ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Resumen Por Temas Vacas Cerdos Guerras Y Brujas Marvin Harris


Enviado por   •  9 de Abril de 2013  •  2.475 Palabras (10 Páginas)  •  7.780 Visitas

Página 1 de 10

El libro “Vacas, cerdos, guerras y brujas”, de Marvin Harris, es un libro que explica algunos enigmas de la cultura que prácticamente, carecían de explicación. Busca la explicación racional de los hechos para aclarar los mitos creados sobre ellos. Al estar ya el título dividido en diferentes apartados, considero que la mejor manera de resumir el libro es hacerlo por temas.

1.- ¿Por qué el amor hindú hacia las vacas?

Uno de los aspectos más característicos de la india es el amor a las vacas. Son animales adorados y respetados, y matar a una vaca esta más o menos tan mal visto como matar a una persona. En la cultura occidental, las vacas son animales usados para producir leche y carne, por lo que nos resulta extraño ese amor a las vacas. Lo que la mayor parte de la gente cree es que, según las creencias y la religión hindú, la vaca es un animal sagrado, símbolo de vida, y por ello es un horror matarlas. Incluso se han realizado estudios que dicen que una de las bases de la pobreza de la india es que no se aproveche el ganado vacuno para la alimentación. Pero valoremos la otra cara de la moneda, la que dice que estos animales son mantenidos porque es lo más rentable: En La India no hay un sistema energético semejante al occidental, por lo que, por ejemplo, no hay cocina eléctrica en la mayor parte de las viviendas. La mujer india que posee una vaca aprovecha un recurso que esta le deja, el estiércol, para prender la cocina, por lo que no tiene que preocuparse por comprar carbón u otro combustible similar. El estiércol también se utiliza para recubrir los suelos de las viviendas. Es un material tan útil en La India que incluso hay personas que se dedican a recoger el estiércol que las vacas dejan por las calles y lo venden.

Por otra parte, para arar los campos, se usan bueyes o búfalos de agua, pero si se analizan los datos sobre el ganado de la india, veremos que hay muchos menos bueyes que vacas. Entonces, una familia que posee un buey es más afortunada que aquella que que no lo posee. Pero en épocas de penuria, aquellas familias que posean una vaca tienen otra ventaja: la vaca puede parir a un buey, lo que en el mercado les aportaría algo de dinero.

Además, en La India, productos como la leche son más apreciados los que proceden del búfalo de agua que de la vaca.

Vistos estos datos, comprendemos que en La India es más rentable conservar a las vacas que matarlas para comer su carne, ya que aprovechan todo lo posible de ellas, al contrario que en la cultura occidental.

2.- La relación amor/odio del cerdo con diferentes culturas

El siguiente enigma planteado por Harris habla sobre los cerdos. Mientras en culturas como la musulmana o la judía es aborrecido, asqueado e incluso prohibido por sus religiones, en otras culturas es un animal adorado.

Empecemos con la, como Harris dice, porcofobia. En las culturas musulmana y judía el cerdo es un animal asqueado y prohibído por sus religiones. Esta fama del cerdo está fundamentada en el Corán y en la Torah, y se justifica como una serie de razones higiénicas que el cerdo no cumple. A simple vista, esta puede ser una razón lógica para que la carne de cerdo no sea consumida en estas culturas, pero si profundizamos en el tema, observamos que el cerdo es un animal que no soporta temperaturas corporales muy elevadas, por lo que en climas como los de las zonas donde estas culturas se sitúan, el cerdo necesita refrescarse constantemente. Los cerdos suelen refrescarse revolcándose en charcos de barro, pero al tratarse de un clima desértico, estos charcos escasean, por lo que tiende a usar sus excrementos para revolcarse en ellos. Esto es lo que convierte al cerdo, a ojos de estas culturas, en un animal asqueroso, ya que se revuelca en sus propios excrementos e incluso los puede confundir con su alimento. Al ser estos los hechos, la carne de cerdo puede provocar en los humanos una enfermedad gastrointestinal conocida como triquinosis. Por lo tanto, en estas culturas se han dado cuenta de que es mejor no comer cerdo que comerlo.

Por otra parte, tribus como la de los Maring, en Oceanía, celebran una fiesta cada 12 años más o menos, llamada kaiko, en el que se consume una gran cantidad de carne de cerdo, que fueron criados desde el anterior kaiko. Al terminar la fiesta, se produce un enfrentamiento entre distintos clanes para ganar tierras, y así, en periodos de paz, aumenta el número de cerdos y de humanos.

3.-La guerra primitiva. La superioridad del hombre frente a la mujer.

En tribus como la de los Maring, la guerra es emprendida como solución a un problema concreto que no tiene otra alternativa. Estas guerras son el control demográfico más eficaz que hay: la guerra favorece la cría de varones, por lo que se produce un infanticidio femenino. Al haber menos mujeres, la población está más controlada.

En otras tribus primitivas como la de los Yanomami del Amazonas, el dominio del hombre frente a la mujer es representado incluso con agresiones físicas bastante graves. Estas tribus son muy belicosas, por lo que la fuerza es valorada por encima de todo. Al ser así, el hombre predomina frente a la mujer, pues el organismo de un hombre es más fuerte que el de una mujer. Por lo tanto, obtenemos que la fuente de este brutal machismo es la guerra.

Una de las cualidades que definen a los seres humanos es la necesidad de la aprobación social para sentirnos bien, lo que se llama “tener un status”. Esto se observa muy claramente en tribus indígenas como los Kwakiutl, provenientes de Alaska. En estas tribus, los jefes, llamados “grandes hombres” celebran una festividad en la que se invitan a los jefes de las tribus rivales, en las que se les ofrece todo tipo de regalos y riquezas, con lo que se demuestra la prosperidad de la tribu y se provoca una humillación a la tribu rival. Eso provoca una rivalidad entre los jefes de las distintas tribus y revela un sistema económico muy poco desarrollado que se denomina “redistribución”.

Para concluir, hay que decir que la guerra es un mecanismo de interrupción que ayuda a mantener a las poblaciones humanas en un estado de equilibrio ecológico con sus hábitats. La causa principal de estos conflictos es el impulso del prestigio por parte de los hombres, al que se denomina potlach.

4.-El mesías.

La palabra “mesías” se le atribuía a todos aquellos seres que poseyeran santidad y poder sagrado como los sacerdotes.

El cristianismo surgió entre los judíos que vivían en Palestina. Estos creían en la llegada del salvador. David fue el primer

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.1 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com