ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Lenguaje Juridico


Enviado por   •  11 de Octubre de 2011  •  2.729 Palabras (11 Páginas)  •  953 Visitas

Página 1 de 11

El lenguaje jurídico

El Derecho, en tanto que regula, y por tanto, condiciona, la vida y los intereses de los individuos, ha de emplear un lenguaje claro y concreto, perfectamente comprensible para la gran mayoría de los miembros de la sociedad. La realidad, sin embargo, suele por lo general ser bien distinta.

Se diría que uno de los requerimientos de la seguridad jurídica habría de ser la concomitancia entre el lenguaje del Derecho y el empleado por la sociedad en el que es aplicado, pero no es el caso. Y es que la función encomendada al Derecho de regular las relaciones sociales la lleva a huir de las imprecisiones que manifiestan innumerables palabras del lenguaje coloquial y a concretar, delimitar e incluso cambiar artificialmente su significado.

El interminable proceso de concreción de términos -o de las palabras técnicas- supone más una meta que un triunfo. Una anécdota puede resultar de ejemplo suficientemente esclarecedor como para mostrar la divergencia existente entre el lenguaje coloquial y el técnico-jurídico. Se trata de cuando el abogado comunica a su cliente que no dispone de capacidad de obrar para tal o cual actuación jurídica, a lo que éste, indignado, le responde que se encuentra ante una persona de suma capacidad de obrar,que cuenta con una sólida formación y preparación académica. Resulta que la comunicación no ha sido satisfactoria: mientras que el término jurídico empleado por el abogado alude a la capacidad legalmente recogida en el Código Civil, el cliente realiza una interpretación coloquial, entendiendo que tal término se refiere su propia valía o destreza.

La terminología del Derecho

Otro tanto sucede con respecto a la terminología. Tomemos por ejemplo la palabra persona: si bien en el lenguaje coloquial significa "ser humano", en el ámbito del Derecho es todo sujeto titular de obligaciones y derechos quien tiene tal consideración, corporaciones, sociedades, comunidades o fundaciones inclusive. De igual modo, la palabra manutención significa coloquialmente "alimento", pero en el Derecho Civil su acepción se extiende a la vivienda, la vestimenta, la educación, y, en fin, a todo lo necesario para vivir.

Toda esta serie de "nuevos" significados vienen establecidos en la ley. Así, los diccionarios definen la palabra interesado como persona que tiene interés o curiosidad en una cosa, pero el significado que adquiere en el Derecho Administrativo viene determinado por el artículo 31 de la Ley 4/1999 del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, en la que de poco sirve el tener interés o curiosidad.

Por último, cabe decir que el lenguaje técnico-jurídico ocasionalmente se sirve de palabras en desuso en el lenguaje coloquial, tales como evicción o soborno.

Un lenguaje jurídico claro

El principio de la seguridad jurídica exige, por tanto, que toda definición de los términos y expresiones que se aleje del significado que adquieren en el lenguaje coloquial sea proporcionada por las propias normas, como de hecho acostumbran a hacer, aunque no siempre.

De igual modo, hay que tener en cuenta que el sociolecto que emplean los expertos de un determinado ámbito perjudica seriamente al lenguaje técnico o tecnolecto. El enrevesado lenguaje empleado en la literatura jurídica nada tiene que ver con el lenguaje técnico. Hay que tratar de evitar la confusión entre la fraseología y el léxico que los operadores del Derecho emplean en sus informes, recursos, sentencias y escritos con la terminología.

El reiterado empleo de la palabra otrosí que consta en las peticiones de los escritos que los abogados presentan al juez no responde a una exigencia legal; no se trata más que de un innecesario vestigio de la antigua retórica. En realidad, bastaría con enumerar las peticiones bajo un sólo epígrafe, como podría ser ruegos, pero nos empeñamos en acatar las costumbres como si se trataran de auténtica terminología jurídica. Lo mismo cabe decir respecto a la repetitiva utilización de teniendo en cuenta que, en lugar de recurrir a términos como Hechos Probados o Fundamentos de Derecho.

Finalmente, hay que tener en cuenta que el lenguaje jurídico es un instrumento de comunicación que concierne no sólo a los expertos, sino también a los ciudadanos de a pie cuyos intereses debe defender. El hecho de que el abogado haga las veces de intérprete no garantiza de por sí la seguridad jurídica; el cliente debe conocer y entender el contenido de los escritos que le afectan, incluso para el mero hecho de cerciorarse de la calidad de la labor del abogado. La costumbre de estos últimos de ignorar al cliente en los escritos dirigidos al juez como si el asunto en cuestión no fuera de su incumbencia, y de tratar de emplear un lenguaje lo más cultivado posible, está, desafortunadamente, demasiado extendida, cuando lo recomendable sería que los textos jurídicos, sin necesidad de rebajar su formalidad, procuraran aproximarse al lenguaje estándar, máxime teniendo en cuenta que se trata de la base del lenguaje jurídico.

LENGUAJE JURIDICO.

EVOLUCION: La forma primitiva del lenguaje la constituye el lenguaje inarticulado, a base de gritos, gemidos y cualquier tipo de movimientos y gestos.

Al correr del tiempo, el hombre perfeccionó el lenguaje, como instrumento comunicador, y se sirvió de su aparato fonador, se sirve de la lengua para articular los sonidos, para construir y pronunciar un reducido número de palabras, circunscrito al mundo que lo rodea. Y llega al lenguaje articulado.

El lenguaje, por esencia, va en proceso de perfeccionamiento y este perfeccionamiento va en relación directa con la cultura del hombre.

Así pues, el lenguaje es el resultado de la evolución histórica de la humanidad y por lo tanto ha contribuido al proceso del origen del pensamiento.

IMPORTANCIA DEL LENGUAJE JURIDICO Y SU EXPRESION EN LOS PRECEPTOS LEGALES

Durante los primeros períodos de la historia, los seres humanos no dominaban otra manera de comunicarse más que el lenguaje oral, se comunicaban por medio de un conjunto de gritos y gestos. Esta capacidad de transmitir información, de impartir las ideas y conocimientos que iban adquiriendo poco a poco en contacto con su medio contribuyo a la formación de valores, hábitos y técnicas presentes en la sociedad.

En cierto modo, el lenguaje se destaca como una de las características propias del hombre, elevándolo sobre los animales; de ahí que, el lenguaje aparece como un medio de comunicación entre los seres humanos

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (17 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com