ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La cuestión de las virtudes morales “El honor es el premio de la virtud”


Enviado por   •  7 de Mayo de 2014  •  3.997 Palabras (16 Páginas)  •  130 Visitas

Página 1 de 16

Joaquín García Huidobro

El anillo de Giges

Capítulo IV

La cuestión de las virtudes morales

“El honor es el premio de la virtud”

Cicerón

Los actos que el hombre realiza repercuten en su modo de ser. Nuestro ser es moldeable, pero se va definiendo con el tiempo, a través de lo que hacemos. Una anécdota real ilustrará lo que se viene diciendo: hace tiempo, un empresario con buenas intenciones y poca formación intelectual me decía: —"¿Se ha fijado usted en que los malos siempre triunfan? Eso se debe a que emplean métodos de acción mucho más eficaces. Los buenos, en cambio, tradicionalmente hemos estado muy restringidos en nuestra capacidad de reacción, de ahí que los malos siempre nos sacan ventaja.

En realidad, los buenos tenemos que actuar como los malos para poder derrotarlos". Efectivamente, parece ser que si utilizamos sus mismos métodos podemos combatirlos mejor, ser eficaces. Pero, ¿no estaremos incurriendo en costos demasiado grandes? En efecto, ¿por qué los malos son así?, ¿será por sus genes, su raza, su nación, o porque actuaron mal? Si es por condiciones objetivas, la solución es muy simple: eso es lo que creyeron Stalin, Hitler y muchos otros tiranos, que pensaban que bastaba con eliminar ciertos grupos humanos, a los que atribuían toda la maldad, para obtener el mejoramiento del mundo. Hoy nos damos cuenta de que las cosas no eran así. Parece ser que los malos no nacieron malos, sino que se hicieron tales. ¿Y cómo se hicieron malos? Haciendo cosas malas. Esto es impresionante: lo que hagamos (o dejemos de hacer) dejará inevitablemente una huella en nosotros.

Si, entonces, ese señor quería combatir a los malos, lo hacía porque pensaba que era malo ser malo. Pero si los malos se hicieron malos haciendo el mal, y yo quiero combatirlos con sus mismas armas, entonces yo me estaré haciendo malo. Mataré a los malos haciéndome yo malo. Daría para una buena novela: un hombre que logra eliminar a todos los malos del mundo y que al final descubre que su tarea ha sido en vano, porque él es el último de los malos. Sólo le quedaría la posibilidad del suicidio. No parece ser muy buen negocio.

Somos libres para elegir, pero no para evitar que caigan sobre nosotros las consecuencias de nuestros actos. Hoy, sin embargo, son muchos los que quieren escapar a esta ley ineludible. Pensemos, por ejemplo, en prácticas tan elementales como la multiplicación de productos dietéticos, que permiten gozar de la comida sin pagar los costos de la gordura. O de otras más delicadas, como las conductas anticonceptivas, que desvinculan el ejercicio de la sexualidad y la consecuencia procreativa. Sin embargo, aunque los avances de la técnica permitan evitar o disminuir las consecuencias visibles de nuestras acciones, ninguna tecnología logra borrar la huella que ellas dejan en nuestra persona. Sólo cambia el que en la actualidad se puede ser glotón sin parecerlo. En Un mundo feliz, Aldous Huxley describió una sociedad donde existe una perfecta disociación entre los actos y las consecuencias. Un mundo, por ejemplo, en el que la sexualidad no está "amenazada" por la procreación. Y esto se realiza de manera técnicamente perfecta. Pero en este mundo se ha perdido cualquier asomo de dignidad humana, y el vacío que de allí deriva sólo puede ser ocultado con crecientes dosis de soma, un fármaco que produce el bienestar independientemente de lo que uno sea o haga.

Diversidad de las potencias

Si buscamos el fundamento antropológico de esta moldeabilidad humana tenemos que decir que en el hombre hay potencias o capacidades unívocas y otras que son bi- o multidireccionales. Así, el ojo se dirige a ver, el oído a oír y el corazón a latir. Uno puede tener mejor o peor fortuna y, según eso, dichos órganos le funcionarán mejor o peor. Puede quizá con una dieta adecuada y evitando agentes externos dañinos conseguir que esas potencias mantengan sus capacidades. Pero no puede conseguir que hagan otra cosa. A lo más podremos cerrar los ojos o taparnos los oídos, para no ver ni oír, pero eso no logra cambiar el hecho de que esas capacidades están unívocamente orientadas, sin necesidad de entrenamiento previo. En cambio hay capacidades en el hombre que pueden dirigirse a objetos muy diversos o incluso contradictorios. Con nuestra voluntad, por ejemplo, podemos querer u odiar. También los productos de la inteligencia gozan de esta ambigüedad: la medicina, el derecho, la política y la tecnología pueden ser utilizados con fines muy diversos e incluso contradictorios. En el "Canto al hombre", uno de los pasajes más interesantes de Antígona, se destaca esta ambigüedad de la técnica. Ella permite al hombre dominar el mundo, pero no es capaz de ordenarse unívocamente hacia el bien, sino que a veces se dirige también al mal. "Poseedor de una sabiduría superior a la esperable, la capacidad de urdir técnicas, unas veces al mal, otras al bien, la encamina. Entretejiendo las leyes de la tierra y la justicia de los dioses a la que ha prestado juramento engrandecerá la ciudad; privado de ella quedará aquel que, en virtud de su osadía, se entrega a lo que no es bueno. ¡Que no se siente a mi lado ni sea de mis mismos pensamientos quien hiciera tales cosas!".

Las capacidades multidireccionales son aquellas en donde entra en juego la libertad humana. En ellas cabe conseguir una habituación, mediante el ejercicio. Así, con el debido entrenamiento, la facultad respectiva tenderá a dirigirse en un solo sentido. De esta manera, a través del ejercicio se reinstala en esa facultad una cierta unidireccionalidad. Así, el hombre que ha adquirido la virtud de la justicia tenderá espontáneamente a dar a cada uno lo suyo, como si la voluntad sólo se dirigiera en ese sentido y ya no pudiera orientarse a hurtar, demorar el pago de las deudas o lesionar los derechos ajenos. Para un hombre justo, resulta desagradable la sola idea de hurtar en una tienda o quedarse con unos billetes de más cuando el cajero se equivoca al darle el vuelto. Por eso los antiguos decían que los hábitos constituyen una suerte de segunda naturaleza.

Los Hábitos son una ayuda

Nos vemos forzados a elegir. Tener que tomar miles de decisiones durante el día podría parecer angustioso. Afortunadamente no sucede así. No estamos forzados a comenzar el día decidiendo: ¿apago o no apago el despertador?, ¿lo hago con la mano derecha o con la izquierda?, ¿con qué dedo?, ¿me levanto o no me levanto?, etc. No tenemos que tomar todas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (23.6 Kb)  
Leer 15 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com