ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LA CONTADORA DE PELICULAS HERNAN RIVERA LETELIER


Enviado por   •  10 de Abril de 2018  •  Resumen  •  1.895 Palabras (8 Páginas)  •  2.269 Visitas

Página 1 de 8

LA CONTADORA DE PELICULAS

HERNAN RIVERA LETELIER

María Margarita es una niña que tiene el don especial de contar películas casi mejor que la película en sí. Ella vive en una salitrera donde la principal entretención de las personas era ir al cine. Su situación era modesta por lo que se juntaban las monedas una a una para poder ir a ver una película. Maria M. era la única mujer en su familia tenía 4 hermanos: Mariano, Mirto, Manuel y Marcelino. Todos los nombres empezaban con eme porque los padres del papá también tenían nombres con M e incluso la madre de M. M se llamaba Magnolia. El padre de M.M. hablaba del sortilegio de los nombres con M diciendo que ese era el secreto de los más grandes artistas del cine. Ya que nunca nadie se habría fijado en Marilyn Monroe si ella hubiera conservado el nombre de Norma Jean o de Cantinflas cuyo verdadero nombre era Mario Moreno.

El padre de M.M. había sufrido un accidente que lo dejó paralítico de la cintura para abajo y solo se movía usando sillón al que le pusieron ruedas. Al mismo tiempo que el sufrio este accidente la mamá los abandonó y el hombre se volvió un alcohólico. La compañía para la que trabajaba el papá, el administrador los dejó quedarse en la casa que vivían ya que pronto el hermano mayor cumpliría 18 años y comenzaría a trabajar como mensajero, además el gringo dueño de la compañía miraba con ojos de deseo a M.M. Como M.M. era la única mujer tuvo que hacerse cargo de la casa lavar, planchar hacer las camas y además ir a la escuela. M.M nunca fue muy femenina ya que al criarse con hombres preferia juegos de hombres, entonces era campeona para las bolitas, el palitroques, experta en matar lagartijas, andaba a pata pelada todo el día, fumaba a escondidas, y hasta había aprendido a mear parada. Pero a los 7 años entró a la escuela y tuvo que acostumbrarse a usar vestidos.

A los 10 años a su papá se le ocurrió organizar un concurso entre los hermanos. Irían uno a uno al cine y al volver tenían que contar la película. El que contaba mejor la historia sería el ganador y el premio era ir a l cine todas las semanas y volver a contar la película. M.M. creía que tenía ventaja sobre sus hermanos porque le encantaba leer historietas del viejo oeste, le gustaba el radioteatro y porque su mamá la hacía dormir contándole historias románticas.

Mariano, el Caterpillar fue a ver una película de guerra y su narración fue un desastre.

A Mirto, el Pájaro, le tocó ver una de indios y su narración fue extraordinaria con galope de caballos, disparos y gritos de los indios incluidos.

A Manuel, que no lo hacía mal, le tocó una de vampiros. Sin embargo, perdió por ponerse a pololear en plena película. Marcelino tuvo mala suerte porque le tocó ver el viejo y el mar que casi no tenía diálogos.

Finalmente le toco el turno a M:M que vió la película Ben Hur. Su narración fue tan buena que todos se emocionaron. Hubo empate entre Mirto y M.M por lo que lo llevaron a votación y empataron, para el desempate el padre los hizo ver una  película mexicana juntos y el que la contaba mejor ganaba. M.M lo hizo mejor y hasta cantó la canción favorita de su papá “No soy monedita de oro”. Y asi fue que ganó y se convirtió oficialmente en la contadora de películas.

En el cine a veces el hombre que ponía las películas se emborrachaba y no podían ver la película hasta el final, pero eso no era problema para M.M ya que ella era capaz de inventar una historia más fascinante aún que la real. Eso no era un problema para ella, pero si se le hacía difícil las escenas de infidelidad conyugal y le cambiaba el argumento para que su papá no se entristeciera al recordar a su mamá. Cierta noche M.M. se pone un vestido español como el de su madre y el papá se enoja y se deben suspender las películas por unos días ya que se emborrachó y estaba muy enojado.

Poco a poco se fue corriendo en el pueblo la voz de la niña contadora de películas, y M.M. comenzó a ganar cierta fama y al mismo tiempo comenzó a utilizar vestuario de acuerdo a la película y montar una pequeña escenografía que le permitía representar de mejor manera la película que narraba. Decidió ponerse un nombre artístico y eligió Hada Del cine, ya que escuchó a una señora decirle al papá: Su hija es una Hada contando historias. Así fue como la casa se transformó en una sala de cine donde la gente se sentaba en lo que encontraba y cerraban con una tranca la puerta. No cobrarían entradas, pero si la gente podía dejar una cooperación. Ese dinero les permitió vivir un poco más holgados, podían comprar bebidas y hasta ir al cine todos los día, pero la mayor parte la gastaban en alcohol para el papá. Los días que daban pelis para mayores de 21 M.M repetía alguna de las que más le había gustado a la gente y los días en que les iba mejor era cuando el cine de la salitrera no abría por que el Cojo Peliculero estaba borracho, no había llegado la película, etc.

A medida que crecía la fama de M.M comenzó a ir a contar películas a domicilio y la  primera en pedirlo fue doña Mercedes Morales y a pesar que no sabía de que se trataba la película la ancianita quedó muy conforme con lo que le contó M.M. Los pedidos de película los hacía en la hora de la siesta ya que en la mañana iba a clases y en la tarde al cine.

 Un día fue a contar una película de vaqueros al prestamista de la oficina, Don Nolasco. Era el hombre más odiado de las oficinas porque además de usurero, era estricto para cobrar los prestámos y duro parecía de hueso. El hombre vivía solo en una casa sombría, con muchos muebles y objetos que las personas iban a empeñar. El viejo le pidió que sin disfraz y M.M tuvo una corazonada que lamentablemente no hizo caso, sentía miedo y el viejo le ordenó con voz amenazante que se acercara más porque no escuchaba, la sentó en sus rodillas y abusó de ella. M.M. se fue con las monedas en la mano y una sensación de vergüenza, de impureza. Llegó a su casa y habló con su hermano mayor para contarle lo ocurrido. Dos semanas después de esto Don Nolasco fue encontrado muerto en su oficina con todas las tarjetas de suple tiradas sobre él, lo habían matado con el mango de una pala. Los carabineros investigaron pero nunca dieron con los culpables y casi todo el mundo estaba feliz porque asi quedaban saldadas sus deudas.

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (11 Kb) pdf (82 Kb) docx (822 Kb)
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com