ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Los Cinco Lenguaje Del Amor De Los Niños


Enviado por   •  27 de Octubre de 2012  •  2.602 Palabras (11 Páginas)  •  366 Visitas

Página 1 de 11

Los Cinco Lenguajes del Amor de los Niños

Hablarle a los niños de forma que estos entiendan el mensaje correctamente, no es fácil. Hay muchas maneras de cómo comunicarse con los niños, lo ideal es buscar la mejor forma para hacerles saber lo mucho que sus padres los aman.

Cuando los niños se sienten amados van conformando un molde de amor que siempre van a tener presente ante cualquier situación, un niño lleno de amor va a ser una persona llena, completa y feliz, porque tuvo buenos cimientos para conformar su vida. Los padres que trabajan día a día para esto, les va hacer más fácil enfrentar las diferentes situaciones por las que pasen sus hijos en adelante.

Por lo general casi todos los padres quieren a sus hijos y todos tienen formas diferentes de expresarlo, pero eso es lo importante expresárselo, hacerles ver lo mucho que los aman y que ellos lo sientan, porque de nada vale sentir el amor hacia ellos si no lo demuestran. Muchos padres dan por sentado que sus hijos saben que los aman, otros piensan que con solo decirles una frase de “te quiero”, ya ellos tienen que saberlo, pero no es así, los padres deben tanto demostrarlo como decírselo diariamente, es de suma importancia que los hijos lo sientan de corazón.

Desde los primeros años de vida, el niño necesita amor, primero con su madre como reflejo de la alimentación que le proporciona y al darle esta, va creando un vínculo entre ambos. Luego cuando el niño va creando su independencia ya no solo recibe amor, ahora es capaz de darlo no solo a sus padres, sino también a las personas con las que convive diariamente, y conforme vaya creciendo si el niño recibe amor, sigue expresándolo a los demás. Aunque con el pasar del tiempo no siempre el niño va actuar respondiendo al amor que sus padres le mostraron, como por ejemplo en la adolescencia, que es una etapa sumamente difícil, donde los sentimientos van a estar en conflicto; como padres los más importante es seguir demostrándoles amor y tratar de tener la mayor armonía posible entre ambos; una vez pasada esta etapa, los hijos vuelven a su estrecha y amorosa relación con ellos.

Todos los niños y las personas tienen diferentes formas tanto de dar como de recibir amor; lo esencial como padres es saber cuál es el lenguaje que sus hijos tienen, es aprehender su propio lenguaje de amor, para así poderles dar el amor que tanto se merecen y necesitan para ser unas personas amadas. Los cinco lenguajes idóneos son: el contacto físico, las palabras de reafirmación, tiempo de calidad, los regalos y por último, prestarles un servicio. Aunque un niño se identifique más con un lenguaje que con otro, no precisamente va a enfocarse en ese, deben realizar todos los lenguajes con sus hijos .Los padres deben tener presente también, que no todos los hijos tienen el mismo lenguaje de amor, por lo tanto deben conocer en cual se enfoca más cada hijo; así como no dejar de dárselo, algunos padres piensan que porque ya son adolescentes o son adultos, ya ellos lo saben, pero no es así, este lenguaje se debe mantener siempre, porque estas futuras personas van a tener sus propias familias y van a necesitar de todos los valores, enseñanzas y sobre todo el amor que sus padres les brindaron.

El primer lenguaje es “El contacto físico”. Este es el más bondadoso ya que no se necesita de un evento especial para darle un abrazo, un beso o una caricia a su hijo. Cuando los padres le demuestran a sus hijos cuanto los aman dándoles modos de afectos físicos y estos los recibe con gusto, se podría afirmar que es el lenguaje de amor con el que más se identifica esa persona, por lo tanto cada vez que entre padres e hijos lo demuestren, ambos se van a sentir bien, felices y sobre todo llenos de amor.

Este lenguaje de amor no se limita únicamente a los abrazos, besos o caricias, va mucho más allá; en alguna ocasión es solo rozar con los dedos la cabeza mientras duermen, o un masaje en los pies, etc. En fin hay cientos de formas de demostrar el verdadero amor que se tiene a sus hijos mediante el contacto físico.

Durante los primeros años de vida el niño aprende a conocer al mundo por medio de su cuerpo, aprende a conocer las partes de su cuerpo, y que mejor forma de hacerlo que por medio de las caricias. Cualquier momento u oportunidad es buena para darle una caricia: en el baño, jugar en la tina, mientras se está vistiendo, cuando ya se va a dormir, cuando están jugando, etc. Hay sin número de ocasiones para aprovechar y brindarle esas caricias, ese afecto, ese amor que tanto necesita desde pequeño.

En estos primeros años de vida el niño se va a interesar aparte de conocer su cuerpo, en buscar su identidad sexual si es hombre o si es mujer, y la manera en que ellos se van a sentir más seguros para encontrar esa identidad es con el amor, las caricias que se proporcionan desde muy pequeños. Si los padres trabajan o por alguna otra razón pasan fuera de la casa, deben cerciorarse que las personas que cuidan a sus hijos estén dispuestas a darles esas caricias que tanto necesitan, esto va a ayudar a formar niños con una autoestima alta y una identidad sexual sana.

Conforme los niños crecen van adquiriendo responsabilidades, ya ingresan a la escuela y juegan con amigos; aunque algunos niños se resisten al contacto físico y a las caricias, los padres deben buscar la oportunidad para demostrárselos, cuando se van a la escuela o cuando regresan, un fuerte abrazo puede hacer la diferencia.

Tanto los niños como las niñas necesitan de estas caricias, aunque los niños suelen ser menos efusivos que las niñas hay algunas formas de cómo lograr acercarse a ellos, por ejemplo, mientras realiza la tarea se le puede acariciar su cabeza, mientras ven la televisión puede darle un abrazo, en fin cualquier momento o situación es bueno para demostrarle cuanto los aman.

Luego que van ingresando a otras edades, quizá puede ser un poco difícil acercarse a los hijos, pero si los padres desde pequeños les han dado el afecto físico y emocional que necesitan, y continúan dándolo, no tiene por qué ser tan difícil el acercarse a ellos.

Tanto antes como durante la adolescencia los padres deben respetar el espacio y el momento en que se encuentran para realizar algún afecto físico, por la edad que están viviendo les resulta incómodo en ocasiones, por ejemplo si se encuentran con los amigos, si están en la escuela o colegio. Si ellos tienen la iniciativa no hay que censurarlos, pero sino dejar las caricias y otros afectos para la intimidad del hogar es lo idóneo. En esta edad si bien las mujeres se identifican con las madres y los hombres con los padres, es importante que ambos les brinden el cariño y el afecto necesario para pasar esta etapa de la mejor manera.

Entender

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.6 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com