ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

PRESUPUESTO NACIONAL DE VENEZUELA DE 2013


Enviado por   •  20 de Septiembre de 2013  •  1.607 Palabras (7 Páginas)  •  463 Visitas

Página 1 de 7

Como toda organización moderna, conducir el presupuesto a corto o mediano plazo requiere de estudios, análisis, proyectos, operaciones, teniendo en cuenta toda la situación real económica de la empresa, por lo tanto, el presupuesto es el instrumento de desarrollo anual de las empresas o instituciones cuyos planes y programas se formulan por término de un año. Todo estado sabe que, manejar en términos financieros, un país, es poseer una empresa multidinámica, por lo tanto requiere del presupuesto nacional, como instrumento de planificación y gestión financiera del sector público de mediano plazo y tiene como base las operaciones efectivas de aquellas entidades con impacto relevante sobre la situación fiscal, cambiaria y monetaria del país.

Asimismo, elaborar un presupuesto permite a las empresas, las organizaciones privadas y en este caso a los gobiernos, a establecer prioridades y evaluar la consecución de sus objetivos. Para alcanzar estos fines, puede ser necesario incurrir en déficit (que los gastos superen a los ingresos) o, por el contrario, puede ser posible ahorrar, en cuyo caso el presupuesto presentará un superávit (los ingresos superan a los gastos). En todo caso, la implementación del presupuesto permitirá la consecución en tiempo determinado de los proyectos e inversiones que se destinarán en todo un año, cuando se trata de un país, en este caso Venezuela y el presupuesto nacional para el año 2013.

En ese sentido, en la presentación del presupuesto de la nación petrolera que contiene metas optimistas a los dos años inmediatamente anteriores, los voceros del gobierno actual proyectan una expansión económica de un 6 por ciento para el 2013 y una inflación de entre 14 y 16 por ciento en términos generales, frente al 27,6 por ciento del 2011. El escenario que soporta esos objetivos es de precios del crudo estables en torno a 100 dólares por barril (dpb) y la aplicación de controles que han logrado contener el alza de los precios al consumidor en los últimos meses

El ministro de Finanzas, Jorge Giordani, en la presentación del presupuesto nacional del 2013, afirmó el 23 de octubre del 2012, que éste será de 396.406 millones de bolívares (unos 92.187 millones de dólares), lo que supone un incremento del 33,1 por ciento respecto al del 2012, aunque las cifras finales aumentan sensiblemente a lo largo del año mediante créditos adicionales. También certificó el ministro que, la elaboración del presupuesto 2013 se hizo sobre la base de un barril a 55 dólares, aunque el precio de la cesta venezolana de crudo promedia en lo que va de año 104,94 dpb. El despacho de las finanzas suele subestimar el precio del barril petrolero con el cual calcula el gasto público alegando utilizar un criterio “conservador” en las cuentas nacionales, mientras que el ingreso diferencial se destinan a una docena de fondos extra presupuestarios manejados por el Gobierno.

Asimismo, el presidente del Banco Central, Nelson Merentes, afirmó que “Es correcto plantearse una meta de crecimiento de 6 por ciento porque hay un arrastre en el crecimiento para el próximo año y además el PIB potencial de Venezuela es superior al 6 por ciento”, asimismo aseguró que mantendrán el tipo de cambio de 4,3 bolívares por dólar vigente desde 2011, pese a que analistas esperan una devaluación en el próximo ejercicio.

Ahora bien, de estas afirmaciones se pueden deducir muchas interrogantes, teniendo en cuenta las enunciaciones hechas por los representantes del gobierno actual, pues se supone que detrás de esas aseveraciones hay un cumulo de estudios y proyectos que se han analizado y desarrollado para presentarlo en el presupuesto para el 2013. La primera interrogante está basada en la realidad del precio del crudo venezolano estimado en más de 100 dólares el barril, y el presupuesto que estima el gobierno basado en 55 dólares el barril, la pregunta es dable en saber en qué se destina el restante, o porqué no se presupuesta con el verdadero y actual precio.

Evidentemente, no se sincera el presupuesto, más aún cuando es muy distante una cifra de la otra, y más aún cuando no se presenta otra alternativa de presupuesto, aduciendo un criterio “conservador” en las cuentas presentadas. Es verdad que un presupuesto, así como los proyectos, casi nunca cumplen su meta, siempre la elasticidad de criterios redundan en la toma de decisiones que a la larga concluyen en la reconducción presupuestaria y por tanto en “créditos adicionales” para solventar casi siempre lo que no se contaba. Pero, parece que en Venezuela esta condición se ha vuelto parte de la práctica, tanto el reconducción como en el otorgamiento de créditos, y justamente esta acción da pie a otras interrogantes: ¿Es que no se proyecta con sinceridad el presupuesto de la nación? O sencillamente no se sabe confeccionarlo.

Por otro lado, pero en el mismo sentido, si la práctica

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (10 Kb)
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com