ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Proyecto Productivo


Enviado por   •  9 de Agosto de 2012  •  1.982 Palabras (8 Páginas)  •  999 Visitas

Página 1 de 8

Presentación

eDurante mucho tiempo en el pasado siglo la educación que impartíamos se centraba en

dar conocimientos a los educandos, con el prurito de que eso era educación, y con la

falsa idea de que cuanto más conocimientos se proporcionara los alumnos, sabían más.

No se reparaba en que el cúmulo y atosigamiento cognoscitivos, no la observación, el

análisis, la reflexión, en lugar de promover el desarrollo del intelecto, lo que hacía era

fomentar una actitud conceptualista y, peor aún, el memorismo. Pero más grave todavía

es que ese sistema que privilegiaba la retención teoricista mantenía a los educandos

fuera de la realidad, desconectados de toda practicidad. Al terminar los once años del

ciclo escolar los adolescentes realmente no habían logrado una actitud científica, que

mereciera tildarse de fuente del conocimiento, y, paralelamente, no sabían hacer nada.

No sólo se hallaban lejos del trabajo, sino que en sus espíritus se había instilado horror

por el trabajo: todo trabajo se había convertido en algo inferior y despreciable.

Tal actitud tiene larga data en el Perú. La educación se concibió como el proceso para

llegar a ser “doctores” y ello implicaba almacenar muchos trozos de información en la

mente, y ubicarse lejos de todo esfuerzo práctico. Los intentos de salir de este círculo

asfixiante fueron pocos, pero significativos. Desde 1951 la institución formadora de

maestros que hoy es La Cantuta insistió enérgicamente en que dicha formación no sólo

debía consistir en dar conocimientos, sino que debían integrarse con Prácticas

Profesionales intensas y diversificadas, al igual que en la preparación de los médicos. Y

esta tesis la generalizó, en el nivel universitario, para todas las carreras, que hasta entonces

sólo se fincaban en proporcionar únicamente conocimientos.

Más adelante, en los 70, la necesidad de incluir la capacitación para el trabajo fue extendida

a todos los niveles del sistema educativo y, por consiguiente, a la Primaria y la Secundaria,

lo cual concitó seria resistencia de parte de sectores de la población y especialmente de

medios de comunicación masiva, hasta que en 1983 esos intentos fueron anulados. Ahora

los tiempos han cambiado. La gran Consulta Nacional que se llevara a cabo en el 2001

ha puesto de manifiesto que en los diferentes ámbitos del país los padres de familia, las

gentes de la comunidad, los maestros, reclaman que las escuelas sean más prácticas,

6 Elaboremos Proyectos

que se enseñe a los educandos a trabajar, a involucrarse en la realización de acciones

útiles que les permitan enfrentar la vida.

No se quiere una falsa capacitación para el trabajo que les diga a los adolescentes cuán

importante es el trabajo, cuáles son sus factores, cuántos tipos de trabajo son posibles,

qué significa tecnología y más y más consideraciones del mismo estilo… pero que no se

trabaje en nada realmente. No se desea un utópico saber trabajar en general, que es un

“trabajar” gaseoso, en el aire, en un limbo indefinido. Dicho enfoque es el último refugio

de la posición cognoscitiva y abstracta, que desemboca en lo que llamo “verbalismo del

trabajo”, esto es, hablar sobre el trabajo, mas no trabajar.

La obra que sigue es un manual sencillo con indicaciones y consejos que permitirán en

cada plantel realizar experiencias de trabajo, unas simples, otras más complejas, pero

todas destinadas a que los educandos ingresen en el mundo de la acción, que sientan el

gozo de hacer cosas, de producir, de generar bienes o servicios vinculados con la realidad

de la vida. Constituye un nuevo intento de hacer educación completa, donde lo intelectual

no se niega, pero se une a una educación profesional (éste es el vocablo que hoy se

prefiere, porque es más abarcador que lo puramente técnico). El abanico que se abre

para las escuelas es amplio: 20 familias profesionales con 120 profesiones, con lo cual

no hay excusa para escoger, si se desea, los talleres más sencillos y más accesibles.

Lo premioso es no caer en las meras enseñanzas teoricistas, hacerlas más vitales, y, al

lado de ese tarea verdaderamente intelectual, brindar a los niños y adolescentes el contacto

jubiloso con la producción y la acción transformadora de la realidad, que es transformadora

asimismo del espíritu de los educandos.

Walter Peñaloza Ramella

Elaboremos Proyectos 7

Prólogo

todo ser humano tiene derecho a ser feliz. Los jóvenes en formación encuentran

felicidad cuando les facilitan participar en el trabajo escolar y en su comunidad.

Crecer es un proceso natural en el cual el joven se realiza. Adiestrar sin

participar en la investigación, en la organización, en la decisión y planificación

no permite esa realización y el joven es educado solamente para ser funcional.

La vocación del maestro y de la maestra es orientar expertamente el proceso

de enseñanza aprendizaje para que los alumnos y las alumnas lleguen a ser competentes

y productivos en la sociedad mediante la participación activa, aprendiendo a aprender.

No únicamente para dedicarse a comprar y tener cosas; sino, para lograr un nivel de vida

digno compartiendo la felicidad con sus seres queridos.

Los jóvenes que no tienen la oportunidad de aprender a trabajar, buscarán, como parte

central de la vida, cualquier forma de realización personal. Si carecen de la oportunidad

de ser positivamente competentes, la frustración la expresarán mediante la agresión o la

depresión o tratan de realizarse mediante la delincuencia o el uso de drogas u otras

formas de dependencia.

Lo más valioso que el maestro y la maestra pueden dar a sus alumnos y a sus alumnas

es que lleguen a ser competentes en su trabajo, poniéndolos o poniéndolas ante

situaciones interesantes y retadoras que les permitan aprender, con los demás, en un

ambiente creativo, equitativo y lleno de vida. En las manos del maestro y de la maestra

está la oportunidad de anunciarles que el PERÚ es, como aparece en el escudo nacional,

una CORNUCOPIA DE LA ABUNDANCIA de la que deben brotar productos de vida.

Antiguamente, la misma vida promovió el desarrollo de competencias mediante procesos

llenos de vida, con éxitos y fracasos. Hoy, una forma adecuada para reproducir ese

aprendizaje vivido

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (14 Kb)
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com