ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Reforma Agraria Mexicana


Enviado por   •  11 de Julio de 2011  •  6.340 Palabras (26 Páginas)  •  1.404 Visitas

Página 1 de 26

La reforma agraria mexicana: una visión de largo plazo - Arturo Warman

Antropólogo y ex Ministro de la Reforma Agraria de México.

La reforma agraria mexicana tuvo su origen en una revolución popular de gran envergadura y se desarrolló en tiempos de la guerra civil. A lo largo de un extenso período se entregaron a los campesinos más de 100 millones de hectáreas de tierras, equivalentes a la mitad del territorio de México y a cerca de las dos terceras partes de la propiedad rústica total del país, con los que se establecieron cerca de 30 000 ejidos y comunidades que comprendieron más de 3 millones de jefes de familia. Sin embargo, la reforma no logró el bienestar perseguido, y los campesinos a los que llegó viven hoy en una pobreza extrema. El deterioro paulatino del sector rural se prolongó hasta 1992, cuando se consiguió reorientar cabalmente el desarrollo rural. La reforma agraria quedó inconclusa, y sus objetivos sociales y económicos no se alcanzaron. Pese a estas limitaciones, la experiencia reformista fue determinante y produjo efectos que conviene analizar para discernir nuevas alternativas. Ni desastre ni triunfo, la reforma es un proceso abierto pero imperfecto; sus soluciones de mediano plazo solo serán viables si se logran de inmediato los acuerdos nacionales y se inician los programas destinados a conducir la reforma a su término.

Mexican land reform: a long-term perspective

Mexico's land reform began with a large-scale people's revolution and took shape during the civil war. Over an extensive period, Mexico's peasant farmers received more than 100 million hectares of land, - equivalent to half the national territory and some two-thirds of the country's total rural property - on which they established some 30 000 ejidos (village communal holdings) and communities comprising more than 3 million heads of household. However, the reform failed to translate into well-being and the targeted peasant farmers now live in extreme poverty. Creeping deterioration of the rural sector intensified until 1992, when rural development was entirely refocused. Land reform thus remained incomplete and its social and economic objectives unfulfilled. Despite these limitations, the reform experience was compelling and produced results that need to be analysed if new options are to be identified. While neither a disaster nor a triumph, reform is an open but imperfect process, whose medium-term solutions will only be viable if national agreements are reached now and if the programmes that have been designed to take it to its conclusion can be put into immediate effect.

La réforme agraire mexicaine: une vision à long terme

La réforme agraire mexicaine a pour origine une révolution populaire de grande envergure et date de la guerre civile. Sur un laps de temps assez prolongé, 100 millions d'hectares de terres, soit l'équivalent de la moitié du territoire mexicain et près des deux tiers de la propriété foncière rurale du pays, ont été distribués aux paysans qui ont créé près de 30 000 exploitations communales et communautés comptant plus de 3 millions de chefs de famille. Toutefois, la réforme a échoué à engendrer le bien-être escompté, et les paysans qui en ont bénéficié vivent aujourd'hui dans une extrême pauvreté. La dégradation du secteur rural s'est poursuivie jusqu'en 1992, date à laquelle a eu lieu une réorientation fondamentale du développement rural. La réforme agraire est restée en suspens et ses objectifs sociaux et économiques n'ont jamais été atteints. Malgré ces limites, l'expérience a été déterminante et a produit des effets qu'il convient d'analyser pour définir des alternatives. Ni catastrophe, ni succès triomphal, la réforme est un processus ouvert, mais imparfait; sa mise en œuvre à moyen terme ne sera viable que si les accords nationaux et les programmes nécessaires pour conduire la réforme à son terme sont approuvés et appliqués sans délai.

INTRODUCCIÓN

La reforma agraria mexicana ha sido un proceso complejo y prolongado. La reforma tuvo su origen en una revolución popular de gran envergadura, y se desarrolló durante una guerra civil. El Plan de Ayala, propuesto por Emiliano Zapata y adoptado en 1911, exigía la devolución a los pueblos de las tierras que habían sido concentradas en las haciendas. En 1912 algunos jefes militares revolucionarios hicieron los primeros repartos de tierras. En 1915 las tres fuerzas revolucionarias más importantes, el constitucionalismo, el villismo y el zapatismo, promulgaron las leyes agrarias. La atención al pedido generalizado de tierras se convirtió en condición de la pacificación y del restablecimiento de un gobierno nacional hegemónico: la constitución de 1917 incluyó el reparto de tierras en su artículo 27. Desde entonces, y con sucesivas adecuaciones hasta 1992, el reparto de tierras fue mandato constitucional y política del Estado mexicano. Dicho reparto sigue siendo prerrogativa del Estado si se concibe la reforma agraria como un concepto más amplio que la mera distribución de la propiedad.

Durante el largo período que se extiende de 1911 a 1992 se entregaron a los campesinos algo más de 100 millones de hectáreas de tierras, equivalentes a la mitad del territorio de México y a cerca de las dos terceras partes de la propiedad rústica total del país. Según las Resoluciones Presidenciales de dotación de tierras, se establecieron unos 30 000 ejidos y comunidades que incluyeron 3,1 millones de jefes de familia, aunque según el último Censo Agropecuario de 1991 se consideraron como ejidatarios y comuneros 3,5 millones de los individuos encuestados. Afines del siglo XX, la propiedad social comprendía el 70 por ciento de los casi 5 millones de propietarios rústicos y la mayoría de los productores agropecuarios de México.

Las cifras agregadas reflejan la amplitud del prolongado reparto institucional de las tierras, pero no hacen justicia al complejo papel de la reforma agraria a nivel de toda la nación. La estabilidad, gobernabilidad y desarrollo de México en el siglo XX se sustentaron en dicha reforma y permitieron la construcción de un país predominantemente urbano, industrial y dotado de un importante sector de servicios. Pero la reforma agraria no logró el bienestar sostenido de la población, y los individuos a los que llegó viven hoy en una pobreza extrema. El desarrollo rural y agropecuario fue incapaz de responder eficaz y equitativamente a la transformación demográfica y estructural del país.

Esta contradicción tiene muchas causas, y se explica en parte por las características del proceso

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (40.9 Kb)   pdf (199.7 Kb)   docx (25 Kb)  
Leer 25 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com