ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LA CRIANZA EN EL NIÑO


Enviado por   •  8 de Julio de 2018  •  Informes  •  2.538 Palabras (11 Páginas)  •  38 Visitas

Página 1 de 11

LA CRIANZA EN EL NIÑO

CRIANZA: Acción de criar un hijo, ayudar a desarrollarse, ayudar a crecer, adquirir cortesía, urbanidad y buena educación, en un tiempo y espacio que permite tener el cuidado del niño. (Dra. Anna Fornós i Barreras, neuropediatra).

Consideremos a la familia como facilitadora del desarrollo, elemento contenedor, clave en la simbolización, en el papel de protección, procurador de salud, impulsadora de la sociedad

ELEMENTOS QUE INTERVIENEN EN LA CRIANZA

  • Afecto: proveer al niño de un entorno afectivo adecuado es esencial para su desarrollo emocional y moral, proporcionándole seguridad.

 

  • Contención: Abrácelo si se deja. Muchos malos comportamientos son la expresión de emociones desagradables. Si lloran o si están tristes, generalmente el abrazo puede ayudar a contener la emoción. Si están demasiado alterado, como en el caso de una pataleta, mantenerse a su lado y acompañándolo en silencio lo hará sentirse mejor. Pero si está en un sitio público y se da una rabieta, intervenir verbalmente puede ser la solución, pero por el contrario también puede verse intensificada, por lo que marcar al niño y llevarlo por ejemplo al carro, al baño o cualquier otro sitio donde el despliegue de emociones sea menos disruptivo, con la finalidad de concentrarse en manejar el mal comportamiento más efectivamente en vez de preocuparse del que dirán.

  • Sentido común: Los padres comparten el conocimiento con sus hijos(as) a través de las vivencias diarias y que son considerados como prudentes, lógicos o válidos. Se trata que el niño (a) tenga la capacidad natural de juzgar los acontecimientos y eventos de forma razonable.

  • Creencias: Las creencias de los padres influyen positivamente o negativamente en sus hijos. Estas creencias han sido consideradas buenas predictoras de la conductas parentales, porque indican el clima emocional en el cual los(as) niños(as) y los(as) padres/madres operan y lo saludable de su relación
  • Educación: Los padres y la familia constituyen el agente educativo más influyente el desarrollo de la personalidad del niño durante los primeros años de la vida. Así, la familia trasmite a cada uno de sus miembros la experiencia social que la humanidad ha acumulado en su devenir histórico, y va formando a sus integrantes de acuerdo con las particularidades de dicha experiencia social.
  • Nivel socioeconómico: Entendida como combinación de elementos (nivel educativo, profesión, nivel de ingresos, calidad de vivienda), que repercuten en el coeficiente intelectual, niveles educativos, en la salud mental y en el tipo de comportamiento que manifiestan los padres y sus hijos.                                                                               (1)

ESTILOS DE CRIANZA (BAUMRIND)

  1. ESTILO DE CRIANZA AUTORITARIO: Diálogo inexistente. “las cosas se hacen así porque las digo yo”, a lo que los padres lo ven como obediencia, pero los niños como un abuso.

Se caracteriza por:

  • Ejercer un control sobre los hijos.
  • Imponer normas sin explicar los motivos y hacerlas cumplir utilizando el castigo.
  • Ser poco afectuoso con los hijos. Apenas dan abrazos o hablan de sus sentimientos hacia ellos.

Consecuencias: Niños y niñas con impotencia, rabia, ya que no pueden defenderse u opinar sobre las cuestiones que les afecta. Serán sumisos y presentarán una baja autoestima, además imposibilita la creación de un vínculo sano entre padres e hijos.

  1. ESTILO DE CRIANZA DEMOCRÁTICO: “¿ves por qué hay que seguir las reglas, hijo?” Supone altos niveles de exigencia a los hijos, combinados con una presencia afectiva fuerte. El afecto es importante, pero también las reglas.

Se caracteriza por:

  • Fomentar la responsabilidad y autonomía de sus hijos.
  • Marcar unas expectativas adecuadas y velan por que se cumplan.
  • Dan muestras de cariño y amor a sus hijos, y están pendientes de sus necesidades.
  • Ponen normas claras y aplican consecuencias educativas de forma consistente y firme.
  • Practican la escucha activa con sus hijos y alimentan la buena comunicación con ellos.

Genera que los niños tengan:

  • Seguridad en sí mismos.
  • Fortaleza en la toma de decisiones.
  • Persistencia para alcanzar sus metas.
  • Buenas capacidades para las relaciones sociales.
  • Valores como la empatía, el respeto y la responsabilidad.

  1. ESTILO DE CRIANZA PERMISIVO: “déjalo tampoco es para tan tanto”. No existe límites y normas. Atribuyen a los demás el mal comportamiento de sus hijos e hijas y ceden a sus deseos para evitar que tengan que lidiar con la frustración. Son padres afectuosos que les cuesta hacer cumplir las normas, por lo que no plantean límites para la conducta inapropiada.

En este tipo de crianza los padres se caracterizan por:

  • Ser afectivos con sus hijos y estar atentos a las necesidades de los niños.
  • No marcar normas y prohibiciones para garantizar la seguridad de sus hijos.
  • Ser flexibles en la aplicación de las normas.
  • Mostar un escaso control sobre las situaciones.

Consecuencias: Los niños tienen una imagen distorsionada de cómo funciona el mundo que lo rodea, aleja los valores, llega a hacer una persona exigente, impulsiva, dominante, rebelde, tienen una baja autoestima y una baja tolerancia  a la frustración.

  1. ESTILO DE CRIANZA SOBREPROTECTOR: Este niño no puede hacer nada, siempre hay que decirle lo que tiene que hacer. Es ejercido por los padres y madres, vigilantes, inseguros y temerosos.

Se caracteriza por:

  • Los padres y madres hacen las cosas por ellos.
  • Intervienen precipitadamente para evitar cualquier obstáculo que pueda hacer errar o fallar a sus hijos e hijas.
  • Este estilo de crianza transmite a los niños y las niñas que el mundo es un lugar amenazante y que por sí mismos no serán capaces de superar las dificultades.

Consecuencias: El niño (a) tiene dificultades para resolver problemas por sí mismo (a), presentando gran ansiedad porque no se sienten preparados para enfrentarse a ellos, lo cual daña seriamente su autoestima a largo plazo. Además se genera una dependencia hacia los padres, lo que es perjudicial para el desarrollo de la autonomía del niño, en consecuencia él o ella no conoce sus fortalezas y límites.

  1. ESTILO DE CRIANZA NEGLIGENTE: “Puede cuidarse solo, desde muy pequeñito, ha sido muy responsable”. Los padres no demuestran compromiso hacia la crianza de sus hijos e hijas, y transfieren la responsabilidad en otras figuras como los abuelos o los profesores.

Las características de este estilo es que:

  • No marcan disciplina ni normas claras, porque no se involucran en la educación de los hijos.
  • Generan un ambiente desorganizado.
  • No prestan apoyo emocional al niño.
  • Culpan a otros del mal comportamiento de los hijos (“en la escuela no les enseñan nada”).
  • Ignoran las necesidades afectivas del niño, o intentan cubrirlas con aspectos materiales.

Consecuencias: Tienen situaciones de peligros que dañan su integridad física porque no cuentan son la supervisión de sus padres. Además de ser impulsivo, no respeta las normas, tienen baja autoestima y poca empatía, por lo general presentan un bajo rendimiento académico.                                                                                                                      (2) (3)

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.8 Kb)   pdf (149.7 Kb)   docx (20 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com