ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Arte De La Guerra


Enviado por   •  8 de Noviembre de 2011  •  1.423 Palabras (6 Páginas)  •  299 Visitas

Página 1 de 6

EL ARTE DE LA GUERRA

SUN TZU

El libro el arte de la guerra trata de metáforas acerca de la guerra, de lo que debe tener un líder en este caso un comandante, y de lo que se debe hacer y no se debe hacer en cuestiones de estrategias, de formación militar, de maniobras, de fuerza entre otras cosas.

El arte de la guerra aborda la idea del trabajo en equipo, del liderazgo y la toma de decisiones en una batalla, el ganarse el respeto, la confianza y sobre todo la lealtad de los soldados ante la supervivencia o la aniquilación en la guerra.

Se deben considerar cinco factores fundamentales antes de emprender el viaje a lo desconocido. Lo primero que se debe tomar en cuenta es la influencia moral, si los gobernantes no están en armonía con su pueblo estos difícilmente los seguirán a la batalla pero si los gobernantes tratan al pueblo con bondad, rectitud, y justicia el pueblo depositara su confianza y su espíritu lo que conllevara a un ejército unido y decidido a enfrentar las adversidades. Lo segundo que se debe tener en cuenta es el clima, los cambios climáticos son un problema, que si el verano, que si el invierno, por eso se debe tener buena conducción de las operaciones militares ante estos cambios. El tercer factor es el terreno se debe conocer la facilidad o dificultad que hay para recorrerlo o su naturaleza si es angosto o despejado para así saber las oportunidades que se tienen de vivir o morir. El cuarto factor es el mando y hay cinco cualidades que se deben considerar para que un comandante pueda ser respetado como son inteligencia, justicia, humanidad, valor, severidad. El quinto factor es la disciplina que es muy importante en cuanto a la organización, la asignación de grados, el suministro de las necesidades esenciales del Ejercito.

El objetivo principal de la guerra es la victoria, pero si esta tarda demasiado los suministros son insuficientes, la moral decae, las armas se embotan, se agotan las fuerzas y se acaba el dinero del Estado. Cuando el Estado se empobrece se debe a las operaciones militares que requieren del transporte de provisiones hacia lugares distantes. Un comandante sensato debe procurar que sus tropas se alimenten a costa del oponente, ya que cada parte de los alimentos quitados al enemigo equivalen a 20 de los suyos. Por lo tanto lo más importante de la guerra es ganar y no las campañas prolongadas. El comandante que comprende esto y está al frente del ejercito se convierte en salvaguarda del pueblo y guía del destino del estado.

En la guerra lo mejor es tomar un estado intacto en lugar de destruirlo, al igual que los batallones, y los que consiguen que se rindan los ejércitos sin tener que luchar son los mejores maestros del arte de la guerra. El arte de usar a las tropas es : si tus fuerzas son diez veces superiores a tu oponente, rodéalo, cuando la proporción sea de cinco a uno atácalo, si lo doblas en fuerza divídelo, si las fuerzas son iguales preséntate en combate, si tus fuerzas son inferiores retírate. Aquel que logre unir al as tropas en un objetivo común vencerá. Aquel que tenga oficiales competentes y no permita la injerencia del soberano obtendrá la victoria. Existen tres maneras en que un soberano puede llevar al Ejecito al fracaso, el primero es cuando ignorando los hechos ordena avanzar o retirarse; el ejército debe ser controlado por el comandante de acuerdo a las circunstancias, el segundo es cuando ignorando los asuntos militares se participa en su administración, también se causa confusión entre los oficiales, el tercero cuando ignorado los problemas del mando, se toma parte en el ejercito de las responsabilidades se crea desconfianza entre los oficiales.

Los guerreros expertos pueden ser invencibles, pero no pueden lograr que sus oponentes sean vulnerables. Mei Yao Ch`en dice: lo que depende de mí puedo hacerlo; lo que depende del oponente no puedo estar seguro. La invencibilidad reside en la defensa; las posibilidades de vencer en el ataque. De esta forma, un ejército victorioso gana primero y después entra en combate; un ejército derrotado combate primero y luego trata de obtener la victoria.

Por lo general, mandar sobre muchos hombres es igual que mandar sobre pocos. Todo es cuestión de organización. Para tener la seguridad

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.3 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com