ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Conflicto Interno En Colombia


Enviado por   •  29 de Junio de 2011  •  6.235 Palabras (25 Páginas)  •  2.350 Visitas

Página 1 de 25

Conflicto Interno en Colombia

Conflicto Interno Colombiano

El Conflicto Armado hunde sus raíces en el asesinato de Jorge E. Gaitán, el cual fue la señal dada por el imperio desde el partidor o largada del Terrorismo de Estado en Colombia. 300 mil muertos y 1 millón de desplazados hablan muy a las claras cómo serían de ahí en adelante las “soluciones” a los conflictos que se generaban por las carencias insatisfechas del pueblo.

Se produjo entonces una redistribución de la tierra -un país eminentemente campesino, en ese entonces-, y surgieron las nuevas clases terratenientes, al punto que se considera que la redistribución violenta de la tierra es la característica fundamental de ese capitalismo deformado que transitaba Colombia.

Posterior a un corto período de paz, o de silenciamiento de los fusiles populares mas no de las armas estatales por cuento desde el estado se produce la cacería de los comandantes guerrilleros, Guadalupe Salcedo en otros, se desata la más feroz operación militar conocida hasta entonces. El Plan LASO o ”Ataque a Marquetalia”, con 16.000 soldados, la aviación y la guerra biológica con lanzamiento de la ”Peste Negra”, contra 48 campesinos que laboraban la tierra, señala el inicio del experimento que los gobiernos de Estados Unidos adelantaban a fin de ”combatir el comunismo” mediante operaciones contrainsurgentes que hoy se ven como ”normales”.

Nacen como respuesta popular las FARC y desde su nacimiento enarbolan la bandera de la paz entre los colombianos, además de las consignas contra el capitalismo que representa la explotación del hombre por el hombre y toda la carga de desigualdades y exclusiones que padece el pueblo colombiano. Las FARC se declaran Marxistas-Leninistas, doctrina que aplican creadoramente a través de los años en su vida política-militar, base de sus análisis sobre la situación colombiana.

Es necesario aclarar que la lucha adelantada por la guerrilla de las FARC es asimétrica, desigual, sólo igualada por el creativo popular que va encontrando maneras de golpear a las fuerzas estatales que responden al ideario y las doctrinas dictadas desde los centros de poder del imperio y aplicadas gustosamente por los gobernantes de turno. Es así como cada gobernante tiene su propio ”Plan de Guerra”, empezando por el ”Plan LASO” de Guillermo León Valencia, siguiendo con el ”Estatuto de Seguridad” de Julio César Turbay Ayala, posteriormente la ”Guerra Integral” de César Gaviria Trujillo, hasta llegar al ”Plan Colombia” de Andrés Pastrana y las fases II y III del Plan Colombia conocidas como ”Plan Patriota” y ”Plan Consolidación” de Álvaro Uribe Vélez.

La enorme frustración de la oligarquía colombiana al no poder vencer en el campo de batalla y el creciente peso específico de las FARC en la vida nacional, obliga a los gobernantes a sentarse en mesas de diálogo, a fin de buscarle una salida política al conflicto armado. La oligarquía y sus funcionarios estatales siempre han querido ganar en la mesa de negociación lo que no han podido en el campo de batalla -vencer a las FARC-, lo cual ha llevado al fracaso los intentos de los diálogos de paz y por ello los gobiernos oligárquicos han pateado la mesa de negociación, con la orientación y aquiescencia del imperio.

La guerrilla de las FARC ha sido consciente que no es posible alcanzar una paz duradera si no se abordan los crónicos problemas que sufre el pueblo colombiano, si no se abordan las causas que dieron origen al Conflicto Armado Interno. En el Caguán (último intento de alcanzar la Paz) se acordó una Agenda Común que es un paso significativo en esa dirección, pero precisamente cuando la oligarquía y el imperio estadounidense se dieron cuenta de ello, patearon la mesa para implementar el Plan B imperial, el Plan Colombia.

Diez años que han significado la más cruda guerra y miles de miles de víctimas, de parte y parte, pero también han significado la demostración irrefutable de la invencibilidad de la guerrilla cuando ella es expresión fehaciente de pueblo en armas. Podrán gastar miles de millones de dólares -ya llevan más de 135 mil millon es de dólares con el Plan Colombia-, pero si no se dialoga nunca podrán solucionar el Conflicto Armado porque sus raíces están en el sistema económico y político que ha impuesto el imperio gringo a nuestra nación, aceptado con las rodillas hincadas por la oligarquía colombiana.

Por ello, hoy, diez años después, esperamos que la conducta guerrerista de los funcionarios del estado, en primer lugar del presidente de la república, sea refrenada por la realidad, la única fuente de verdad. Esperamos que los esfuerzos que hace la sociedad civil -entre ellos COLOMBIANAS Y COLOMBIANOS POR LA PAZ-, sean justamente evaluados. No quisiéramos que el futuro de nuestro país fuera”la guerra civil”.

Narcotráfico en Colombia

Colombia ha tenido cuatro de los carteles de narcotráfico más poderosos del mundo, que en algunos lugares crearon una nueva clase social e influenciaron grandemente la cultura colombiana. El uso de la hoja de coca, la marihuana y otras plantas, había sido parte del estilo de vida de algunas comunidades indígenas a lo largo de América del Sur, pero la demanda mundial de drogas psicoactivas durante las décadas de 1960 y 1970 incrementaron la producción y procesamiento de estas en Colombia. Se implementaron leyes de prohibición en Estados Unidos y en Colombia para sofocar el efecto negativo de las drogas en la sociedad y castigar a quienes las cultivaran, poseyeran, comercializaran o distribuyeran.

Desde el establecimiento de la guerra contra las drogas, los Estados Unidos y algunos países europeos han proveído al gobierno colombiano ayuda logística y financiera para implementar planes que permitan combatir el tráfico de drogas. El programa más notable ha sido el Plan Colombia, el cual también está destinado a combatir los grupos armados ilegales calificados por estos países como terroristas, entre ellos paramilitares y guerrillas, que en la década de 1980 empezaron a financiarse con esta actividad ilícita.

A pesar de estos programas Colombia sigue siendo el líder mundial en producción de cocaína con aproximadamente el 70% del total de distribución a nivel mundial y el 90% del procesamiento, según un informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos en 2004.[1]

En junio de 2008 se reveló un informe de las Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, en el que alertaba del crecimiento de cultivos de cocaína en el país durante 2007. Mientras que en 2006 los cultivos comprendían 78.000 hectáreas sembradas, en 2007 aumentaron a 99.000

Las

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (38.7 Kb)   pdf (194.3 Kb)   docx (27.2 Kb)  
Leer 24 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com