ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Desarrollo Enbrionario


Enviado por   •  8 de Agosto de 2011  •  5.980 Palabras (24 Páginas)  •  729 Visitas

Página 1 de 24

Desarrollo embrionario semana a semana

Primer trimestre

Semana 1: Tu última menstruación

El médico cuenta las semanas de tu embarazo a partir del día en que empezó tu última regla. Es un dato más fiable que la fecha de ovulación (en torno a ella habrás concebido al niño), que varía según la duración del ciclo y no se puede calcular cuando los ciclos son irregulares. Así, en esta semana no estabas embarazada, sino con la regla: tu útero desechaba lo que había preparado para un posible embarazo que no llegó.

Semanas del bebé: 0.

Semana 2: Un útero acogedor

El órgano que albergará al niño, el útero o matriz, es un músculo con un hueco en su interior, la cavidad uterina, que conecta con la vagina a través del cuello o cervix y con los ovarios izquierdo y derecho a través de las trompas de falopio. Ahora tiene el tamaño de un higo fresco (llegará a ser como una sandía grande) y está acolchando sus paredes con una capa de células en la que anidará el huevo. Al final de esta semana ovulas, haces el amor y un espermatozoide fecunda al óvulo, que prosigue su camino hacia el útero.

Semanas del bebé: 0.

Semana 3: Empieza la vida

La célula resultante de la fusión entre el óvulo y el espermatozoide, mezcla del padre y de la madre, pero distinta a los dos, se llama zigoto. A las 12 horas, continuando su viaje por la trompa, la célula se divide y crea otra igual a sí misma. Y cada 12 horas todas las células vuelven a multiplicarse, formando 4, 8, 16, 32... Dos días más tarde la pelota de células, que ahora se llama mórula, cae en la cavidad uterina, en la que pasa otros cuatro días rodando y creciendo antes de pegarse a su pared.

Semanas del bebé: 1. Talla: 0,02 mm. Peso: 0 g.

Semana 4: Echando raíces

Aunque aún no sospechas nada, tu futuro bebé, que ahora se llama "blastocito", ya está enraizando en el útero. Es como una verruguita (mide un cuarto de milímetro, como la cabeza de un alfiler), constituida por cientos de células genéticamente iguales, pero que empiezan a diferenciarse (activando unos genes y bloqueando otros) para cumplir tareas distintas: las células de la capa externa forman la placenta, el cordón y las membranas amnióticas, y las del centro crean las estructuras del embrión. Al final de esta semana el disco embrionario se transforma en un cilindro, que se va curvando, mientras el esbozo de la placenta hunde más y más sus capilares en la mucosa uterina.Puede experimentar una pequeña hemorragia inicial cuando el óvulo fertilizado se implanta en el revestimiento uterino.

Semanas del bebé: 2. Talla: 0,15 mm. Peso: 0,02 g.

Semana 5: Contacta con tu sangre

Tu menstruación se retrasa. ¿Qué sucede? Las vellosidades placentarias siguen penetrando en la pared del útero y en el tercer día de esta semana contactan con tus capilares sanguíneos. Por primera vez le llega tu sangre. La implantación es la condición a partir de la cual se puede hablar de embarazo, según la OMS. Así que ¡felicidades, mamá! En el embrión, que en estos días multiplica por 10 su talla, ya hay tres grupos de células diferenciadas: unas se agrupan para empezar a formar el esqueleto y los músculos; otras construyen los tejidos de los órganos internos; y otras crean los nervios, la piel y el cerebro. Semanas del bebé: 3. Talla: 1,2 mm. Peso: 0,05 g.

Semana 6: Un corazón que late

Si te sientes somnolienta y con tensión en los pechos es por las hormonas que emite el nuevo ser, entre ellas la gonadotropina (la que detectan los test de embarazo), que llegan a tu hipófisis, en tu cerebro, para que no lo rechaces como a un invasor. Además, las areolas se oscurecen y pueden verse unas venas azuladas debajo de la piel del pecho. Ahora el embrión es como un grano de arroz, y su forma cilíndrica cambia: un extremo se engrosa, es la cabeza, y otro se alarga en una cola de tres vértebras (la perderá en una semana) que remata su espina dorsal, formada por finísimas láminas de pre-cartílago. La membrana amniótica se completa alrededor del embrión y la burbuja se llena de líquido. En el vientre de este minúsculo renacuajo sobresale un gran bulto más coloreado que de repente empieza a agitarse: es el corazón, que late. Semanas del bebé: 4. Talla: 3 mm. Peso: 0,1 g.

Semana 7: Una transformación asombrosa

Es tu tercera semana sin la regla. La prueba confirma la buena nueva. En tu interior, el embrión es como un guisante, prendido a un cordón más grueso que él, y su cuerpo cambia cada día. En la cabeza aparecen dos manchas oscuras, preludio de los ojos, y cinco hendiduras como pellizquitos en plastilina, que serán los oídos, las fosas nasales y la boca. Los nervios, visibles porque la piel es transparente, se van extendiendo desde la médula espinal. Surgen los brotes de los brazos y, cuatro días después, los de las piernas. Y en el interior las células empiezan a construir los órganos internos. El corazón está dividido en 2 cámaras: derecha e izquierda, y late a 150 pulsaciones por minuto, alrededor del doble que un adulto. Los riñones, hígado, intestinos, pulmones y órganos sexuales internos están casi completos. La embriogénesis es un periodo delicado. Si el embrión es defectuoso, se desprenderá y tendrás una regla, con retraso, más abundante de lo habitual. Semanas del bebé: 5. Talla: 12 mm. Peso: 0,5 g.

Semana 8: Su carita

Has pedido cita al ginecólogo y puede que tengas náuseas y/o vahídos. Se deben a otra hormona que emite este pequeño ser (y tu cuerpo, para protegerle) llamada progesterona. El rostro del embrión se está modelando: los ojos se aproximan, brotan las orejas y la naricilla, el mentón se yergue y en la boca abierta, sin labios, surge una diminuta lengua y aparecen las láminas que darán origen a los dientes. En su cuerpo, casi todo cabeza y corazón, los brazos y las piernas se van desarrollando, pero aún son muy cortos, y hay pequeñas vértebras como de plástico jalonando su espalda hasta la rabadilla (las de la cola ya se han reabsorbido). La mayoría de órganos del bebé se han desarrollado en su forma básica. Por debajo de la piel, fina como el papel, se empiezan a ver una red de vasos sanguíneos. Semanas del bebé: 6. Talla: 1cm. Peso: 1 g.

Semana 9: ¡Se mueve a impulsos!

Aunque tú no puedes notarlo, el embrión ya se mueve con impulsos

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (34.3 Kb)  
Leer 23 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com