ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

DETERMINACION DE SODIO Y POTASIO PRESENTE EN GRAMINEAS DE CHILCHOTLA, PUEBLA Y LA MANCHA, VERACRUZ PARA CONOCER EL POTENCIAL FITORREMEDIADOR.


Enviado por   •  16 de Agosto de 2011  •  5.919 Palabras (24 Páginas)  •  1.346 Visitas

Página 1 de 24

RESUMEN

En las últimas décadas del siglo XX surgieron tecnologías basadas en el empleo de organismos vivos para descontaminar suelos o emplazamientos contaminados y recuperar los ecosistemas afectados. Cuando estas tecnologías se basan en el uso de plantas, globalmente reciben el nombre de fitorremediación (en español se usan indistintamente también: fitorrecuperación, fitocorrección, fitorrestauración o fitorrehabilitación), esto se define como el uso de plantas verdes para eliminar los contaminantes del entorno o para reducir su peligrosidad.

Estudios recientes han demostrado que algunas plantas con determinadas características incrementan la biodegradación de una variedad amplia de moléculas orgánicas xenobióticas (herbicidas, insecticidas, acaricidas e hidrocarburos, entre otros) en suelos contaminados. Sin embargo, se sabe poco acerca de la participación directa o indirecta de los mecanismos y etapas que ocurren en las plantas para transformar estos compuestos.

Por lo que esta investigación se llevo a cabo con el objetivo de realizar un estudio sobre ciertas plantas tolerantes a las sales presentes en la región de Chilchotla, Puebla y en La Mancha, Veracruz. En estas localidades se efectuó una colecta de gramíneas y suelo con el fin de recabar información para conocer cuál de las dos plantas absorbe una mayor cantidad de sales; puesto que algunos ejemplares se encontraron a lado de la playa y los restantes en un bosque mesófilo de montaña, existe una mayor probabilidad de que las plantas presentes en la localidad de La Mancha presenten una mayor absorción de sales debido al tipo de sustrato donde se desarrollaron, que los colectados en Chilchotla. Esto se comprobó con las técnicas que se realizaron en laboratorio; una de estas consistió en pesar, secar y separar los organismos en tallos, hojas y raíces para realizar la digestión con HClO4, HNO3 y H2SO4 y así determinar la concentración de K y Na presentes en cada parte de la planta. Con respecto al suelo que se colecto en ambas zonas, se efectuó la lectura de pH, la conductividad eléctrica y la determinación de sales presentes. Asi mismo se determinó que el suelo de la primera localidad era despreciablemente salino y el de la segunda localidad era poco salino. De esta manera se pudo observar que las plantas de Chilchotla eran mas eficientes para la fitoremediación que las de La Mancha, al tener un nivel del factor de translocación mayor.

INTRODUCCIÓN

Las gramíneas son las plantas con flor de más amplia distribución del mundo; ocupan desde zonas situadas muy por encima del círculo polar ártico hasta la Antártida, pasando por las regiones templadas y los trópicos. Esta enorme cobertura geográfica es paralela a la amplitud ecológica y del intervalo de tamaños. Las gramíneas abundan sobre todo en hábitats abiertos, como praderas, tundras, estepas, sabanas y páramos, pero también hay muchas especies forestales, sobre todo en los trópicos. Algunas están adaptadas a hábitats de aguas saladas y dulces como es el caso de los ejemplares recolectados en campo perteneciendo a este tipo de hábitats. En cuanto al tamaño, oscila entre más de 100 m de altura hasta otras de pocos centímetros. Algunas gramíneas carecen de hojas, mientras que las de otras llegan a medir 5 m de longitud (Cronquist A., 1986).

Las gramíneas presentan una estructura vegetativa bastante uniforme, y tienen características distintivas de este grupo. Las raíces principales suelen ser fibrosas; las secundarias o adventicias brotan en muchos casos de los nudos de los tallos. Los tallos son por lo general herbáceos o huecos (Cronquist A., 1986).

El sistema de raíces abarca únicamente una cuarta parte de la planta; no obstante, las raíces se ramifican tanto que con frecuencia ocupan una masa de suelo mayor que el volumen de la atmosfera que abarca el tallo. El resultado es el extenso y estrecho contacto entre la superficie del suelo y la planta para su fijación y para obtener los nutrimentos. El factor suelo exige gran atención, ya que tanto la planta como el suelo ejercen una gran influencia mutua debido al mencionado contacto, pero también a causa de la gran complejidad y naturaleza dinámica del suelo. Las características del suelo cambian continuamente, y el ritmo en que ocurren los cambios depende de un gran número de factores ambientales (Cronquist A., 1986).

El factor suelo es muy importante para las plantas acuáticas como para las terrestres, comúnmente esta formado por el material de base: cimiento inorgánico o esqueleto mineral al cual se ha incorporado un incremento orgánico, así como otros organismos vivientes (Daubenmire R., 1989).

En tiempos recientes la contaminación de suelos y sedimentos por metales pesados y otros contaminantes es un problema mundial, por esta razón se ve limitado su uso. Debido a la importancia que representa el suelo para las plantas y organismos que habitan en el, se han implementado métodos para su recuperación con el uso de plantas fitorremediadoras como es el caso de las gramíneas las cuales retienen sales presentes en el suelo (Daubenmire R., 1989).

La fitorremediación de suelos contaminados se basa en el uso conjunto de plantas, enmiendas del suelo y técnicas agronómicas para eliminar, retener, o disminuir la toxicidad de los contaminantes del suelo.

MARCO TEÓRICO

El suelo, la capa más superficial de la corteza terrestre, constituye uno de los recursos naturales más importantes con el que contamos al ser el substrato que sustenta la vida en el planeta. Desde el punto de vista edáfico, un suelo es un cuerpo natural tridimensional formado por la progresiva alteración física y química de un material original o roca madre a lo largo del tiempo, bajo unas condiciones climáticas y topográficas determinadas y sometido a la actividad de organismos vivos. A lo largo de su evolución o edafogénesis, en el suelo se van diferenciando capas verticales de material generalmente no consolidado llamados horizontes, formados por constituyentes minerales y orgánicos, agua y gases, y caracterizados por propiedades físicas (estructura, textura, porosidad, capacidad de retención de agua, densidad aparente), químicas y físico-químicas (pH, potencial redox, capacidad de intercambio catiónico) que los diferencian entre sí y del material original.

La importancia del suelo radica en que es un elemento natural dinámico y vivo que constituye la interfaz entre la atmósfera, la litosfera, la biosfera y la hidrosfera, sistemas con los que mantiene un continuo intercambio de materia y energía. Esto lo convierte en una pieza clave del desarrollo de los ciclos biogeoquímicos superficiales y le confiere la capacidad

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (39.3 Kb)  
Leer 23 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com