ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

TEXTO PINOCHO


Enviado por   •  10 de Enero de 2012  •  1.197 Palabras (5 Páginas)  •  623 Visitas

Página 1 de 5

El muñeco de madera fue cobrando vida muy despacito. Pinocho se frotó los ojos para desperezarse. Abrió la boca y exclamó:

- ¡Puedo hablar, puedo moverme!.

- ¡También puedes andar y saltar y jugar como un verdadero niño! dijo el Hada.

Entonces el Hada se dirigió a mí, si a Pepito Grillo y me dice:

- Para que Pinocho llegue un día a ser un verdadero niño necesita que tú le ayudes a distinguir lo que está bien y lo que está mal. ¿Prometes estar siempre cerca de Pinocho?.

- ¡No se si seré capaz! dije- pero creo SI que voy a ayudar a que este muñeco de madera se convierta en un verdadero niño.

El Hada Azul abandonó la habitación y desapareció en el cielo.

Cuando Geppetto se despertó vió a Pinocho bailando y gritó:

- ¡Pinocho esá vivo!, ¡El Hada Azul ha escuchado mi deseo!

Cogió a Pinocho en sus brazos y dijó:

- ¡Mi querido hijo, el hijo que siempre he deseado!

- ¡Buenos días papá!, ¡Buenos días Pepito! ¿a qué vamos a jugar hoy?- dijo Pinocho.

- Hoy -respondí- jugaremos a trabajar...Todos los niños van a la escuela y tú no vas a ser menos.

- ¿Es divertido trabajar?

- ¡Es muy divertido!

- Aquí tienes un libro para aprender a leer, le dijo Geppetto.

- El camino conduce todo recto hasta la escuela, dijo Pepito.

- Sí, Pepito, seguiré el camino todo recto.

Y yo Pepito Grillo me quedé en casa para descansar un poquito y cuando salí detrás de Pinocho ya no lo alcancé.

Entre tanto Pinocho siguió el camino de la escuela hasta que un gato salvaje llamado Gedeón y un zorro muy astuto llamado Honrado Juan al ver al muñeco de madera que andaba solo decidieron atraparlo para venderselo a un titiritero que había en el pueblo presentando un espectáculo de marionetas.

- ¿A dónde vas pequeñajo?

- Voy a la escuela.

- ¿Y para qué? Un artista genial como tú primero tiene que hacerse famoso , dijo Gedeón.

- ¡Tú no necesitas ir a la escuela!, ¡Tú eres un gran actor!, dijo Honrado Juan.

Pinocho embobado por los dos malvados, olvidó lo que había prometido a Geppetto y a Pepito Grillo, y pensó:

- Mañana puedo ir a la escuela, ¡Hoy prefiero ser actor!

Yo, Pepito Grillo, divisé a lo lejos a Pinocho, este ya estaba en el carromato del titiritero y Gedeón y Honrado Juan se habían marchado con una bolsa repleta de oro.

Pinocho actuó con otras marionetas y todo el mundo le aplaudió al ver que él se movía sin hilos.

Mientras tanto Geppetto salió en busca de Pinocho, con una linterna recorre el pueblo llamando:

- ¡Pinocho! ¡Pinocho!, ¡Buscaré a mi hijo hasta el fin del mundo!

Ya era de noche, el titiritero encerró a Pinocho en una jaula y dice:

- Mañana nos iremos de este pueblo,¡Buenas noches!

- ¡No! ¡No! ¡Yo quiero regresar al lado de mi papá!

- ¡Ahora estás en mis manos! Ja ja ja, eres mi prisionero.

Pinocho se pone a llorar y dice:

- ¡Pepito! ¡Pepito! ¡Salvame!

- Yo no puedo abrir el candado, solo el Hada Azul podría salvarte.

En ese momento el Hada Azul aparece en el carromato.

- ¿Acaso Pinocho has hecho una travesura?

- ¡Oh no señora Hada!. He sido raptado por un monstruo terrible, con ojos así de grandes... ¡Me ha traido hasta aquí para encerrarme!.

- Y la escuela ¿qué tal? ¿te ha gustado? prosigue el Hada.

- ¡Oh sí mucho, muchísimo! Bueno ... yo ...

- No seas tímido, cuéntame, cuéntame.

- Bueno... pues ... ¡había marionetas!

Pero ¡que horror! ¡Por cada mentira que cuenta la nariz del muñeco va creciendo un poquito más!.

Pinocho se asusta:

- ¡Perdoneme señora Hada!, ¡HHe mentido

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (7.3 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com