ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Analisis de suelo - Quimica Analitica


Enviado por   •  30 de Julio de 2020  •  Ensayos  •  7.521 Palabras (31 Páginas)  •  18 Visitas

Página 1 de 31

Suelos

El estudio de los suelos puede ser considerado desde el punto de vista de la Pedología y de la Edafología.

La Pedología considera el suelo como un cuerpo natural y profundiza menos en su utilización práctica inmediata. El pedólogo estudia, examina y clasifica los suelos tal como se encuentran en la naturaleza,  es decir en sus modificaciones dentro de su situación natural, siendo sus hallazgos útiles a los ingenieros de caminos y arquitectos, como también al agricultor.

La Edafología es el estudio del suelo desde el punto de vista de las plantas superiores. Considera las diferentes propiedades de los suelos con referencia a la producción de plantas (considera que la producción de plantas es  la mayor función de los suelos, el suelo es el hábitat para el desarrollo de las plantas). Al edafólogo le concierne incluso la producción de alimentos y fibras, como también saber determinar las causas de variación de la productividad de los suelos y hallar los medios de conservar y aumentar esta productividad. Una definición edafológica del suelo sería:

El suelo puede ser definido como un cuerpo natural, sintetizado en su perfil a partir de una mezcla variable de minerales desmenuzados y modificados atmosféricamente, junto con materia orgánica en desintegración, que cubre la tierra en una capa delgada y que proporciona, cuando contiene cantidades adecuadas de aire y agua, el soporte mecánico y, en parte, el sustento de las plantas”.

Cuando se hace el estudio de un suelo debe siempre considerarse el propio perfil del suelo. Si se observa un perfil típico de un suelo, es decir, si se realiza un corte en sección del suelo se puede apreciar verticalmente de arriba hacia abajo los siguientes estratos que difieren en su composición:

[pic 1][pic 2]

Perfil típico del suelo

1) Suelo superficial: corresponde a las capas superiores que son ricas en materia orgánica. Por estar en contacto con la atmósfera, esta zona está más influenciada por la acción del viento, del agua y de los cambios de temperatura. Es la zona de desarrollo de las raíces, conteniendo muchos de los nutrientes necesarios para las plantas  y abasteciendo de agua la mayor parte de la utilizada en los cultivos. Además, por ser la capa arada y cultivada, es el lugar donde se realizan todos los trabajos y operaciones de la agricultura. Aquí se acumulan los residuos vegetales y orgánicos en general.  Puede ser fertilizada, *encalada y drenada. Su fertilidad y, en menor grado, su productividad (rendimiento) pueden ser aumentadas o disminuídas, o simplemente estabilizadas satisfactoriamente por medio de un adecuado cultivo. Esta capa presenta una *meteorización intensa.

2) Subsuelo: También está fuertemente meteorizado, pero contiene menos materia orgánica y en algunos suelos más evolucionados (como son los de regiones húmedas) se pueden encontrar óxidos de hierro y de aluminio, arcillas y, a veces CaCO3. Aún cuando las raíces no penetren profundamente en el subsuelo su permeabilidad y naturaleza química pueden influenciar, favorablemente o desfavorablemente, la superficie del suelo, considerado como medio en el cual viven las plantas.

3) Substrato: Son las capas más profundas, corresponden al material originario y está más o menos meteorizado en general. Todos los niveles superiores al sustrato se llaman colectivamente el solum.

Los suelos se clasifican en suelos minerales (inorgánicos) y suelos orgánicos. Los suelos minerales son aquellos en los que predominan los constituyentes inorgánicos y su contenido en materia orgánica en general está entre el 1 al 5 ó 6 %. Los suelos orgánicos son aquellos con un contenido alto de materia orgánica, como en los pantanos y terrenos húmedos donde se forman depósitos de turba y mantillo hasta con un 95 % de materia orgánica.

Los suelos minerales constan de cuatro grandes componentes: 1) materias minerales, 2) materia orgánica, 3) agua y 4) aire. Por lo general estos componentes yacen en un fino estado de subdivisión e íntimamente mezclado. La composición en volumen es variable, pero aproximadamente la de un tipo suelo normal con las mejores condiciones para el cultivo es 50 % de espacios porosos  (aire y agua), mientras que el espacio sólido está constituido por un 45 % de materia mineral y un 5 % de materia orgánica. La proporción de aire y agua está sujeta a grandes fluctuaciones en las condiciones naturales dependiendo de las condiciones atmosféricas y de otros factores. Es importante observar que los cuatro grandes componentes del suelo normal están, en su mayor parte, íntimamente mezclados, lo cual favorece las reacciones, unas sencillas y otras complejas entre sí, y permite un medio ideal para el crecimiento de las plantas.

1) Constituyentes minerales de los suelos.

La porción inorgánica del suelo es variable en dimensión y en composición. Normalmente tiene pequeños fragmentos de roca y de minerales de varias clases. Los minerales son extremadamente variables en tamaño. Algunos son tan grandes como los fragmentos más pequeños de roca; otros como las partículas coloidales de arcillas son tan pequeños que sólo pueden ser vistos con un microscopio electrónico. También se encuentran el cuarzo y otros llamados minerales primarios. Además están las arcillas silícicas y óxidos de hierro que se han formado por la acción de agentes externos sobre minerales menos resistentes, a medida que se ha ido formando el manto rocoso y se modificaba el suelo. Estos minerales son llamados secundarios.

Las cuatro clases más importantes de partículas inorgánicas y sus propiedades generales.

Dimensión

Nombre común

Visibilidad

Composición dominante

1.Muy gruesas

2. Gruesas

3. Finas

4. Muy finas

Piedra, grava

Arenas

Sedimentos, limo

Arcilla

A simple vista

A simple vista

Al microscopio

Al microscopio electrónico

Fragmentos de roca

Minerales primarios

Minerales primarios y secundarios.

Casi siempre minerales secundarios.

2) La materia orgánica del suelo.

La materia orgánica del suelo representa una acumulación de las plantas parcialmente destruídas y parcialmente resintetizadas, y de los residuos animales. Este material está en un activo estado de desintegración, y sujeto al ataque por parte de los microorganismos del suelo. Por consiguiente, es más bien un constituyente transitorio del suelo y debe ser renovado constantemente por la adición de residuos de las plantas superiores.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (43.3 Kb)   pdf (411.7 Kb)   docx (296.4 Kb)  
Leer 30 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com