ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ingrid Vila


Enviado por   •  5 de Septiembre de 2018  •  Apuntes  •  2.540 Palabras (11 Páginas)  •  27 Visitas

Página 1 de 11

Resumen 28 creencias

LA DOCTRINA DE DIOS.

  1. LA PALABRA DE DIOS.

Las sagradas escrituras es la obra inspirada por Dios, la palabra de él mismo revelada a profetas, líderes, reyes, discípulos, entre otros. Pedro usado por el espíritu de Dios declaró: “porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21). También Pablo bajo la inspiración de Dios habla en 2 Timoteo 3:16 que toda la escritura es “inspirada por Dios” donde se expresa el plan de salvación a la raza humana. Es por eso que ningún libro alcanzará tan mayor aceptación y denigración que la biblia, ya que fue escrita por Dios a través de santos hombres.

  1. LA DEIDAD.

La Deidad mas conocida por la Santa Trinidad, la cual es comprendida e integrada por Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, son los autores del plan de salvación para la raza humana luego del pecado el hijo de Dios se ofreció para salvar y enseñara a los seres humanos que se puede vencer la tentación. Dios Padre en San Juan 3:16 enviar a su hijo antes mencionado para que a través de él todos pudieran recurrir al arrepentimiento, creer en el y ser salvos. Luego de que Jesús ascendiera a los cielos quedó un consolador, donde les prometió a sus discípulos no dejarlos solos, y que fueran a contar las maravillas que él hacía, en otras palabras “predicar” pero para esa gran tarea dejó al Espíritu Santo que además traería consigo el poder para predicar.

  1. DIOS EL PADRE.

Dios el padre eterno, es el creador, originador, sustentador y soberano de toda la creación. Es justo y santo, misericordioso, clemente, tardo en airarse y abundante en amor y fidelidad. Las cualidades y las facultades que se manifiestan en el Hijo y en el Espíritu Santo son asimismo manifestaciones del padre.

  1. DIOS EL HIJO.

Dios el hijo eterno, se encarnó en Jesucristo, por él fueron creadas todas las cosas, se reveló el carácter de Dios, se llevó a cabo la salvación de la humanidad y aboga por el mundo. Aunque llegó a ser verdaderamente Dios, también llegó a ser verdaderamente hombre, Jesús el Cristo, fue concebido por el Espíritu Santo y nació de la virgen María. Vivió y experimentó la tentación como humano, pero ejemplificó perfectamente la justicia y el amor de Dios. Mediante sus milagros manifestó el poder de Dios y fue confirmado como el Mesías prometido de Dios. Sufrió por nosotros, resucitó para que cada uno tenga esperanza de la muerte, ascendió a los cielos para ministrar en el Santuario en favor nuestro. Volverá otra vez en gloria dar paga, librar definitivamente a su pueblo del pecado y restaurar todas las cosas.

  1. DIOS EL ESPÍRITU SANTO.

Dios el Espíritu Santo eterno desempeñó una parte activa con el Padre y el Hijo en la creación, la encarnación y la redención. Inspiró a los autores de las escrituras. Infundió poder a la vida de Cristo. Atrae y convence a los seres humanos y renueva a los que responden y los transforma a imagen de Dios. Enviado por el Padre y el Hijo para estar siempre con sus hijos concede dones espirituales a la iglesia, la capacidad para dar testimonio n favor de Cristo y en armonía con las escrituras, la guía a toda la verdad.

LA DOCTRINA DEL HOMBRE

  1. LA CREACIÓN.

Dios es el creador de todas las cosas y ha revelado en las escrituras el relato auténtico de su actividad creadora. El Señor hizo en seis días los cielos, la tierra y todo ser viviente que la habita. Reposó el séptimo día (sábado) de aquella primera semana. De esa manera estableció el sábado como un monumento perpetuo conmemorativo de la terminación de su obra creadora. El primer hombre y la primera mujer fueron hechos a imagen y semejanza de Dios, y como corona de la creación se les dio dominio sobre el mundo y la responsabilidad de cuidar de ella. Cuando el mundo quedó terminado era bueno en gran manera proclamando la gloria de Dios.

  1. LA NATURALEZA HUMANA.

El hombre y la mujer fueron a imagen y semejanza de Dios, con individualidad propia y con la facultad y la libertad de pensar y obrar. Aunque fueron creados como seres libres, cada uno es una unidad indivisible de cuerpo, mente y espíritu, que depende de Dios para la vida, el aliento y para todo lo demás. Cuando nuestros primeros padres desobedecieron, negaron su dependencia y cayeron de la elevada posición que ocupaban como dependientes de Dios. La imagen de Dios se desfiguró en ellos y quedaron sujetos a la muerte. Pero Dios en Cristo reconcilió al mundo consigo mismo y por medio de su Espíritu Santo restaura en los mortales la imagen de su hacedor. Creados para la gloria de Dios, son llamados a amarlo a él y a amarse mutuamente, cuidando el medio ambiente.

LA DOCTRINA DE LA SALVACIÓN.

  1. EL GRAN CONFLICTO.

Toda la humanidad se encuentra inmensa en un gran conflicto en Cristo y Satanás en cuanto al carácter de Dios, su ley y su soberanía sobre el universo. Este conflicto se originó e el cielo cuando un ser creado, dotado de libre albedrío, se exaltó a sí mismo y se convirtió en Satanás, el adversario de Dios. Condujo a la rebelión a tres terceras partes del cielo y luego a Adán y a Eva a pecar. El pecado distorsionó la imagen de Dios en la humanidad, el trastorno de un mundo creado y posteriormente su completa devastación en ocasión del diluvio. Observando por toda la creación este mundo se convirtió en el campo de batalla del conflicto universal a cuyo término el Dios de amor quedará vindicado finalmente para ayudar a su pueblo en este conflicto, Cristo envía al Espíritu Santo y a los ángeles leales para guiarlos, protegerlos y sostenerlos por el camino de la salvación.

  1. LA MUERTE Y RESURRECIÓN DE CRISTO.

Cristo vivió su vida de completa obediencia a la voluntad de su Padre, aún en sus sufrimientos, su muerte y su resurrección. Dios proveyó el único medio para expiar el pecado humano; de manera que quienes por fe aceptan esta expiación puedan tener vida eterna, y toda la creación pueda comprender el infinito y santo amor del Creador. Esta expiación vindica la justicia de la ley de Dios y benignidad de su carácter; por que condena nuestros pecados y garantiza nuestro perdón. La muerte de Cristo es vicaria y expiatoria, reconciliadora y transformadora. La resurrección de Cristo proclama el triunfo de Dios sobre las fuerzas del mal, y les garantiza la victoria final sobre el pecado y la muerte a lo que aceptan la expiación. Proclama el señorío de Jesucristo ante quien se doblará toda rodilla en el cielo y en la tierra.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.8 Kb)   pdf (83.7 Kb)   docx (16.9 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com