ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Zona Muerta


Enviado por   •  20 de Junio de 2013  •  8.320 Palabras (34 Páginas)  •  190 Visitas

Página 1 de 34

NOTA DEL AUTOR

Esta es una obra de ficción. Todos los protagonistas son imaginarios. Puesto

que la novela tiene como telón de fondo la historia de la última década, es

posible que el lector reconozca a determinados personajes de la vida real que

desempeñaron sus papeles en los años setenta. Espero que ninguno de estos

personajes aparezca desfigurado. En New Hampshire no existe un tercer distrito

electoral y en Maine no existe ninguna ciudad que se llame Castle Rock. La

lección de lectura de Chuck Chatsworth ha sido extraída de Fire Brain, de Max

Brand, cuya primera edición norteamericana fue publicada por Dodd, Mead and

Company, Inc. Prólogo

1.

Cuando terminó sus estudios universitarios, John Smith había olvidado por

completo la fea caída que había sufrido en el hielo en aquel día de enero de

1953. En verdad, le habría resultado difícil recordarlo cuando terminó la escuela

primaria. Y su madre y su padre nunca se enteraron de que se había producido.

Estaban patinando en un tramo despejado del estanque Runaround, en

Durham. Los niños mayores jugaban al hockey con viejos palos remendados y

utilizaban como metas un par de cestos de patatas. Los críos más pequeños se

entretenían como han venido haciéndolo desde tiempos inmemoriales,

arqueando cómicamente los tobillos hacia dentro y hacia afuera, resollando en la

atmósfera helada a ocho grados bajo cero. En un ángulo del tramo despejado,

dos neumáticos ardían despidiendo abundante hollín, y unos pocos padres

permanecían sentados en las inmediaciones vigilando a sus chicos. La época de

los quitanieves todavía estaba lejos, y la diversión invernal aún consistía en.

ejercitar el cuerpo y no un motor de gasolina.

Johnny había bajado de su casa, situada un poco más allá del límite de

Pownal, con los patines colgados al hombro. A sus siete años era un patinador

bastante diestro. Todavía no estaba en condiciones de participar en los partidos

de hockey de los niños mayores, pero podía describir círculos alrededor de la

mayoría de los otros críos de su edad, que hacían girar constantemente los

brazos para conservar el equilibrio o caían despatarrados sobre sus

asentaderas.

En ese momento patinaba lentamente por el perímetro exterior del tramo

despejado, lamentando no poder deslizarse hacia atrás como Timmy Benedix,

mientras escuchaba cómo el hielo retumbaba y crujía misteriosamente más

adelante bajo la capa de nieve, y mientras escuchaba también los gritos de los

jugadores de hockey, el traqueteo de un camión cargado de madera que

cruzaba el puente rumbo a U. S. Gypsum en Lisbon Falls, el murmullo de la conversación de los adultos. Se sentía muy feliz de estar vivo en ese frío y

hermoso día de invierno. No tenía ningún problema, nada lo inquietaba, no

deseaba nada... excepto poder patinar hacia atrás como Timmy Benedix. Pasó

patinando junto al fuego y vio que dos o tres de los adultos hacían circular una

botella de licor.

–¡Dame un trago! –le gritó a Chuck Spier, que estaba abrigado con una

gruesa camisa de leñador y unos pantalones de franela verde para la nieve.

Chuck le sonrió.

–Lárgate de aquí, mocoso. Oigo que tu madre te está llamando.

Johnny Smith, el crío de seis años, también sonrió y se alejó patinando. Y vio

que Timmy Benedix en persona se acercaba cuesta abajo, seguido por su

padre, por el lado de la pista que correspondía a la carretera.

–¡Timmy! –exclamó–. ¡Mira esto!.

Se volvió y empezó a patinar desmañadamente hacia atrás. Sin darse cuenta

de ello, se estaba introduciendo en la pista de hockey.

–¡Eh, renacuajo! –gritó alguien–. ¡Quítate de en medio!.

Johnny no lo oyó. ¡Lo estaba logrando! ¡Patinaba hacia atrás! Había

encontrado el ritmo... repentinamente. Consistía en una especie de balanceo de

las piernas...

Bajó la vista, fascinado, para observar lo que hacían sus piernas.

El disco de hockey de los niños mayores, viejo y maltrecho y lleno de

muescas en los bordes, pasó zumbando junto a él, sin dejarse ver. Uno de los

jugadores, que no era un gran patinador, lo estaba siguiendo con una arremetida

ciega, frontal.

Chuck Spier previó lo que iba a ocurrir. Se puso en pie y vociferó:

–¡Johnny! ¡Cuidado!

John levantó la cabeza ...y a continuación el mal patinador lo embistió a toda

velocidad, con sus ochenta kilos.

Johnny salió despedido, con los brazos estirados. Una fracción de segundo

después su cabeza golpeó contra el hielo y

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (50.7 Kb)  
Leer 33 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com