ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

POLITICA FISCAL


Enviado por   •  4 de Julio de 2011  •  3.988 Palabras (16 Páginas)  •  1.323 Visitas

Página 1 de 16

Desde lo fiscal se puede analizar, interpretar, conocer la vida socioeconómica de un país. Un breve recorrido histórico nos muestra diferencias importantes en la política fiscal de los últimos 30 años de historia nicaragüense. En los años 70 la política tributaria del somocismo se caracterizó por más "estabilidad", en el sentido de que no existían fluctuaciones importantes en el régimen fiscal. Las reglas de juego administrativas estaban más claras.

* En los años 80 la política tributaria estuvo totalmente al servicio de otra lógica económica. Lo característico de esos años fue que los impuestos no eran fuente primordial de financiamiento para la gestión pública. En esos años la carga tributaria jamás representó un problema para el sector privado: una obligación impositiva de mil córdobas generada en ese entonces, equivalía en muy pocas semanas o días a un córdoba o a menos aún. La devaluación se comía literalmente el valor efectivo de las recaudaciones. Se trata del llamado "efecto Tanzi-Olivera".

* En 1990 se inicia una transición hacia otro modelo económico, más adherido a los planes de ajuste estructural diseñados por los organismos financieros internacionales. Durante el primer año y hasta 1991 hubo un ensayo de transición, y también un ensayo de política tributaria. Desde 1991 se produce en firme el reordenamiento económico, y lo fiscal adquiere un auge que nunca antes había tenido en Nicaragua. Desde entonces se elevó el perfil del componente tributario en todo el quehacer socioeconómico de la nación.

* En los años 90, y desde el punto de vista de la técnica tributaria, el modelo de tributación se simplificó, racionalizándose una serie de medidas que complicaban en exceso la política fiscal. Pero no hubo ningún otro avance en la reforma tributaria que traía consigo el ajuste estructural. No hubo en los 90, y no la hay todavía, una política que respete lo social, que haga justicia a los asalariados, que son los contribuyentes más cumplidores y puntuales que existen en Nicaragua, ya que sus empleadores les retienen de forma automática en sus centros de trabajo el Impuesto sobre la Renta.

* Al asalariado se le maltrata. Resulta injusto que el asalariado nicaragüense esté pagando sus impuestos sobre una escala o tarifa salarial en permanente erosión, por la devaluación de la moneda nacional. En la década de los 80, la erosión monetaria la pagaba el Estado. A partir de los 90, esa erosión la paga el contribuyente. Este giro constituye un cambio sustancial dentro de la política fiscal.

* Los asalariados que no tienen que pagar el Impuesto sobre la Renta (IR) son los que ganan menos de 50 mil córdobas al año. Ese techo fue establecido en junio de 1997 y no ha sido modificado en dos años. Pero los 50 mil córdobas de 1997 ya no son los 50 mil de 1999, y el asalariado que hoy gana al año 55 mil y debe de pagar el IR, lo que está ingresando realmente son 30 y pico mil.

* Esta ausencia que tiene el sistema tributario nicaragüense de ajustes automáticos por inflación en los intervalos de aplicación de las tarifas progresivas, se conoce técnicamente como "arrastre fiscal". Los contribuyentes son "empujados" a tasas de tributación más altas en circunstancias en que sus ingresos nominales permanecen estáticos y su poder adquisitivo real se encuentra notoriamente disminuido. Un sistema tributario con equidad tendría que ajustar periódicamente el techo salarial que exonera del pago del IR. Para ser justos, hoy ese techo debería de ser de unos 62 mil córdobas anuales por lo menos.

* No hay justicia en la estructura de impuestos de Nicaragua. La clasificación tradicional más sencilla de los impuestos los agrupa en directos e indirectos. Impuesto directo es el que grava el capital o la renta. Grava directamente a las personas naturales y a las empresas. Impuesto indirecto es que no grava a la persona por lo que gana sino las actividades que realiza (adquisición de bienes y servicios). Es el que afecta a todos. En Nicaragua es el Impuesto General al Valor (IGV), llamado IVA en el resto del mundo. En Nicaragua es del 15% sobre todo lo que se compra, productos o servicios.

* Nicaragua paga el IGV más alto en el istmo centroamericano:

Nicaragua ..... 15%

El Salvador ... 13%

Costa Rica..... 13%

Honduras....... 12%

Guatemala...... 10%

Panamá ........ 5%

* Los impuestos indirectos afectan a todos los ciudadanos por igual. Y por eso mismo pueden ser muy inequitativos. Porque igual 15% de IGV paga un mískito del río Coco al comprar botas de hule que el profesional que compra zapatos de moda en una buena tienda de Managua. La cantidad que ambos pagan es diferente en términos absolutos, pero en términos relativos es similar y, lo que es más importante, los golpea desigualmente: más al que menos tiene. El "golpe" de este impuesto implacable es tan "democrático" que resulta injusto.

* Por más de la mitad de los 53 productos que componen la canasta de productos básicos el consumidor nicaragüense paga el IGV. Y esos 28 productos son realmente imprescindibles. Algunos de estos productos, cuya tributación resulta más rídicula que práctica para la administración tributaria, son: el queso seco, las escobas, la ropa, los fósforos, la pasta dental y el desodorante.

* Desgravar del IGV todos los productos de la canasta básica que son de fabricación nacional significaría poner en marcha una política redistributiva. La profesional que tiene dinero no va a comprarle a su hija un calzón de la Tricotextil, se lo va a comprar de importación. Es correcto que su compra sea gravada con el IGV. Pero el calzón nacional lo compra la madre soltera desempleada, la que plancha y lava ajeno. Es injusto que su compra esté gravada con el IGV.

* Si se desgravaran esos 28 productos de la canasta básica hoy gravados, cuando sean elaborados en el país, se beneficiaría a los pobres y también se estimularía la industria nacional. Pero esta política no ha sido del interés del gobierno. Se rasgan las vestiduras y pegan el grito al cielo condenando esta propuesta, sin tomarse la molestia de cuantificar el impacto que tendría en la recaudación. No lo saben, no se preocupan por investigarlo y se obstinan en decir NO.

* La estructura de los impuestos directos e indirectos es en Nicaragua muy desequilibrada, y se mantiene así, inalterable prácticamente desde el 90 hasta hoy, agudizándose

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (24.3 Kb)   pdf (140.8 Kb)   docx (19.6 Kb)  
Leer 15 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com