ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Fe De Dios


Enviado por   •  20 de Septiembre de 2012  •  1.756 Palabras (8 Páginas)  •  304 Visitas

Página 1 de 8

solo me volvió a obsequiar su generosa paciencia a la hora de escuchar mis planteamientos,

alternativas y soluciones, sino porque también dedicó una buena parte de su tiempo en la purga de

los textos de modo que la redacción fuera fluida, "no decayera la tensión de la trama y se evitaran

repeticiones innecesarias. Le agradezco una vez más que no tenga el menor sentimiento de piedad

a la hora de leer mis trabajos.

Beatriz jugó además un papel muy importante en el momento final de la selección del título,

porque yo había propuesto Arrebatos carnales y otras efemérides mexicanas y sin embargo me

convenció de la conveniencia de suprimir la segunda parte, punto de acuerdo en el que concluimos

mis editores y yo.

A Erick Llamas, una joven promesa entre los investigadores mexicanos de la historia patria.

A Carolina, mi eterna asistente, por su comprensión y tolerancia en los difíciles momentos de la

mecanografía

UN PAR DE PÁRRAFOS A MODO DE PRÓLOGO

Abordar la vida de grandes personajes, no sólo de México sino de todo el mundo, en cualquier tiempo,

implica invariablemente un desafío. Lo asumí con el propósito de exhibirlos a la luz pública en una

textura diferente a la expuesta en las enciclopedias, en los libros de texto y, por supuesto, en los

manuales de confusión redactados por los eternos narradores de la historia oficial que han subsistido sin

mayores penas, al cobrar en las interminables listas de nómina de los enemigos de México.

Morelos, por ejemplo, cuenta con miles de calles que con justicia llevan su nombre. Existe un

sinnúmero de estatuas con su imagen; su vida y su gesta heroica aparecen en almanaques, ensayos,

textos de diferente naturaleza, novelas y libros en general. En la inmensa mayoría de ellos se proyecta

como el magnífico héroe de la Independencia, como en realidad fue en términos indiscutibles. [Claro

que sí, nadie como él! Pero, ¿por qué, en lugar de analizar estrictamente su figura histórica, no

exponemos su existencia como la de un hombre con las fortalezas y debilidades de un personaje de

carne y hueso? ¿O acaso no llegó a sentir una gran atracción por el sexo opuesto? Por supuesto que vivió

pasiones intensas, las de un ser humano enamorado de la vida, y compartió sinsabores y éxitos con

diversas mujeres. ¿Por esta razón dejaría de ser uno de los grandes forjadores de México? Entonces,

¿por qué hacer de él una figura cuasi religiosa, carente de sentimientos como si el hecho de tenerlos

denigrara su personalidad o provocara decepciones entre sus admiradores y seguidores? Es evidente que

Morelos vivió romances que hicieron girar radicalmente el rumbo de su existencia. El hecho de

divulgarlos no empequeñece su figura, sino que la aumenta de manera exponencial al revelar la

circunstancia en que desarrolló su carrera política, religiosa y militar.

10

La pareja, la compañía, el ser amado, fuera hombre o mujer, tuvo que jugar un papel muy

importante en los acontecimientos, como sin duda es el caso de cualquiera de nuestros semejantes.

Resulta inadmisible estudiar las biografías de los grandes personajes de nuestra historia con un

criterio moralista o religioso que excluya sus inclinaciones sentimentales o ignore los arrebatos

carnales en que pudieron haber caído, víctimas de una obnubilación per-. manente o pasajera. El

amor constituye la columna vertebral de las relaciones humanas. ¿Adónde se va en la vida sin un

cómplice con quien se comparten secretos exquisitos en la cama?

Si se trata de investigar al gran protagonista de un episodio histórico, resulta imperativo

describir el contexto amoroso en que se desempeñaron la monja, el revolucionario, el político

reformador, el emperador, el líder de la Independencia o el dictador para poder comprender a

cabalidad sus obstáculos e impedimentos, que una vez salvados les permitieron alcanzar sus

objetivos y justificar con ello su existencia. ¿Por qué omitir esta parte del relato sólo para caer en

los terrenos de la hipocresía donde germina la confusión? ¿Por qué un novelista tiene que

convertirse en otro mojigato, en un santurrón, en un comediante mendaz que aprueba la falsedad,

la simulación y la beatería? Me niego: no dedico mi vida a la historia y a las letras para ser

etiquetado como un fariseo más ... Por dicha razón me atreví a meterme en las alcobas de Sor

Juana, Porfirio Díaz, Vasconcelos, Villa, Morelos y hasta en la habitación imperial de

Maximiliano, porque Carlota nunca lo acompañó en el lecho durante su breve estancia en el

Castillo de Chapultepec.

Si el amable lector que pasa la vista generosamente por estas líneas desea acompañarme a

descubrir secretos ignorados durante siglos, los mismos que conocí oculto en armarios o escondido

debajo de la cama o en la sala de baño o disfrazado para entrar o salir de las tiendas de campaña

militar, y se ha armado del debido

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.4 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com