ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Informe De Lectura "El Anillo De Giges. Capitulo III"


Enviado por   •  6 de Junio de 2013  •  754 Palabras (4 Páginas)  •  733 Visitas

Página 1 de 4

Se me es muy difícil encontrar un punto de mi vida con el que pueda yo comparar lo leído en el texto –el cual no se me hizo del todo fácil entender tampoco- así que en un intento de entenderlo y ayudarme a mí misma (valga la redundancia…) , he decido que en vez de explicar este texto tomando ejemplo de mis vivencias, intentare explicar algunos de los puntos mencionados en el texto desde mi punto de vista y, si es que sale a relucir alguno en algún momento, tal vez así poder compararlo con algo que me haya sucedido.

Uno de los puntos mencionados en el texto que más llamó mi atención fue el de “Necesidad de un fin” cuando se menciona el punto que dice: “Deseamos los bienes: las cosas que no son ni buenas ni malas o que son mañas no las deseamos”. ¿Pero quién dicta que algo es bueno o malo más que nosotros? Así mismo, yo podría desear algo que para otros puede ser malo, todo depende de la jurisdicción de la persona, la cual incluso podría creer que ese algo es algo malo para mí, lo que volvería ese algo un algo “prohibido” lo que hace que en algunos casos ese algo sea más deseado. Es algo enredado, pero pongamos el caso de alguien que tiene problemas de obesidad, al que le han prohibido las frituras; a esa persona claramente le gustan las frituras, por lo que aun a pesar de su estado, no las vera como algo malo, sino como algo que desea porque le gusta su sabor o la sensación que le producen, y aun cuando se lo hayan prohibido, puede que deje o no deje de consumirlas. O el típico caso de la chica a la que le prohíben salir con cierto chico porque simplemente a sus padres no les agrada; la chica, aunque sus padres crean que el chico no es bueno para ella, seguirá queriéndolo o le seguirá gustando y aun así seguirá saliendo con él, teniendo un plus esta relación ante la situación “adrenalinica” por el hecho de que probablemente tenga que seguir viéndolo en secreto, y esa sensación podría considerarse como placentera en cierto modo. Sé que en este caso no es un “algo” lo que se desea sino más bien un “alguien” (o podría considerarse como “algo” la relación), pero espero que en ambos casos se entienda más o menos el punto al que quiero llegar.

En ambos casos, los individuos realizan estos actos porque a ellos les causa felicidad y/o cierta satisfacción, aunque la situación no les convenga e independiente del fin de estas, por simple o complicado que sea.

Esto también entra a discutir un poco el tema de la felicidad. “El problema, entonces, no reside en la identificación de aquello que, en último término, mueve nuestros afanes, sino en saber en qué consiste, de hecho, ser feliz. Porque, aunque todos estamos de acuerdo en que queremos ser felices, no todos coincidimos en el contenido concreto de la felicidad {…} ”. Quisiera quedarme con esta frase en especial, porque es la que más tiene razón, puesto si alguien pregunta a otra persona qué le

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (4.2 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com