ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

EL ALMA HUMANA, SU NATURALEZA, ORIGEN Y DESTINO


Enviado por   •  6 de Julio de 2011  •  1.032 Palabras (5 Páginas)  •  2.743 Visitas

Página 1 de 5

CAPITULO SEGUNDO

EL ALMA HUMANA, SU NATURALEZA, ORIGEN Y DESTINO

TESIS XV

I. Espiritualidad del alma.

Santo Tomás de Aquino prueba la espiritualidad del alma, a través de la independencia de las condiciones materiales del razonamiento del ser humano, esto se distingue fácilmente en los 3 actos del entendimiento humano: aprehensión, juicio y raciocinio.

II. Origen del alma por vía de creación.

Una vez admitida la espiritualidad del alma, resulta obvio que no pueda explicarse su origen de otra manera que por vía de creación.

La filosofía tomista nos proporciona un argumento tan sencillo como demostrativo. Siendo el alma subsistente, tiene que existir de por sí y ser producida por sí misma o de la nada, no es sujeto preexistente, porque en ese caso implicaría partes, sería divisible, y estaría sometida a cambios. Es así que solo a Dios le pertenece sacar las cosas de la nada. Luego el alma humana es creada directamente por Dios.

III. Cuándo es creada el alma.

Es un tema bastante debatido, donde se contradicen las afirmaciones de antiguos filósofos, dentro de ellas las de Santo Tomás de Aquino, con las de algunos modernos sobre el momento de la unión del cuerpo con el alma, pero a final de cuentas la tesis nos afirma lo siguiente: el alma interviene cuando el sujeto se halla suficientemente dispuesto, de acuerdo con la Sagrada Congregación, quum subjecto sufficienter disposito potest infundi.

IV. Pruebas de la inmortalidad

La tesis señala que el alma es incorruptible e inmortal, no por milagro o favor gratuito, como hubiera sido inmortal el cuerpo del primero hombre a no haber perdido el estado de inocencia, sino por naturaleza y en virtud de sus principios constitutivos.

CAPITULO TERCERO

LA UNION DEL ALMA CON EL CUERPO

TESIS XVI

Para que dos partes no constituyan más que una sola naturaleza, tienen que unirse a la manera de materia y forma; este es el caso del cuerpo y el alma.

I. Unidad de naturaleza y de persona en el hombre.

El cuerpo y el alma, separadamente y por sí solos, no constituyen la especie humana; ésta es el compuesto en que se desarrollan las potencias vegetativas y sensitivas que residen en el organismo corpóreo, y las potencias espirituales que brotan del alma racional.

II. Documentos eclesiásticos.

Una vez explicada la tesis no es menester pasar por alto las declaraciones de la Iglesia. “Hereje todo aquel que presuma afirmar, defender o sostener con pertinacia, que el alma racional o intelectual no es por sí y esencialmente la forma del cuerpo humano” – V Concilio de Letrán, bajo el pontificado de León X. Pio IX en su Carta de 1857 dirigida al Cardenal Geissel, arzobispo de Colonia, condena con estas palabras los libros de Guenther: “Sabemos que esas obras hieren a la doctrina católica acerca del hombre, el cual se compone de alma y cuerpo, pero de tal modo que el alma racional sea por sí e inmediatamente la forma del cuerpo”.

III. Una sola alma.

La forma verdadera, sustancial e inmediata del cuerpo humano, debe de ser única y dar todos los grados de perfección. El hombre es un ser antes que nada; este ser es sustancia, esta sustancia es cuerpo, este cuerpo es viviente, este viviente es animal (ser animado y sensible), este animal es racional.

IV. Una sola

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.5 Kb)   pdf (70.1 Kb)   docx (11.9 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com