ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Principios De Derecho Procesal Civil


Enviado por   •  22 de Abril de 2013  •  5.864 Palabras (24 Páginas)  •  770 Visitas

Página 1 de 24

Principios del Derecho Procesal

• Principio Impulso Procesal de las Partes

El proceso es un organismo sin vida propia, que avanza al tiempo que se construye por virtud de los actos de procedimiento que ejecutan las partes y el juez. Esa fuerza externa que lo mueve se llama impulso procesal, concepto que se vincula a la institución de los términos, cuya función consiste en poner un límite en el tiempo a los actos procesales, y al principio de preclusión, que establece un orden entre los mismos e impide su regresión, haciendo posible el desenvolvimiento de la relación procesal. También podemos decir que se denomina impulso procesal el fenómeno por virtud del cual se asegura la continuidad de los actos procesales y su dirección hacia el fallo definitivo”.

• Principio de Legalidad.

Es un principio fundamental del derecho público al cual todo ejercicio del poder público debería estar sometido a la voluntad de la ley de su jurisdicción y no a la voluntad de las personas. Por esta razón se dice que el principio de legalidad establece la seguridad jurídica. Es también llamado principio de competencia, atribuye facultades a los órganos públicos y regula su actuación de una manera rígida, por ello se considera una limitación al ejercicio del poder que representan.

“NULLUM CRIMEN, NULLA POENA SINE LEGE”, esto quiere decir, que no hay delito, ni pena sin ley previa en la cual se tipifiquen determinados actos como delitos y se indiquen las penas aplicables a las personas que lo perpetren. Comúnmente denominado también “Principio de legalidad de los delitos y las penas”.

• Principio de oralidad y escritura.

Constituyen un par de opuestos y consiste el primero de ellos en el predominio de la palabra hablada sobre la palabra escrita. Es innegable que la palabra hablada produce un entendimiento más rápido de los hechos que cuando éstos se narran en fríos escritos.

No obstante la escritura es necesaria en el proceso oral para preparar el tratamiento del proceso; así, la demanda es el acto procesal típico de iniciación que debe constar por escrito pues en ella se fija la pretensión del actor y los medios de prueba, con lo cual se garantiza la defensa de ambas partes.

La demanda debe indicar de manera precisa los fundamentos de hecho, los fundamentos de derecho y por supuesto, la pretensión propiamente dicha. La escritura sirve también en el proceso para documentar lo que ocurre en la audiencia.

Hay quienes opinan que la oralidad no debe aplicarse en todo caso. Debe verse la utilidad práctica que de ello pueda derivarse, pues de no ser así, es preferible sacrificar el principio doctrinario. En nuestro ordenamiento se le ha dado prioridad al principio de oralidad en el proceso penal y en el proceso agrario; en el proceso laboral podemos hablar de una verbalidad; pero en los procesos familiar y civil, predomina el principio de la escritura. La razón para que estos tipos de proceso no sean orales ha sido la del costo para el Estado en momentos en que no era oportuno imponerle ese cargo.

Cabe advertir que el problema de la oralidad no camino solo, sino que, por el contrario, hay que relacionarlo con el problema de la organización judicial y en consecuencia, debe entonces pensarse fundamentalmente en el número de tribunales que deben existir para que el sistema funcione como corresponde.

Debe reconocerse, sin embargo, que aunque en el nuevo Código Procesal Civil no se introdujo la oralidad como sistema, lo cierto es que hay algunos actos procesales que dentro del proceso se rigen por la oralidad que son: las pruebas de declaración de parte, confesional y testimonial, pero eso no basta. No se puede dejar de lado el problema de la preparación de los jueces, pues si los jueces tienen buena preparación, el proceso se irá desenvolviendo con celeridad, lo que no ocurre en el caso contrario.

• Principio Dispositivo

Se confía a la actividad de las partes tanto el estimulo de la actividad judicial como la aportación de materiales sobre los cuales a de versar la decisión del juez.

Este principio se manifiesta en los aspectos de:

INICIATIVA

El proceso civil solo puede iniciarse a instancia de parte.

DISPONIBILIDAD DEL DERECHO MATERIAL

El actor se encuentra facultado para desistir de la pretensión.

IMPULSO PROCESAL

Consiste en la actividad requerida para que una vez puesto en marcha el proceso mediante la interposición de la demanda, aquel pueda superar mediante los distintos periodos de que se compone y que lo conduce hasta la decisión final.

DELIMITACION DEL THEMO DECIDEMDUN

Son las partes quienes lo determinan debiendo el juez limitar su pronunciamiento a las alegaciones formuladas por aquellas.

APORTACIÓN DE LOS HECHOS

En que las partes fundan sus pretensiones y defensas constituye una actividad que les es privativa, estando vedada al juez.

APORTACIÓN DE LA PRUEBA

No obstante la vigencia del propio dispositivo exigiría exclusivamente esta actividad a las partes, las leyes procesales admiten en forma concurrente con dicho cargo, aunque subordinado a ella, la facultad de los jueces para complementar o integrar, ex oficio, el material probatorio del proceso (ordenando las diligencias necesarias).

El principio dispositivo. Este principio se rige en nuestro proceso civil y está consagrado en los artículos 11, 12 y 254 del código de Procedimiento Civil.

Efectos de este principio:

o Nadie está obligado a intentar una acción contra otra de su voluntad.

o Los jueces deben sentenciar conforme a lo alegado y probado.

o Las partes tienen la facultad de intentar sus recursos en contra de las decisiones que los perjudiquen.

Excepciones:

o Los jueces pueden suplir el derecho no invocado.

o Los jueces tienen facultades inquisitivas en materia de prueba (auto para mejor proveer).

o Se puede declarar incompetentes de oficio.

o Tienen iniciativa probatoria.

o Preclusión de los Actos

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (36.7 Kb)  
Leer 23 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com