ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LA CARENCIA DE LA EDUCACION FORMAL EN LOS PERSONAJES DE, "NO OYES LADRAR LOS PERROS".


Enviado por   •  4 de Junio de 2012  •  855 Palabras (4 Páginas)  •  927 Visitas

Página 1 de 4

LA CARENCIA DE LA EDUCACION FORMAL EN LOS PERSONAJES DE, “NO OYES LADRAR LOS PERROS”.

Los personajes de Rulfo en la obra “No oyes ladrar los perros” se desarrollan y se desenvuelven en tiempo y un espacio, carentes en la mayoría de los casos de una educación formal tanto en lo formativo y como en lo informativo; Además del ambiente agreste que privaba en la región; impacto en la forma definitiva el perfil de los psicosociológico de todos y cada una de las personas que se desplazaron en esa realidad.

Por una parte aparece el Padre de Ignacio, un habitante de la serranía, de aspecto hosco, parco al hablar, receloso de los demás, poco inclinado a mostrar sus afectos, más aún, sin haber tenido la oportunidad de atender la educación primaria, criado a “la antigüita” a base de golpes y miradas inquisidoras. Quien a pesar de todos esos elementos en contra, desarrolló en si un gran cumulo de valores y de principios que da la vida misma, en su cotidianeidad.

El Padre Ignacio haciendo uso del más elemental sentido común, trata de educar y orientar a su hijo Ignacio en el respeto a los demás, así mismo intento dotar a su hijo de una serie de principios para que este pudiera desarrollarse en un ambiente con un espíritu comunitario.

Para Ignacio, la vida y el destino le tenían demarcado otras experiencias; Esto tal vez debido a la carencia de una educación formal, o tal vez debido al núcleo familiar, en donde la educación y los principios y valores familiares, católicos o de urbanidad no lograron impactar el carácter rebelde, recio y agreste de Ignacio, yéndose este por la puerta ancha, es decir por la salida fácil de la comisión de todo tipo de delitos, contraviniendo todo tipo de leyes, reglamentos y principios de orden social, moral, religioso, etc.

En cuanto a la Madre de Ignacio, desde su lecho de muerte se levanta como un vinculo, que hace cohesionar los personajes de Ignacio y de su padre; desde el momento en que este ultimo carga sobre sus hombros, el cuerpo herido de su hijo Ignacio, el padre acepta el llamado de su esposa de llevar a su hijo Ignacio al pueblo más cercano, para que fuera curado, y en esa aceptación se encuadran: el cuerpo desmadejado de su hijo

Cuyo peso al columpiarse en cada paso que daba el padre le flaquearan la piernas, sentía que la columna vertebral se le partía en mil pedazos, y los brazos de Ignacio alrededor del cuello le cortaban a cada momento la respiración. Además de no poder el Padre hacer un descanso, ya que si lo hacía, ya no podría volver a echárselo a los hombros.

El preludio de esta amarga pasión se inicia desde la tierna infancia de Ignacio, quien desde esa edad ya daba muestras de su carácter difícil, berrinchudo y acostumbrado a que se le cumplieran todos sus antojos, sobre todo voluntarioso, si ya que

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (4.8 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com