ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

SIN PABLO RUIZ, NO HABRIA PICASSO


Enviado por LWoodsen  •  12 de Diciembre de 2018  •  Biografías  •  3.147 Palabras (13 Páginas)  •  20 Visitas

Página 1 de 13

SIN PABLO RUIZ,

NO HABRIA PICASSO

El niño Pablo Ruiz: su vida y su formación en A Coruña

Historia del Arte. 1º - P3

Resumen:

En el presente trabajo se realiza un análisis de una etapa específica de la vida de Pablo Picasso, concretamente un periodo comprendido entre los años 1891 y 1895 en el que el artista residió en la localidad gallega de A Coruña.

Introducción:

Con este trabajo se tiene como finalidad el estudio de una etapa algo desconocida de Pablo Picasso pero sumamente importante; hablamos sobre su infancia y sus primeros años de adolescencia, en concreto sobre aquellos en los que estuvo residiendo en A Coruña (Galicia); un periodo que según Josep Palau i Fabre y John Richardson, expertos historiadores sobre la vida del artista, ha sido fundamental a la hora de definir su trayectoria artística.

     

Pablo Ruiz Picasso nace en la provincia andaluza de Málaga en 1881. A punto de cumplir 10 años, en 1891 se traslada junto a su familia a A Coruña dónde reside hasta 1895, debido a que su padre acababa de obtener una plaza de profesor de Dibujo de Figura y Adorno, tras haberlo intentado con antelación en dos ocasiones, en la recién abierta Escuela Provincial de Bellas Artes de A Coruña.

Vivieron estos cinco años en el segundo piso de la calle Payo Gómez, 14; dónde actualmente se ha recreado una vivienda del siglo XIX en la que se pueden ver reproducciones de la obra coruñesa de Picasso y de la de su padre.

A simple vista puede parecernos un corto periodo de tiempo, una etapa sin relevancia pero, lo cierto es que, como dice el ex alcalde Carlos Negreira[1]: “A A Coruña llega un niño en 1891, pero de aquí se marcha un artista en 1895”. Sin lugar a dudas, A Coruña catapultó la genialidad que por aquel entonces, ya brillaba en sus pinceles.

Estos años en la localidad gallega fueron tan relevantes en su carrera artística ya que es en este periodo en el que, por primera vez, recibe formación académica y trabaja bajo la supervisión de su primer mecenas, Ramón Pérez Costales y sus primeros maestros, el escultor Isidoro Brocos, Román Navarro y Antonio Amorós y Botella.

Por otro lado, sufre su primer contacto con la muerte cuando fallece su hermana Conchita debido a una infección por difteria, y conoce el primer amor, de la mano de la niña Ángeles Méndez Gil.

Además, es en esta etapa cuando se produce el nacimiento de su conciencia política, ligada al republicanismo; crea sus primeras obras maestras: “La muchacha de los pies descalzos” y “Retrato de Ramón Pérez Costales”; realiza su primera exposición a la temprana edad de 13 años en el número 20 de la calle Real, por lo que también recibe los primeros elogios de la crítica.

Pero por si todos estos sucesos fueran poco, el propio artista tiene confesado en alguna ocasión que él consideraba que los retratos realizados en estos años eran mejores que otras obras realizadas con posterioridad e incluso, que tenían mucho más valor para él a pesar de estar mucho menos cotizadas, por lo que, no es de extrañar que ciertas obras realizadas en A Coruña le hayan acompañado a lo largo de su vida para ser expuestas en las diferentes viviendas por las que ha pasado.

Entonces, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que fue en esta ciudad, en A Coruña, donde tuvo lugar el nacimiento de un artista.

Adentrándonos un poco más en lo referente a su formación hay que decir que fue aquí, en la ciudad herculina, donde comienza realmente a pintar y a dibujar, donde empieza a formarse académicamente en la Escuela Provincial de Bellas Artes tras haber sido alumno del colegio Eusebio da Guarda en el que cursó la secundaria.

En dicho colegio frecuentaba los “cuartos de arresto”, es decir, los calabozos, en los que el director lo encerraba por indisciplina. Es por este motivo por lo que no podemos considerar al joven Pablo un buen estudiante, más bien era un niño con una gran facilidad para distraerse de algo que no fueran sus dibujos, llegando a realizarlos hasta en la última página de sus libros de texto.

Podríamos decir que, en cierto modo, Picasso buscaba ser castigado para poder quedarse solo y así entregarse a su devoción, el dibujo.

Sin embargo, un año después, en 1892, se matricula en la Escuela de Bellas Artes, compaginando ambos estudios hasta 1894, año en el que deja a un lado sus estudios de bachillerato para centrarse de lleno en su gran pasión, las Artes. Es aquí cuando su padre parece al fin aceptar que su hijo sin duda demostraba una maestría impropia de su edad y que acabaría alcanzando esa fama que él siempre anheló, y es por ello por lo que le acabaría donando sus propios pinceles.

En la escuela de arte sus calificaciones mejoran considerablemente, llega incluso a figurar entre los alumnos más destacados y logra tener la oportunidad de, a parte de su padre, tener otros maestros como Román Navarro o el escultor compostelano, Isidoro Brocos; aunque sin duda, el mayor mérito se lo debemos otorgar a su padre, ya que, un mediocre pintor puede ser (y fue) un magnífico profesor.

Por otra parte debemos destacar que en ese primer curso, en el mes de Agosto, se inaugura la que podemos considerar la primera exposición colectiva en la que participa.

En la exposición figurarían los trabajos elaborados durante el curso, los cuales debían ser entregados al profesor, firmados y fechados. Actualmente se conservan solamente seis de los trabajos realizados en el curso 1892 - 1893: “Hombre desnudo, sentado”, “Torso de Belvedere”, “Doble estudio de perfil de un hombre barbudo” (copiados de láminas de Bargue), “Estudio doble del ojo izquierdo” (tomado de una lámina de Julien), “Perfil derecho de un hombre con bigote” y el sexto “Academia. Flor de acanto”.

[pic 1]

Pablo Picasso

Academia. Torso

A Coruña, 1892 – 1893

Carboncillo y lápiz conté sobre papel

52,1 x 36,7 cm

Pablo Picasso

Hombre desnudo, sentado

A Coruña, 1892 – 1893

Lápiz conté sobre papel

51,8 x 36,5 cm

[pic 2]

Pablo Picasso                                                  Pablo Picasso

Estudio doble del ojo izquierdo                          Academia. Flor de acanto

A Coruña, 1892 – 1893                                     A Coruña, 1892 - 1893

Carboncillo sobre papel verjurado                     Lápiz conté y carboncillo sobre papel

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (18.3 Kb)   pdf (716.9 Kb)   docx (1.3 Mb)  
Leer 12 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com