ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Sistema De Seguridad Social


Enviado por   •  6 de Marzo de 2012  •  1.862 Palabras (8 Páginas)  •  418 Visitas

Página 1 de 8

Desarrollo

Durante las décadas de los 80’s y de los 90’s, en América Latina se registraron diez reformas de regímenes de jubilaciones y pensiones con algunas similitudes pero también con diferencias fundamentales entre ellas. Las reformas se iniciaron en Chile (1981), donde se estableció el diseño de un nuevo sistema de contribuciones definidas, que introdujo componentes de capitalización individual, gerencia privada de los fondos de pensiones, inversión de los fondos en el mercado de capitales8 y un rol del Estado muy activo como regulador del sistema.

Las reformas en los sistemas de pensiones se han aplicado en países que presentaban un entorno caracterizado por desequilibrios internos, considerables deudas internas y externas, déficits educacionales y sanitarios, inflación, desempleo y crecimiento del empleo informal y baja productividad. Pero, generalmente estos países habían iniciado ambiciosos programas de reforma económica que trataban de corregir estos desequilibrios y modernizar la economía.

Bajo el esquema descrito la urgencia de las reformas provino no solamente de las deficiencias que fueron acumulando los sistemas de pensiones antiguos, a menudo poco exigentes en las contribuciones y muy generosos en los beneficios, sino también derivado de cambios sociales. En este contexto, los regímenes iníciales de jubilaciones y pensiones coinciden, por lo general, en los siguientes problemas:

Ineficiente administración de los institutos responsables.

Descenso en la relación de contribuyentes a beneficiarios.

Evasión y/o retraso en el pago de las contribuciones.

Desequilibrios financieros y dificultad para cancelar obligaciones.

Baja o nula cobertura para los más pobres.

Bajos retornos en las inversiones.

Mayores costos para el Estado al asumir pagos no efectuados a los jubilados.

Envejecimiento de la población.

Población laboral no cubierta.

Aumento del empleo informal o precario, sin registro ni aportes previsionales, incluso en períodos de considerable crecimiento económico.

La presencia de los factores mencionados indujo la transformación de un sistema de pensiones administrado y regulado en su totalidad por el Estado a un sistema mixto, incluyendo la participación del sector privado, así como la colectividad en general. Es por ello, que estas reformas han puesto especial énfasis en los aspectos colectivos e individuales, ya que todos los trabajadores dependientes e independientes tienen derecho a participar.

En términos generales, las reformas de los regímenes de jubilaciones y pensiones en América Latina han sido motivadas fundamentalmente por los objetivos de generar recursos para cancelar las pensiones e introducir mejoras en los montos de las jubilaciones y pensiones y, por supuesto, por la certeza de que los nuevos regímenes fomentarían el ahorro nacional, contribuyendo al desarrollo económico y social.

Rescatando las Pensiones

Las reformas como se ha señalado, han presentado variantes de acuerdo a las condiciones de cada país. Al respecto revisamos los aspectos más resaltantes de las reformas de pensiones en América Latina:

Chile estableció un sistema de pensiones basado en la capitalización individual, con administración privada. A este sistema podían optar voluntariamente los que ya estaban en el mercado del trabajo, pero debían integrarse obligatoriamente los asalariados que comenzaran a trabajar a partir del 1º de enero de 1983. A los trabajadores que se incorporaron a las Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) y que habían contribuido al antiguo sistema de reparto, se les concedió un Bono de Reconocimiento, que incrementaba el Fondo de Capitalización Individual.

En Bolivia, la administración del nuevo régimen pasó a instituciones de carácter privado denominadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), y se basa en el llamado régimen de capitalización individual.

En Argentina, la transición se hizo en forma drástica: todos los trabajadores activos fueron automáticamente incluidos en el nuevo Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones (SIJP), de carácter mixto. El antiguo sistema fue eliminado, el Estado asumió la responsabilidad de pagar una "prestación compensatoria", mensualmente, a los jubilados. En este sentido, el nuevo sistema es mixto, con una base de reparto y una alternativa de capitalización individual por encima de esa base.

En Brasil, se aprobó una reforma al régimen de jubilaciones y pensiones, centrada en el ordenamiento y racionalización del régimen vigente y en el fortalecimiento de los regímenes complementarios. Por tanto, se basa en un sistema público, básico, obligatorio, solidario, redistributivo y un sistema complementario, voluntario, soportado en un régimen de capitalización, preferentemente privado.

En Colombia, los asegurados tienen la opción entre el sistema de capitalización colectiva, administrado por el Instituto de Seguro Social, o el sistema de ahorro individual administrado privadamente. Actualmente, el Gobierno colombiano está revisando los aspectos financieros y demográficos de este sistema.

En Perú, el sistema reformado es el más parecido al denominado modelo chileno, y aunque los mercados de valores, asegurador y financiero son muy diferentes, las prácticas de las administradoras son muy similares. Las condiciones para la jubilación o pensiones son diferentes al viejo sistema y dependen del monto acumulado en la cuenta de capitalización individual. Se garantiza una pensión mínima.

En Uruguay, la base de la reforma fue la creación de un sistema mixto: se mantuvo un primer pilar de reparto, asentado en la solidaridad intergeneracional, y se creó un pilar de capitalización basado en el ahorro individual9. Es necesario subrayar, que todos tienen que contribuir al sistema de reparto, al menos con una parte de su ingreso; aun los que se incorporan al sistema de capitalización, deben hacer aportes al sistema de reparto que sigue siendo administrado por el Estado. La participación en el pilar de capitalización individual depende del nivel de salario.

En México, se ha implantado un sistema de pensiones bajo el modelo de capitalización individual manejada por empresas privadas denominadas Administradoras de Fondos de Retiro

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.7 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com