocimiento en la forma que mas les paresca oportuna.

La forma es libre y no impuesta.

Hay sin embargo, algunos negocios juridicos, respecto de los cuales la misma ley exige una forma determinada , como por ejemplo la escritura, para la validez de un negocio. La voluntad de las partes pues, debe manifestarse de una determinada manera, para que produzca los efectos que el derecho le atribuye.

2.1.- Perfeccionamiento de los contratos entre presentes: La supuesta consensualidad mercantil.

Solo como fruto de un inconcebible desconocimiento de la vida comercial podría pretenderse la vigencia práctica del art. 78, C.Comercio.: a nadie escapa que la arrolladora formalidad documental casi no admite excepciones en la práctica. Entre estas últimas quizá solo podrían citarse las compraventas que, en la vida diaria, se efectúan con los pequeños comerciantes abarroteros.

Artículo 78.- En las convenciones mercantiles cada uno se obliga en la manera y términos que aparezcan que quiso obligarse, sin que la validez del acto comercial dependa de la observancia de formalidades o requisitos determinados.

Por ello, es válido afirmar que la ultima parte del precepto…”sin que la validez del acto comercial dependa de la observancia de formalidades o requisitos determinados”, ha devenido la letra muerta.

En efecto, resulta por demás difícil captar el verdadero sentido de la tendencia concensualista, que, como enseña la práctica, muy poco satisfacer el aparente propósito de sus propugnadores, de facilitar las transacciones, en este caso mercantiles, y de tutelar los intereses de la parte débil en el contrato:

Así, ya Ihering se expresaba así:

De todos los rasgos característicos del derecho antiguo, ninguno llama mas vivamente la atención, por superficial que ésta sea, como el formalismo que le es propio… ningún otro principio material como el de la forma pudo alcanzar una realización tan amplia ni tan absoluta; ningún elemento del derecho antiguo ha sido conservado tan largo tiempo: las formas han sobrevivido a la libertad romana…Enemiga jurada de a arbitrariedad, la forma es hermana gemela de la libertad. Es, en efecto, el freno que detiene los intentos de aquellos que arrastran la libertad hacia la licencia; la que dirige la libertad, la que la contiene y la protege. Las formas fijas son la escuela de la disciplina y del orden y, por consiguiente, de la libertad; son un baluarte contra los ataques exteriores; podrán romperse, pero no plegarse. El pueblo que profesa verdadero culto a la libertad comprende instintivamente el valor de la forma, y siente que ella no es un yugo exterior, sino el vigía de su libertad.

Con posterioridad, Marcel Plainol remarco también los peligros del consensualismo:

En realidad, actualmente el acto consensual ha alcanzado su apogeo. Las complicadas relaciones derivadas de una civilización avanzada, multiplican las probabilidades de los fraudes y de los errores a que están expuestas las partes en los contratos desprovistos de formalidades. De aquí precauciones cada vez más numerosas: creación de oficiales especiales destinados a redactar, comprobar o registrar los contratos, notarios, escribanos, oficiales del estado civil, registradores, etc. El exceso de cultura produce así, efectos análogos a los de la simplicidad e ignorancia de los pueblos antiguos, y la solemnidad de los actos jurídicos reaparece en todas partes con nuevas formas, bajo los nombres de autenticidad, registro, transcripción, etc. No se trata empero de simbolismo, sino desconfianza.

Especial importancia debe atribuirse a lo escrito por Jean Etienne Marie Portalis por razón de que, como es bien sabido, tuvo una muy importante participación en la redacción del Código Civil francés de 1804:

La escritura es, en todas las naciones civilizadas, la prueba natural de los contratos. Sin embargo, acomodándonos a todas las leyes precedentes, autorizamos la prueba por testigos en caso de que exista un principio de prueba por escrito, ni siquiera es necesario en los negocios mercantiles, que se llevan a cabo en la Bolsa, en la plaza pública o en una conversación imprevista.

No parece temeraria la afirmación en el sentido de que si Portalis resucitara, consciente de la problemática que ofrece en la actualidad la contratación mercantil y, más aun, de las dificultades que presenta la demostración de tantos y tantos pactos, compromisos, clausulas especiales y demás, muy otro seria su modo de pensar.

Es en verdad impresionante el moderno documentalismo mercantil, que campea sin obstáculo alguno en todas las manifestaciones de la actividad comercial y abarca desde los simples y pequeños boletos, billetes, fichas o contraseñas como

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (24.2 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com