ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Trench (mi propia versión de la historia)


Enviado por   •  3 de Octubre de 2018  •  Trabajos  •  1.636 Palabras (7 Páginas)  •  11 Visitas

Página 1 de 7

Al centro del laberinto comenzaba una tormenta de flores amarillas. Un chico corría de algo, no de la tormenta, de hecho aprovechó la protección que ésta le brindaría para empezar a correr y que no vieran su dirección. Lo último que recordaba era querer huir, salió junto con los Banditos hacia Trench. Los obispos se habían enterado de la rebelión y la guerra que preparaban gracias a los buitres que vigilaban la ciudad de Dema.

Los habían visto a pesar de que ellos habían sido extremadamente cuidadosos, todos habían seguido al pie de la letra las instrucciones que Josh les había enviado atadas a las flores amarillas durante varias semanas. De hecho la “tormenta de flores” no era una tormenta en realidad, era la medida de seguridad que habían planeado tomar en caso de que algo así pasara. Los obispos tenían miedo de lo amarillo, de lo hermoso. Además, al ser tantos Banditos con tantas flores, se perdería el rastro que, en este caso Tyler, pudiera dejar.

Ahora, ¿cómo llegaron a esa situación? ¿En qué momento se dieron cuenta del control que Dema y los obispos tenían sobre ellos? ¿Cómo se dieron cuenta de lo manipulador que era el Vialismo?

Hace muchos años se fundó Dema, una ciudad con nueve torres en el centro, todas las casas, personas, etc., eran aparentemente normales. Era toda una comunidad que practicaba el Vialismo, una religión que se basaba en el uso de la luz para hacer diferentes ritos. Los líderes de aquella sociedad y religión eran los 10 obispos, y a su vez, ellos tenían un jefe o capitán llamado Nico. Así que eran básicamente Nico y los nueve.

A las afueras de Dema, se encontraba Trench, esa era la frontera entre Dema y el resto del mundo, el cual era desconocido para todos los habitantes de Dema, los únicos que lo habían conocido eran las personas que se sumaron más tarde a la comunidad. Aunque esto no era una gran ventaja, ya que sus memorias eran vaciadas para poder vivir ahí, lo único de lo que realmente tenían consciencia era de su nombre y del tiempo que llevaban habitando ahí.

Vivieron en paz durante varias generaciones, en una sociedad falsamente perfecta. Había una gran opresión pero nadie lo notaba. Quienquiera que estuviera en contra de las ideas que se tenían, desaparecía poco después, pero nadie en la comunidad recordaba lo que había pasado. Además de que para ellos mismos era una vergüenza estar en contra de las creencias que aquellas personas consideradas la ley, les impusieron, con las que fueron criadas desde su nacimiento. El que fue considerado como el primer rebelde que logró escapar, fue alguien llamado Clancy, no se supo su apariencia ni quién era realmente. Clancy era su apodo, esto porque él mismo se lo puso, no porque alguien lo hubiera decidido,. Antes de su escape, redactó una serie de cartas explicando la situación en la que todos vivían y firmó con ese nombre. Dichos textos fueron encontrados meses después en una fábrica abandonada por un chico de en ese entonces 28 años llamado Josh.

Quedó perplejo por todo lo que las cartas contenían. En ellas, Clancy manifestaba su consternación en torno a temas como que nunca sintió a Dema como un hogar; o que no entendía por qué había tardado nueve años en su estadía ahí en darse cuenta de que “el obispo más amable” llamado Keons, era realmente igual de maligno que los demás. Comentaba que todo el tiempo oyó hablar de Nico, pero nuca lo vio en persona. En varias ocasiones mencionó la libertad de expresión y libertad física, la cual le había sido arrebatada sin siquiera darse cuenta. En una carta hizo hincapié en que admiraba la paz que se mantenía, pero que a pesar de ello, nunca se sintió completamente parte de ésta.

Cuando la lectura de Josh concluyó, éste quedó impresionado por todo lo que había visto. Había incluso un mapa de Dema que indicaba que el lado más seguro para escapar era el este. El oeste estaba bloqueado por un muro impenetrable, pero el muro en el lado este tenía una abertura a modo de túnel por la que fácilmente podrían pasar 10 personas horizontalmente. Esto, claro está, después de evadir toda la seguridad que la ciudad tenía, una vez pasando eso, llegarían a Trench y estarían a salvo. Sería difícil dejar atrás todo lo que conocían y todo lo que poseían, aunque si eso significaba ser felices y tener una mente y voluntad propia, entonces lo valía.

Tomó las cartas más importantes y las llevó hasta su casa. No podía creer qué tan cerrados tenía los ojos, sabía que tenía que aparentar ser como los demás. No era posible enseñarle a cualquiera las cartas, podían ser incrédulos e incluso acusarlo de traición. Se decidió a ser paciente, observar a todo el pueblo, analizarlo y encontrar a todos aquellos que se vieran infelices, cansados o con algún malestar emocional. De algún modo sabía que estas personas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.5 Kb)   pdf (48.6 Kb)   docx (14.2 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com