ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Etica Para Amador


Enviado por   •  7 de Diciembre de 2011  •  1.805 Palabras (8 Páginas)  •  310 Visitas

Página 1 de 8

Capítulo I: De qué va la ética

De entre todas las cosas que pueden formar nuestro saber, existen unas básicas como lo es el saber qué cosas

son convenientes o buenas y cuáles inconvenientes o malas. Cuando se presentan ambigüedades, es que

comienzan las dificultades del saber vivir y entra en juego la libertad. Los animales, por estar programados

por la naturaleza, conocen una sola forma de comportamiento para cada situación. Los seres humanos, aunque

en cierta medida estamos también programados por fidelidades que nos son inculcadas desde la cuna, somos

seres imprevisibles, pues tenemos una serie de alternativas en nuestro proceder que aunque en ocasiones

resulten raras, muy pocas veces son imposibles. La libertad nos permite elegir, inventar e incluso

equivocarnos. Dos importantes aclaraciones al respecto es que no somos libres de elegir lo que nos pasa, sino

de responder a ello de un modo u otro; y que el ser libres para intentar algo no tiene relación alguna con

lograrlo, pues en ocasiones mezclamos libertad con omnipotencia y es entonces que intentamos elegir dentro

de lo imposible. Lo importante es encontrar nuestro propio arte de vivir que nos permita acertar, y eso es la

ética.

Capítulo II: Órdenes, costumbres y caprichos

Un motivo es la explicación propia más aceptable acerca de tu conducta. Dentro de los motivos existen las

órdenes, las costumbres y los caprichos, que no hacen más que inclinar la conducta y preferencias. Las

órdenes y las costumbres, cuya fuerza es el miedo y la comodidad respectivamente, son impuestas por factores

externos, mientras que los caprichos surgen del interior de cada quien. Respecto a las primeras es

recomendable establecer hasta qué punto pueden ser obedecidas y de las segundas, saber que sirven

exclusivamente para aspectos de rutina.

Capítulo III: Haz lo que quieras

La libertad no es sólo decidir sino darse cuenta qué se está decidiendo. Por ello sólo es válida cuando se ha

pensado dos veces: con la primera se descubre el motivo y con la segunda se cuestiona el mismo. Nunca una

acción es buena sólo por ser una orden, una costumbre o un capricho A veces con eso basta, pero casi siempre

se necesita del razonamiento para determinar si es o no conveniente algo. Todo esto forma parte de inventar

nuestra propia vida y no vivir de a acuerdo a lo que los otros inventan por nosotros. Moral son aquéllas reglas

o normas que consideramos válidas, mientras que la ética se encarga de cuestionar por qué lo son. Hay cosas

buenas y malas que nada tiene que ver con la moral y de las cuales conocemos concretamente su utilidad;

tratándose de seres humanos, sin embargo, resulta difícil esta clasificación, pues ignoramos para qué sirven.

Lo único que se sabe es que la ética se basa en una frase: Haz lo que quieras

Capítulo IV: Date la buena vida

Haz lo que quieras es abandonar lo que nos rige desde el exterior y enfocarse a lo que la propia voluntad

1

reclama desde el fuero interno. La misma contradicción que hay en Haz lo que quieras (que así como abre una

infinita gama de posibilidades puede reducirla a una elección entre dos), se presenta en la libertad, pues no

somos libres de elegirla o no, sino que estamos condenados a la libertad, como afirmó Jean−Paul Sartre. Para

no reducir la frase a un simple capricho, es importante establecer prioridades entre los deseos repentinos y

aquellos a largo plazo. La ética es alcanzar la buena vida humana, que es la que incluye relaciones con otros

seres humanos, no a costa de ellos. Todos tenemos una realidad biológica pero, para llegar a ser hombres, se

necesita de otros que fundamenten nuestra realidad cultural mediante enseñanzas. La base de nuestra cultura

es el lenguaje, por lo que hablar y escuchar a alguien, es tratarlo como persona. Es un proceso recíproco igual

que la humanización, pues darse la buena vida es al final igual que dar la buena vida.

Capítulo V: Despierta baby!

No tener perspectiva de conjunto es simplificar, el dinero e incluso la muerte es simplificar. La vida en

cambio es complejidad y complicaciones. Lo que poseemos nos posee y pasamos la vida creyendo que

atesorar cosas es vivir, y no reparamos en pensar que de las cosas sólo salen cosas. Como humanos

necesitamos una complicidad fundamental que sólo se da entre iguales. Las traiciones y los abusos se dan,

pero convertir a los demás en cosas es la forma incorrecta de defender el derecho propio a no ser tratado como

tal. Ya que ninguna buena vida puede ser sin cosas, es básica la atención, es decir, la reflexión acerca del

sentido de esa buena vida. Como condición ética principal está no tomar la certeza de la muerte como un

pretexto para vivir de cualquier modo, sino intentar comprender a cada momento de qué está tratando la vida

y cómo se la hace buena para uno, no para los demás, pues nadie puede ser libre por ti.

Capítulo VI: Aparece Pepito Grillo

Imbécil es aquél cuyo carácter es débil, y nuestra obligación es

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.1 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com