ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Revolución Mexicana, La Lucha De Facciones


Enviado por   •  9 de Septiembre de 2013  •  2.753 Palabras (12 Páginas)  •  4.053 Visitas

Página 1 de 12

LA REVOLUCIÓN MEXICANA: LA LUCHA DE FACCIONES Y EL TRIUNFO DEL CONSTITUCIONALISMO

-La escisión del movimiento revolucionario: factores políticos sociales e ideológicos

En este conflicto tuvieron un papel importante las grandes diferencias de personalidad entre los líderes de la revolución. La extrema diferencia de personalidad entre Villa y Carranza debido a sus orígenes sociales completamente distintos, carreras prerrevolucionarias opuestas una marcada diferencia de edades

No obstante, en 1914 Villa tenía el mando sobre uno de los ejércitos más poderosos, disfrutaba también de un respaldo considerable por los Estados Unidos, por lo tanto, no cabe duda de que el conflicto entre Villa y Carranza fue también el resultado de su rivalidad por la hegemonía sobre el País.

En cuanto al rompimiento entre los zapatistas y carrancistas, este se debió a que fueron diferentes sus objetivos con respecto a una reforma social. Los zapatistas pugnaban por su ideal de una reforma agraria, una demanda que, presentada en forma de ultimátum no podía ser aprobada por Carranza. Sobre todo la exigencia categórica de que Carranza y sus generales firmaran el Plan de Ayala.

La posibilidad de un arreglo se había vuelto muy remota en ese momento ya se habían establecido contactos entre los zapatistas y los villistas que a su vez no ocultaban su aversión por Carranza.

La rivalidad en las aspiraciones al poder, las ideas de reforma contrarias debido a la composición social distinta de cada movimiento a la aversión personal entre los líderes más importantes de la revolución desencadenaron el estallido abierto del conflicto interno que conduciría a una nueva guerra civil.

-La convención de Aguascalientes

Tras la ocupación de la capital por tropas constitucionalistas, Carranza se ocupó de los asuntos del gobierno pero no como presidente interino, sino, como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, dejando abierta la posibilidad de su posterior candidatura oficial a la presidencia.

El 22 de septiembre de 1914 la División del Norte se separó oficialmente de Carranza, con ello se volvió obsoleta la junta de líderes revolucionarios convocada por Carranza en la capital para el primero de Octubre de 1914.

En el intento de impedir el rompimiento total de las diferentes fracciones del ejército, Obregón había convenido con representantes villistas en convocar una convención más representativa en la ciudad neutral de Aguascalientes. Finalmente condujo al fracaso de la Convención y a la ruptura definitiva de la coalición revolucionaria.

Se pueden distinguir cuatro grupos en la Convención de Aguascalientes, los seguidores de Carranza, los villistas, los zapatistas y los lideres independientes del Ejercito del Noroeste bajo el mando de Álvaro Obregón.

El Plan de Ayala fue aceptado el 28 de octubre de 1914. La intención primordial de la Convención de Aguascalientes era resolver el problema de la rivalidad por el poder que cada caudillo reclamaba para sí. La única salida de la enmarañada situación parecía ser la renuncia simultánea de Carranza, Villa y Zapata.

Por sugerencia de Obregón eligieron a Eulalio Gutiérrez como presidente provicional de la republica pero ni Carranza ni Villa pensaban seriamente en renunciar.

Carranza dio un ultimátum a sus oficiales subordinados para que abandonaran Aguascalientes, en un movimiento dominado por Villa y apoyado en la fuerte División del Norte, las posibilidades de Obregón debían parecer más limitadas que en el campo carrancista que era aún débil en lo militar. Por esta razón, después de las tentativas de fortalecer la posición del presidente provisional y de retirar a Villa de su mando, el grupo de Obregón volvió a ponerse con sus tropas a disposición de Carranza. De esta manera se hizo inevitable una guerra entre carrancistas y la coalición entre villistas y zapatistas. El 19 de noviembre de 1914, Obregón declaro la guerra a Villa. En Veracruz las fuerzas carrancistas establecieron una nueva base, mientras que los ejércitos de Villa y Zapata entraban a la capital.

El perfil social de los constitucionalistas: la ley agraria del 6 de enero de 1915 y el pacto con la Casa del Obrero Mundial

La guerra civil entre las tropas de la convención y los constitucionalistas llevo a una definición más clara de los perfiléis políticos e ideológicos de ambas alas de la revolución.

El 12 de diciembre de 1914 Carranza dio a conocer una ley agraria que se convertiría en la base de la legislación agraria mexicana moderna.

La debilidad numérica de los obreros, del predominio de los elementos artesanales tradicionales sobre todo contra las empresas extranjeras la dispersión ideológica y la desintegración.

A pesar de esta falta de independencia ideológica de los sindicatos mexicanos, el compromiso unilateral de una parte de los obreros con el ala constitucionalista mediante el pacto entre la Casa del Obrero Mundial y los constitucionalistas.

Por su parte, los obreros organizados no llegaban a un acuerdo acerca de si debían intervenir en la guerra civil y en dado caso a favor de que partido. Los obreros textiles, los ferrocarrileros, los trabajadores petroleros también negaron su apoyo a los carrancistas

El hecho de que a pesar de esas circunstancias si se celebrase el pacto en febrero de 1915 se debió a las siguientes razones: Por una parte, la política social reforzó entre los dirigentes la impresión de que el constitucionalismo llegaría a ser el impulsor de una verdadera revolución social, en la cual se considerarían debidamente también los intereses de los obreros, También las enérgicas medidas tomadas por Obregón para mitigar la hambruna en la capital entre ellas un impuesta especial al clero y los comerciantes, por ultimo debe señalarse un tercer factor ideológico en la decisión de algunos líderes obreros en favor de los constitucionalistas y contra los convencionalistas.

Pese a las grandes diferencias en cuanto a origen social y objetivos políticos, era sobre todo su común anticlericalismo lo que unía a constitucionalistas y obreros anarcosindicalistas. Los soldados zapatistas que ocuparon la capital llevando la imagen de la Virgen en los sombreros y un crucifijo en el cuello, eran considerados por los dirigentes de la Casa como instrumentos del clero.

El 17 de febrero de 1915, el pacto entre la Casa del Obrero Mundial y las dirigentes constitucionalistas, los obreros formaron seis Batallones Rojos que se organizaron en

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (17.9 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com