ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Identificacion Y Determinacion De Las Amenazas Vulnerabilidad Y Riesgos A Nivel Mundial Y En Venezuela


Enviado por   •  12 de Octubre de 2011  •  2.338 Palabras (10 Páginas)  •  2.896 Visitas

Página 1 de 10

Funciones de la comunicación

 Informativa: Tiene que ver con la transmisión y recepción de la información. A través de ella se proporciona al individuo todo el caudal de la experiencia social e histórica, así como proporciona la formación de hábitos, habilidades y convicciones. En esta función el emisor influye en el estado mental interno del receptor aportando nueva información.

 Afectivo - valorativa: El emisor debe otorgarle a su mensaje la carga afectiva que el mismo demande, no todos los mensajes requieren de la misma emotividad, por ello es de suma importancia para la estabilidad emocional de los sujetos y su realización personal. Gracias a esta función, los individuos pueden establecerse una imagen de sí mismo y de los demás.

 Reguladora: Tiene que ver con la regulación de la conducta de las personas con respecto a sus semejantes. De la capacidad autorreguladora y del individuo depende el éxito o fracaso del acto comunicativo Ejemplo: una crítica permite conocer la valoración que los demás tienen de nosotros mismos, pero es necesario asimilarse, proceder en dependencia de ella y cambiar la actitud en lo sucedido.

Hechos sociales como la mentira son una forma de comunicación informativa (aunque puede tener aspectos reguladores y afectivo-valorativos), en la que el emisor trata de influir sobre el estado mental del receptor para sacar ventaja.

Otras Funciones de la comunicación dentro de un grupo o equipo:

 Control: La comunicación controla el comportamiento individual. Las organizaciones, poseen jerarquías de autoridad y guías formales a las que deben regirse los empleados. Esta función de control además se da en la comunicación informal.

 Motivación: Lo realiza en el sentido que esclarece a los empleados qué es lo que debe hacer, si se están desempeñando de forma adecuada y lo que deben hacer para optimizar su rendimiento. En este sentido, el establecimiento de metas específicas, la retroalimentación sobre el avance hacia el logro de la meta y el reforzamiento de un comportamiento deseado, incita la motivación y necesita definitivamente de la comunicación.

 Expresión emocional: Gran parte de los empleados, observan su trabajo como un medio para interactuar con los demás, y por el que transmiten fracasos y de igual manera satisfacciones, es decir sentimientos.

 Cooperación: La comunicación se constituye como una ayuda importante en la solución de problemas, se le puede denominar facilitador en la toma de decisiones, en la medida que brinda la información requerida y evalúa las alternativas que se puedan presentar.

Axiomas de la comunicación

Diversos enfoques de la comunicación humana la conciben como un ritual que los seres humanos llevan a cabo desde que nacen. Los teóricos han determinado cinco axiomas de la comunicación,1 también conocidos como axiomas de Paul Watzlawick:

1. Es imposible no comunicarse.

2. Toda comunicación tiene un aspecto de contenido y uno de relación, tales que el segundo califica al primero y es por ende una metacomunicación.

3. La naturaleza de una relación depende de la puntuación de secuencias de comunicación entre los comunicantes.

4. Los seres humanos se comunican tanto digital como analógicamente. El lenguaje digital cuenta con una sintaxis lógica sumamente compleja y poderosa pero carece de una semántica adecuada en el campo de la relación, mientras que el lenguaje analógico posee la semántica pero no una sintaxis adecuada para la definición inequívoca de la naturaleza de las relaciones.

5. Los intercambios comunicacionales son simétricos o complementarios según estén basados en la igualdad o la diferencia

El principio de cooperación

La interacción, que se realiza sobre todo a través del diálogo entre emisor y receptor, se convierte en la principal fuente de progreso para la sociedad. Mediante el diálogo establecemos relaciones, intercambiamos información, contrastamos puntos de vista, logramos acuerdos... Por eso es tan importante conocer y aplicar correctamente las reglas por las que se debe regir todo acto de comunicación entre dos o más personas.

La cooperación es pues un principio regulador del acto comunicacional, mediante el cual las partes aportarán un esfuerzo en aras de un flujo ideal y claro del contenido de la comunicación, a ese aporte es al cual se conoce como cooperación.

El principio cooperativo, que se expresa en las máximas de Grice, fue redactado por el filósofo Paul Grice con el propósito de describir las reglas que rigen la conversación en lenguaje natural. El Suponía que quienes intervienen en un intercambio comunicativo acuerdan hacerlo, y tal acuerdo vale para el comienzo o el final de la conversación.

Hablar de cortesía es hablar de comunicación; pensar en cortesía es pensar que los participantes de una comunicación comparten la misma perspectiva y saben que están jugando al mismo juego: el de ser cortés. Si ellos no lo comprenden, entonces la comunicación no se ha logrado y la cortesía no se da.

El lenguaje pone en comunicación tres planos: el plano referencial, el plano del mundo exterior, tal y como es percibido y reproducido por los hablantes; el plano interpersonal o de las relaciones humanas –que exterioriza el mundo interior y al cual podríamos considerar como el mundo subjetivo y que tiende, a la vez, redes hacia los otros–; asimismo, el lenguaje crea una relación consigo mismo y es lo que se ha llamado el plano textual (Halliday 1978. Según Habermas, la comprensión (Verständigung) se produce solamente cuando los participantes se sirven al mismo tiempo del nivel objetivo y del nivel intersubjetivo. Por lo tanto, la comunicación existe solamente bajo la condición de idénticas condiciones de metacomunicación (Habermas 1988).

Pongamos un ejemplo sencillo. Supongamos que entro a un restaurante y un amigo me ayuda a librarme del abrigo y me acerca una silla para que me siente. Sonrío y le doy las gracias; él dice: “de nada”, y se sienta a su vez. Si esto ocurre es porque hemos logrado una complicidad por el entendimiento mutuo: ambos fuimos corteses, tanto él por su gentileza, como yo, por habérsela agradecido. Pero la misma situación podría haberse visto de otra manera: mi amigo pudiera haber pensado que mi actual estado de decrepitud ameritaba una ayuda humanitaria; entonces quizás yo ni siquiera hubiera estado en capacidad para agradecerle. En este caso, mi amigo hubiera sido simplemente un buen ciudadano y yo, una viejita

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.7 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com