ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Origen de la Psicología de la Gestalt


Enviado por   •  23 de Marzo de 2020  •  Documentos de Investigación  •  1.079 Palabras (5 Páginas)  •  14 Visitas

Página 1 de 5

Origen de la Psicología de la Gestalt

La teoría de la Gestalt surgió en Alemania a principios del siglo XX.

Como concepto teórico, la Gestalt parte del estudio sobre cómo el ser humano percibe la realidad. Según esta corriente, las personas no perciben elementos aislados, sino que dichos elementos se organizan en totalidades, a las cuales se les confieren significados específicos. Asimismo, dentro de dicha totalidad hay elementos que sobresalen y otros que quedan en un segundo plano. Los elementos que cada persona -desde su subjetividad- percibe como más sobresalientes, reciben el nombre de figura y los demás elementos constituyen el fondo.

Goldstein, psiquiatra y neurofisiólogo, fue el primero en trasladar estas nociones de la Psicología de la Gestalt o ‘de la percepción’ al dominio de la psicoterapia. Demostró que las leyes de la forma implícitas en la Psicología Gestalt tienen validez no sólo en el contexto fisiológico, sino también en el organismo como un todo (Burga, 1981).

La terapia Gestalt

La terapia Gestalt forma parte de las denominadas teorías humanistas, cuya premisa es buscar el bienestar a partir de las potencialidades de la propia persona.

Su creador es Fritz Perls. Para él, el ser humano tiene la capacidad de “autorregularse” y alcanzar la homeostasis -el equilibrio- y esto lo logra cuando satisface sus necesidades prioritarias, las que en ese momento constituyen su figura o su Gestalt.

Constantemente nos encontramos formando nuevas gestalt que al ser satisfechas o cerradas reemplazamos por otras que en ese momento ocupan el primer lugar en nuestra jerarquía de necesidades.

Cuando las necesidades no son resueltas surge una “Gestalt inconclusa” y puede quedar en el individuo una energía interrumpida que a través de situaciones repetitivas busque completarse posteriormente. 

En este sentido, la terapia Gestalt se encamina a: 1) traer a la conciencia la necesidad pendiente de ser satisfecha y 2) detectar y resolver en el presente la situación inacabada del individuo. El fin último de la terapia Gestalt no es necesariamente solucionar un problema, sino que la persona tenga las herramientas necesarias para entrar en contacto y a partir de ello, elegir y actuar de manera consciente.

Tres preceptos clave de la terapia Gestalt

El aquí y el ahora. La terapia Gestalt hace hincapié en el momento presente, en el entendido de que todo lo que ocurre es en el ahora, puesto que el pasado ya no existe y el futuro todavía no es. En terapia, no se trata nada más de identificar el suceso que detonó un conflicto, sino de traerlo al presente y ver de qué manera se manifiesta en el aquí y el ahora. En lenguaje coloquial, se trata de cambiar el ¿por qué? Por el ¿cómo? (p.e. “¿por qué me cuesta trabajo perder el control?” Esta pregunta no es tan útil como el hecho de preguntar ¿cómo me afecta en mi vida presente sentir que pierdo el control?)

El darse cuenta (awareness). Darse cuenta es entrar en contacto con lo que uno es, siente y percibe.

El terapeuta presta especial atención a las percepciones, al impacto emocional y a las acciones que lleva a cabo el individuo, pero lejos de interpretar la información, “le devuelve” a la persona la misma información que recibió, dejando a un lado sus prejuicios y suposiciones personales. De esta manera, la propia persona es quien se da cuenta de lo que le pasa.

Pueden presentarse 3 tipos de “darse cuenta” (Santacruz, Valiente, Velásquez y Lazcano, 2011):

  1. Darse cuenta del mundo, es decir, entrar en contacto con los objetos y acontecimientos (externos) que nos rodean.
  2. Darse cuenta de uno mismo, de todas las sensaciones, emociones y sentimientos que ocurren dentro de cada quien.
  3. Darse cuenta de la fantasía, incluye las actividades mentales que nos permiten ponernos en contacto con nuestras fantasías. Pero cuando toda esta actividad mental tiene como función evitarnos vivir el presente, se convierte en una actividad neurótica que nos aleja del mundo real.

La responsabilidad. El objetivo de la toma de conciencia explicada anteriormente   es que la persona se percate de cómo impacta y es impactada por su entorno en el aquí y el ahora, para poder discernir entre las respuestas que fueron fijadas en el pasado pero que en el presente ya no tienen sentido alguno, y las formas construidas en el presente para ajustarse y adaptarse a cada situación. A partir de la aceptación de dichos sucesos, la persona aumenta su potencial autonomía y es capaz de tomar las riendas de su vida en el presente.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.9 Kb)   pdf (120.9 Kb)   docx (13.2 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com