ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Importancia De Las Redes Sociales Ventajas Y Desventajas


Enviado por   •  14 de Noviembre de 2011  •  1.400 Palabras (6 Páginas)  •  1.449 Visitas

Página 1 de 6

con otras

a todo tipo exigencias impuestas por su convalidación racional" (8).

Esta exigencia de igualdad será reivindicada por varios/as ilustrados/as, destacando particularmente Condorcet (1743-1794) en su Ensayo sobre la admisión de las mujeres al derecho de ciudadanía (1790) o Bosquejo de un cuadro histórico sobre los progresos del espíritu humano (1792); Olympe de Gouges (1748-1793) con su Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana (1791), Mary Wollstonecraft (1757-1797) con Vindicación de los Derechos de la Mujer (1792). En España en este siglo señalaríamos al Padre B. Feijóo (1676-1764) con su folleto "Defensa de las Mujeres" (1726) contenido en su Teatro Crítico Universal (1740) y Josefa Amar y Borbón (1749-1833) con su obra Discurso sobre la Educación Física y Moral de las Mujeres (1790).

Estas reivindicaciones son retomadas y ampliadas en el siglo XIX en el libro de Jhon Stuart Mill y Harriet Taylor Mill, La sujeción de la mujer (1869) y particularmente por el movimiento sufragista, es decir, por el movimiento que ha favorecido un proceso emancipatorio y liberador para las mujeres al defender las ideas de igualdad y semejanza frente a las viejas y caducas ideas de desigualdad y asimetría.

Con el sufragismo se consiguió una mayor normalidad democrática en cuanto que las mujeres van a ser consideradas ciudadanas y sujetos de derechos civiles y políticos.

3. La mujer en el umbral del siglo XXI

La consecución del voto femenino sirvió para acabar con una importante perversión del sistema democrático al reconocer a hombres y mujeres como sujetos de derechos civiles y políticos. A partir de ese momento se comienza a reconocer la igualdad formal entre los sexos en gran parte de Europa, América y Australia.

En España el proceso sufrió un retraso notable con respecto a otros países de nuestro entorno debido a la situación política existente. La situación comenzó a cambiar a partir de la reforma de los artículos del Código Civil de 1975 que hacían referencia a la "licencia marital" por la cual el marido era el representante de la mujer a la hora, por ejemplo, de comparecer en un juicio o firmar un contrato; las reformas posteriores del mismo Código de 1981 y 1982, las reformas del Código Penal de 1978, la Constitución de 1978 etc. contribuyeron a reconocer la igualdad jurídica o la igualdad formal entre los sexos.

Antes de esas reformas y de la proclamación de la Constitución de 1978 la discriminación legal existente era muy notable y dicha marginación se traducía en los ámbitos sociales, políticos, educativos, laborales etc. en los que la presencia de mujeres era muy marginal, debido en gran parte al escaso nivel de instrucción del sexo femenino y al predominio de una ideología "familiarista" que fomentaba el mantenimiento de roles totalmente diferenciados para hombres y mujeres, que condicionaba la actividad de las mujeres a ser casi exclusivamente esposas de, hijas de o hermanas de , ya que otras formas de estar en la vida las mujeres era inconcebible (9).

Con la proclamación de la igualdad formal la situación comienza a modificarse, pudiendo afirmar que uno de los cambios sociales más visibles que se han producido en los últimos tiempos, sin duda, es el que afecta a la situación, las oportunidades y las formas de vida de las mujeres. En poco más de dos décadas las mujeres han pasado de ser objeto o las sombras de sus maridos a ser sujetos, protagonistas en el mundo social, político y simbólico. No hay más que recordar que hace poco más de dos décadas no es que las mujeres no pudieran ser electricistas, taxistas, cirujanas, juezas etc. es que -como decíamos más arriba- necesitaba el permiso y la firma del marido para firmar un contrato o abrir una cuenta bancaria. Y hace algunas décadas más no podían votar, no podían instruirse, no podían acceder a la universidad.

Hoy, sin embargo, hay más mujeres universitarias que varones y la incorporación se va normalizando en carreras tradicionalmente masculinas. Por otra parte, la presencia femenina se ha multiplicado en los últimos tiempos en el mercado de trabajo, incluso en sectores y profesiones desempeñadas tradicionalmente por varones. También se ha incrementado la presencia de mujeres en puestos directivos y de responsabilidad, en los que siguen siendo una minoría, pero en los países

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.7 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com