ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Sonetos Y Trabalenguas Populares


Enviado por   •  27 de Junio de 2011  •  3.514 Palabras (15 Páginas)  •  1.188 Visitas

Página 1 de 15

Ejemplos de soneto:

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

RETORNO FUGAZ

¿Cómo era, Dios mío, cómo era?

¡Oh corazón falaz, mente indecisa!

¿Era como el pasaje de la brisa?

¿Como la huida de la primavera?

Tan leve, tan voluble, tan lijera

cual estival villano… ¡Sí! Imprecisa

como sonrisa que se pierde en risa…

¡Vana en el aire, igual que una bandera!

¡Bandera, sonreír, vilano, alada

primavera de junio, brisa pura…

¡Qué loco fue tu carnaval, qué triste!

Todo tu cambiar trocose en nada

¡memoria, ciega abeja de amargura!

¡No sé cómo eras, yo qué sé qué fuiste!

…………………………………………………………………………………………….......

DÁMASO ALONSO

CIENCIA DE AMOR

No sé. Sólo me llega, en el venero

de tus ojos, la lóbrega noticia

de dios; sólo en tus labios, la caricia

de un mundo en mies, de un celestial granero.

¿Eres limpio cristal, o ventisquero

destructor? No, no sé… De esta delicia,

yo sólo sé su cósmica avaricia,

el sideral latir con que te quiero.

yo no sé si eres muerte o eres vida,

si toco rosa en ti, si toco estrella,

si llamo a Dios o a ti cuando te llamo.

Junco en el agua o sorda piedra herida,

sólo sé que la tarde es ancha y bella,

sólo sé que soy hombre y que te amo.

………………………………………………………………………………………………

LUIS DE GÓNGORA

Ilustre y hermosísima María,

Mientras se dejan ver a cualquier hora

En tus mejillas la rosada aurora,

Febo en tus ojos, y en tu frente el día,

Y mientras con gentil descortesía

Mueve el viento la hebra voladora

Que la Arabia en sus venas atesora

Y el rico Tajo en sus arenas cría;

Antes que de la edad Febo eclipsado,

Y el claro día vuelto en noche obscura,

Huya la aurora del mortal nublado;

Antes que lo que hoy es rubio tesoro

Venza a la blanca nieve su blancura,

Goza, goza el color, la luz, el oro.

…………………………………………………………………………………………..

MIGUEL HERNÁNDEZ

El rayo que no cesa

Soneto 19

Yo sé que ver y oír a un triste enfada

cuando se viene y va de la alegría

como un mar meridiano a una bahía,

a una región esquiva y desolada.

Lo que he sufrido y nada todo es nada

para lo que me queda todavía

que sufrir, el rigor de esta agonía

de andar de este cuchillo a aquella espada.

Me callaré, me apartaré si puedo

con mi constante pena, instante, plena,

a donde ni has de oírme ni he de verte.

Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,

pero me voy, desierto y sin arena:

adiós, amor, adiós, hasta la muerte.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Luis de Góngora

Mientras por competir con tu cabello,

oro bruñido al sol relumbra en vano;

mientras con menosprecio en medio el llano

mira tu blanca frente el lilio bello;

mientras a cada labio, por cogello.

siguen más ojos que al clavel temprano;

y mientras triunfa con desdén lozano

del luciente cristal tu gentil cuello:

goza cuello, cabello, labio y frente,

antes que lo que fue en tu edad dorada

oro, lilio, clavel, cristal luciente,

no sólo en plata o vïola troncada

se vuelva, mas tú y ello juntamente

en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

………………………………………………………………………………………………………………..

-XI-

Tengo hambre de tu boca, de tu voz, de tu pelo

y

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (24.6 Kb)   pdf (137.8 Kb)   docx (29.2 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com