ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Eficiencia Laboral


Enviado por   •  9 de Abril de 2013  •  3.148 Palabras (13 Páginas)  •  1.111 Visitas

Página 1 de 13

Estrategias para mejorar la eficiencia laboral, hacerla más rentable y ganar

Es un hecho que durante esta crisis económica mundial, las empresas están siempre en busca de una eficiencia laboral que les ayude a mejorar productos a un bajo costo y así optimizar su rentabilidad.

Lo anterior ha provocado que los líderes corporativos estén tratando de sacar más provecho de su fuerza de trabajo existente. En definitiva es un menudo problema: “Las personas que componen estas fuerzas de trabajo no son tan eficientes como podrían creer” afirma Matthew Marciniak, director de una firma consultora de estrategia y desarrollo de negocios.

De acuerdo con un estudio de llevado a cabo por la firma consultora de Marciniak, en el que siguió a trabajadores durante once mil horas a través de cuatro sectores, encontró que menos del 50% de los empleados le otorgan un valor añadadido a su producto o servicio final. Esto deja enormes oportunidades para las organizaciones de mejorar la productividad sin tener que recurrir a costosas inversiones o despidos de personal perturbadores.

Cada vez más empleados le están dedicando 10 ó 12 horas diarias a su jornada laboral. Des-afortunadamente están produciendo los mismos resultados que si le dedicaran tan sólo ocho. Resultado: el personal está trabajando más sin salir adelante.

De acuerdo con los expertos, simples pasos pueden crear un cambio significativo y generar un impulso considerable en los recursos existentes:

1. Comprender el concepto de “valor añadido”. Entender perfectamente lo que genera valor para los clientes debiera ser el primer paso en cualquier ejercicio de mejora. Una vez que esto esté establecido, cada empleado, supervisor y operador debe tener claro el papel que desempeñan en la adición de valor al producto final. Sin un conocimiento firme sobre lo que es la generación de valor y lo que no es, las acciones tomadas producirán resultados incipientes.

2. Identifique los problemas de raíz. Del mismo modo, debiera realizarse un esfuerzo para llegar a las causas subyacentes que no añaden valor a las acciones. Una revisión simple de los problemas, a menudo, es insuficiente. Cuando se encuentre la raíz de los problemas se podría descubrir la verdadera causa que debe abordarse. Al igual que el paso anterior, las medidas adoptadas para corregir el problema equivocado no afectará el fin deseado.

3. Sistematizar las soluciones. Por último, crear un sistema de personas, procesos y herramientas podrían ayudar a resolver los problemas identificados. Con las piezas correctas en su lugar, los cambios que se realicen lograrían una mejora contínua. La mayoría de las empresas cuentan con la capacidad, pero la falta de voluntad o el conocimiento necesarios hace que los cambios no produzcan el efecto deseado.

A menudo los gerentes y supervisores se quejan de que los empleados no son tan productivos como debieran. A esto, los expertos recomiendan que en primer lugar hay que centrarse en actividades que añadan valor y en segundo, tener los procesos correctos en su lugar.

Cambiar en una organización nunca es fácil, pero la necesidad es evidente y la solución clara. Llevar a cabo los ajustes necesarios a la forma en la que los empleados pasan el tiempo en su trabajo darían lugar a importantes incrementos en la productividad, salvar puestos de trabajo y generar un gran impulso en el negocio.

Empleo, eficiencia laboral y desarrollo humano

Los términos de empleo, eficiencia y desarrollo humano deben utilizarse de modo que se comprenda su íntima relación en la economía.

Este artículo podría titularse también: “Empleo, eficiencia y equidad”, “Empleo, eficiencia y productividad” o “Empleo, eficiencia y distribución del ingreso”, entre otros títulos usuales hoy día al escribir sobre la temática, o mejor, que reflejan la preocupación y los problemas que afectan al mundo. Cada uno enfoca y persigue objetivos diferentes; sin embargo, salta a la vista que dos elementos se repiten: empleo y eficiencia, aunque no se deben desatender, de ninguna manera, la distribución del ingreso y la equidad.

Es preciso subrayar la importancia de vincular el empleo con el trabajo y estos dos asuntos con el desarrollo humano, social y personal. Es así que a la eficiencia se le agrega, en este caso, un apellido, lo laboral, que le otorga algo así como un significado. Tampoco estaría de más hablar de efectividad laboral porque, a nivel de empresa, cada organización se plantea sus metas de acuerdo con el grado en que es capaz de alcanzarlo. Sin embargo, se pone énfasis en la eficiencia porque es imprescindible, dadas las condiciones no solo económicas y macroeconómicas, sino también demográficas y organizativas de producir más con menos recursos.

El desarrollo humano está presente en el sentido del mejoramiento de las capacidades del ser humano para ampliar sus opciones, pues es consustancial al empleo y a la equidad. Al primero, porque el acceso a un empleo con ingresos dignos es condición indispensable para el avance de la equidad social y desde el punto de vista económico permite vincular la fuerza de trabajo a los medios de producción y estimular, o desestimular, la productividad del trabajo y la eficiencia. En lo social, contribuye a la realización profesional del individuo, al sustento de la familia y al desarrollo social de las personas.

Todo ello, bajo una perspectiva de equidad, que implica un mejoramiento de la calidad de vida. Pero no se trata solamente de un problema vinculado a la distribución del ingreso, sino que alcanza también la del consumo, la igualdad de oportunidades y al capital humano que, desde la perspectiva del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), abarca, principalmente, las inversiones en salud y educación.

No es difícil entender que, en una sociedad socialista, la equidad es extremadamente importante para evaluar la dimensión del desarrollo social, económico, político, ambiental y cultural. Está vinculado estrechamente a los conceptos de vulnerabilidad e integración.

En consecuencia, la igualdad de oportunidades para todos y los esfuerzos personales se complementan con los esfuerzos y políticas del Estado para garantizar que cada integrante de la sociedad pueda ser, efectivamente, un sujeto activo participativo en el proyecto de desarrollo. Por lo tanto, las políticas estatales —no es de dudar— son condiciones imprescindibles de la equidad y del desarrollo humano. En este sentido, el empleo y las políticas de empleo son fundamentales.

Pero, a la altura de haber alcanzado el pleno empleo con las cifras estadísticas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (19.9 Kb)  
Leer 12 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com