ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Formula De Dios No Servible


Enviado por   •  6 de Octubre de 2012  •  3.748 Palabras (15 Páginas)  •  299 Visitas

Página 1 de 15

El libro está narrado en género épico: una novela. "Cuenta la historia" que un día Ben Gurion fue a pedirle a Albert Einstein que le hiciera una fórmula para crear una bomba atómica, sencilla, barata y fácil de hacer, espontáneamente sale un reto que impone Ben al científico, ÉSTE LO RETA A DESMOTRAR LA EXISTENCIA O LA NO EXISTENCIA DE DIOS.

Einstein afirma que él cree que existe dios, pero desde luego NO el de la biblia (obviamente esto ya lo sabíamos todos). Sino un creador, como muchos de nosotros ya sabíamos, el dios de Spinoza como el orden matemático del universo... o "no en un dios que le importe el destino y acciones del hombre".

En esta novela, Einstein pasa los últimos años de su vida tratando de encontrar la existencia de dios (aparte de formular la teoría de campos unificados , como ya todos sabemos), y todos sus hallazgos los escribe en un libro de nombre "La fórmula de dios", pero éste nunca fue publicado porque según cuenta la novela, Einstein necesitaba que dos vías fueran comprobadas antes de sacarla a la luz.

OJO, a partir de aquí puedo escribir cosas relevantes de la trama...

Estas dos vías, son... la comprobación de la Teoría del Big bang; como ya todos sabemos, antes de 1955 todavía no se hallaba esa radiación que se encuentra en el aire, como comprobación de dicha teoría, así como teorías del Big Crunch y big freeze. Y la segunda vía tiene que ver con el principio antrópico.

Un dato interesantísimo, es que Einstein se da cuenta que en los libros sagrados de las religiones, se encuentran sutiles pistas útiles para su investigación... por ejemplo, tenemos la más enimágtica"

Como todos sabemos, el Universo, según la biblia, la creó DIOS en seis días... cosa totalmente absurda desde nuestro punto de vista científico... ¿pero qué tal desde el punto de vista de la relatividad?

La biblia habla de seis días... pero... días terrestres, ¿no? El tiempo es relativo y depende de la velocidad, masa, gravedad.. etc... del observador. Mientras más es la masa de un objeto, más lento pasa el tiempo para él. Se tienen en cuenta la posible masa del universo, así como su velocidad de expansión. En el principio, toda la masa estaba concentrada en un sólo punto, y la gravedad era grandísimo... el tiempo, trasncurría lentísimo; cuando el universo se expande, el tiempo se fue haciendo cada vez más rápido, puesto que la masa se dispersaba.

Teniendo en cuenta esos datos, tenemos una hipótesis que dice que el primer día bíblico duró 8,000 millones de años, el segundo duró 4,000 millones de años, el tercero 2,000 millones de años, el cuarto duró 1,000 millones de años, el quinto duró 500 millones de años, el sexto duró 250 millones de años. Sumados, obetenemos 15,000 MILLONES DE AÑOS, cifra muy parecida a la que los científicos han estimado en cuanto a edad del universo.

Y por si fuera poco, tenemos: El segundo día terminó hace 3,700 millones de años. La biblia habla de la creación del firmamento. En ese momento sabemos que tuvo lugar la creación de la galaxia y el sol. El tercer día terminó hace 1700 millones de años y habla de la formación de la tierra el mar y la aparición de las plantas. Los datos científicos hablan del enfriamiento terreste en ese periodo y la aparición de la vida…

¿Coincidencia?

El libro trae un montón de cosas parecidísimas a éstas, pero de momento ya me cansé de escribir... espero alguien en este foro lo haya leído ya, para comentar...

Sin embargo, otro regalito de conversación en el prólogo de este libro:

"... varias veces, yo no tengo una imagen convencional de Dios, pero me cuesta creer que no exista nada más allá de la materia-dijo Ben Gurion- No sé si me explico.

-Se explica muy bien.

-Fíejese - insistió el polítuco - El cerebro está hecho de materia, tal como una mesa. Pero la mesa no piensa. El cerebro es parte de un organismo vivo, tal como mis uñas, pero mis uñas no piensan. Y mi cebrebro, si se separa del cuerpo, tampoco piensa. Es el conjunto del cuerpo con la cabeza lo que permite pensar. Lo que me lleva a plantar la posibilidad de que todo el universo sea un cuerpo pensante, ¿no le parece?

-Es posible.

-Siempre he oído decir que usted era ateo, profesor, pero ¿no le parece...?

-No, no soy ateo.

-¿No? ¿Usted es religioso?

-Sí, lo soy. Puedo decirlo así.

-Pero en alguna parte he leído que usted considera que la Biblia se equivoca...

Einstein se rio.

-Y así es.

-Entonces significa que no cree en dios.

-Significa que no creo en el Dios de la biblia.

-¿Cuál es la diferencia?

Se oyó un suspiro.

-¿Sabe?, en mi infancia yo era un niño muy religioso. Pero, a los doce años, empecé a leer libros científicos, de eso de divulgación, no sé si los conoce...

-Sí...

-... y llegué a la conclusión de que la mayor parte de las historias de la Biblia no son más que narraciones míticas. Dejé de ser creyente casi de un día para el otro. Me puse a pensar bien en el asunto y me di cuenta de que la idea de un dio personal es un poco ingenua, hasta infantil.

-¿Por qué?

-Porque se trata de un concepto antropomórfico, una fantasía creada por el hombre para intentar influir en su destino y buscar consuelo en las horas difíciles. Como no podemos intervenir en la naturaleza, creamos esta idea de que la administra un dios benevolente y paternalista que nos escucha y nos guía.

Es un idea muy reconfortante, ¿no le parece? Creamos la ilusión de que, si rezamos mucho, lograremos que ÉL controle la naturaleza y satisfaga nuestros deseos, como por arte de magia.

Caundo las cosas andan mal, como no comprendemos que un dios tan benevolente lo haya permitido, decimos que obedecer a algún designio misterioso y nos quedamos así más reconfortados. Pero eso no tiene sentido, ¿no le parece?

- ¿No cree que Dios se preocupa por nosotros?

-Piense, señor minostro, que nosotros somos una entre millones de especies que

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (22.7 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com