ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Lavado De Manos Enfermeria


Enviado por   •  8 de Julio de 2011  •  5.902 Palabras (24 Páginas)  •  2.011 Visitas

Página 1 de 24

INTRODUCCIÓN

El lavado de las manos antes y después de examinar o tratar a un paciente no siempre estuvo relacionado a la práctica de la medicina en los tempranos inicios de esta ciencia.

Sabemos que las condiciones de los hospitales en la Europa de la edad media eran muy precarias. Los hospitales exhibían altas tasas de mortalidad y las personas eran llevadas a estos establecimientos a morir en ellos, ganándose el sobrenombre de casas de la peste, haciendo referencia a la epidemia de Peste donde la mayoría de los enfermos morían infectados por esta enfermedad.

En Francia en el año 1870, un hospital fue llamado la casa del crimen por el alarmante número de mujeres que morían en sus salas de maternidad de fiebre puerperal. Según hace referencia Grossman en su libro de Endodoncia antes de 1865 no era difícil observar a los cirujanos asentando el escalpelo en sus botas asegurándole el filo necesario antes de entrar al salón de operaciones (1, 2, 3).

El concepto del lavado de las manos con una solución antiséptica surgió probablemente en la primera mitad del siglo XIX. En 1822 un farmacéutico francés demostró que una solución clorada podía erradicar el mal olor que desprendían los cadáveres y además planteo que esa sustancia podía servir como un desinfectante y antiséptico. Este farmacista francés publico un artículo en 1825 donde planteo que los médicos que prestaban asistencia a enfermos con enfermedades infecciosas podían beneficiarse mojando sus manos en una solución con cloro (4).

Sin embargo la situación del lavado de las manos continúo en el olvido. En los finales de 1840 un doctor húngaro responsable de una sala de maternidad en un hospital de Viena, hizo una observación que cambiaria la práctica de la medicina por siempre. El observo que la mortalidad en la sala de parto atendida por los médicos y estudiantes era hasta 3 veces mayor que en la sala atendida por comadronas.

Este análisis guio a Semmelweis a concluir que la alta mortalidad se debía al manejo de cadáveres durante autopsias por los estudiantes y médicos profesores antes de pasar a examinar a las pacientes sin previo lavado de las manos. Las manos de estos trabajadores eran las responsables de llevar “partículas cadavéricas” de un sitio a otro e infestar a las pacientes. El doctor Semmelweis estableció una política obligatoria de lavado de las manos para médicos y estudiantes (4, 5, 6).

La importancia del lavado de las manos no era comprendido aun por todos los doctores por ello el padre de la microbiología Louis Pasteur en 1879, en un seminario de la academia de medicina de Francia, se vio compulsado a protestar ante las palabras de un orador que dudaba de la diseminación de las enfermedades a través de las manos de los médicos. Pasteur grito “ lo que mata a las mujeres de fiebre de parto son uds los doctores que llevan microbios mortales de una mujer enferma a otra sana (7).

En aquella época los médicos se resistían a la idea de lavarse las manos por varias razones. Lavarse las manos antes de examinar a cada paciente representaba mucho trabajo. Había necesidad de rediseñar y reconstruir las edificaciones hospitalarias de manera que los lavamanos y el agua corriente estuvieran dentro de las salas hospitalarias. El agua debía ser calentada a para hacer el lavado de las manos más cómodo durante el invierno. Los médicos eran considerados dioses por lo que era muy difícil que ellos creyeran que podían estar causando daño a sus pacientes (5).

En 1975 y 1985 la CDC publico lineamientos escritos sobre la práctica del lavado de las manos en los hospitales. Estas regulaciones recomendaban el lavado de las manos con un jabón no antimicrobiano entre la mayoría de los contactos con pacientes y el lavado con un jabón antimicrobiano antes y después de realizar procedimientos invasivos o manejo de pacientes de alto riesgo. Recomendó además el uso de agentes antisépticos que no necesitan agua, por ejemplo soluciones con alcohol, solamente en situaciones donde los lavamanos no estuvieran disponibles (8, 9).

A partir de entonces estos lineamientos han sido revisados y actualizados por diferentes organizaciones, editándose y adaptándolos a los diferentes ambientes de trabajo de los servicios de salud.

DESARROLLO

Problemática actual del lavado de manos:

La higiene de las manos en los centros de salud es el procedimiento aséptico mas importante en la prevención de las enfermedades infecciosas asociadas a los centros hospitalarios (Enfermedades Nosocomiales). El lavado de las manos reduce significativamente los microorganismos presentes en las manos y protege a los pacientes y al personal de salud (10). Según le centro de control y prevención de enfermedades (CDC) de Atlanta EUA, el lavado de las manos es la medida más sencilla y más importante para prevenir la transmisión de enfermedades, es la primera línea de defensa contra las enfermedades infecciosas, incluyendo las infecciones respiratorias y gastrointestinales entre otras (5, 11).

Es difícil admitir que una de las soluciones más efectivas, simples y económicas como el lavado de las manos entre cada paciente, es tan olvidada durante la práctica de la medicina. Con todas las facilidades de la vida moderna y las comodidades que ofrecen los hospitales, clínicas dentales, laboratorios y otros centros de salud, es penoso darse cuenta como hoy en día el personal de salud es resistente a practicar la medida fundamental del control de la infección.

Estudios recientes indican que el inadecuado lavado de las manos contribuye significativamente a la transmisión de enfermedades. Mientras todos estamos en riesgo potencial de contraer una enfermedad transmitidas por las manos, un tercio de la población es especialmente vulnerable, incluyendo mujeres embarazadas, niños, personas de edad avanzada y aquellos con un débil sistema inmune (12).

Michael Berens Reportero del periódico Chicago Tribune en una investigación que hizo por los hospitales de Estados Unidos de América, estimo que alrededor de 103, 000 pacientes murieron en el 2000 como resultado de infecciones adquiridas después de haber entrado en los hospitales del país. Alrededor de tres cuartas partes de esos pacientes estuvieran vivos si los médicos y demás personal hubieran seguidos los estándar bien establecidos de cuidados e higiene (12).

Berens indico además que el lavado de las manos solamente puede prevenir hasta 20,000 muertes al año en los EUA. “Manos limpias es el factor más importante y sencillo en la prevención de la diseminación de gérmenes peligrosos

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (39.4 Kb)   pdf (202.5 Kb)   docx (32.1 Kb)  
Leer 23 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com