ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Aborígenes De La Argentina


Enviado por   •  7 de Julio de 2014  •  2.719 Palabras (11 Páginas)  •  293 Visitas

Página 1 de 11

Aborígenes de La Argentina

Las comunidades indígenas que habitaron nuestra tierra no llegaron a formar grandes imperios como el Inca o el Azteca, pero acabaron oponiendo una resistencia mucho mayor al europeo sobre todo en las llanuras chaqueña y pampeana. Por su diversidad, fueron creadoras de una rica cultura, que en buena parte todavía se conserva entre sus descendientes.

En el actual territorio argentino vivieron y se establecieron varias culturas indígenas con diferentes costumbres, que se irían instalando en tres grandes áreas sin límites claros:

• La llanura pampeana y La Patagonia

• La zona central y noroeste andina

• La zona del litoral mesopotámico

Aborígenes de la llanura pampeana y de La Patagonia

En esta región habitaban los Onas, los Yámanas, los Tehuelches, los Mapuches y los Pehuenches. No tenían caciques, sino una élite integrada por "chamanes", sabios y profetas que gozaban de privilegios y reconocimiento social (a diferencia de los Pehuenches que si poseían un cacique). El resto de la población formaba "clanes" patrilineales de 40 a 120 miembros con jurisdicción sobre un territorio de caza.

Los Onas: Vivían en la provincia de Tierra del Fuego. Cada miembro tenía sus obligaciones bien especificadas: el hombre cazaba y confeccionaba las armas, la mujer, labores domésticas, cuidado de los niños, transportaba e instalaba la vivienda. Celebraban ritos de iniciación masculina durante los cuales los ancianos revelaban los secretos tribales a los jóvenes. No atribuyen a un Dios Supremo la creación de todo lo que ven y lo que palpan ni creen en un Ser que juzgue las acciones humanas, premiando las buenas obras y castigando las malas. Para los Onas no existe religión alguna.

Los Tehuelches: Los Tehuelches Meridionales habitaron las provincias de Santa cruz, Chubut y Río Negro, a diferencia de los septentrionales que habitaron las provincias de Buenos Aires, La Pampa y Neuquén. Guanacos y Ñandúes eran sus principales animales de caza. Los métodos de caza variaron con el tiempo, a medida que evolucionaba su cultura. Luego de la llegada de los españoles adoptaron el caballo (fueron grandes jinetes), y la frontera entre ambos grupos no fue estable; la actividad de caza se convirtió en ecuestre y masculina aunque las mujeres participaban formando el cerco que encerraba a las presas. El arma fundamental pasó a ser la boleadora. A partir del siglo XVII los Mapuches cruzaron desde el actual Chile, a la región de los Tehuelches Septentrionales, situación que culminó con la casi desaparición de esta cultura. Estos Tehuelches se distinguían fundamentalmente de los Meridionales por su lengua (Günün a'ajech). Estos aborígenes eran muy respetuosos en el momento de la muerte, teniendo por costumbre enterrar a los difuntos en la cima de las colinas, en cavernas o en grutas, luego el cuerpo era cubierto con piedras. De su mitología quedan relatos incompletos, donde se destaca la figura del ELEMGASEM, padre o generador de la raza que vive en una cueva, al que se le atribuye la autoría de las pinturas rupestres.

Los Yámanas: Habitaban el extremo sur de la provincia de Tierra del Fuego. Hombres, mujeres y niños andaban desnudos, tanto en verano como en invierno y para protegerse del frío se untaban el cuerpo con grasa. El fuego y la canoa eran dos elementos vitales para su existencia. Practicaban el nomadismo entre la meseta y la costa. Su modo de vida era marino; su alimentación consistía fundamentalmente de moluscos y peces aunque también recolectaban raíces y semillas y cazaban guanacos y ñandúes. El arpón fue su principal arma de caza. Trabajaban el cuero con utensilios de piedra y fabricaban botes, mantas, vestimenta e inclusive construían sus viviendas. Al igual que los Onas, celebraban ceremonias de iniciación a la pubertad. Los yámanas se pintaban cuando salían de cacería, para reflejar estados de ánimo a situaciones concretas, la muerte de familiares o la alegría por su buena captura, el encuentro con amigos o familiares. Los yámanas llamaban a sus chamanes con la denominación de YEKAMUSH. Éste debía hacer desaparecer el mal que poseía el enfermo, ya sea por mal estado de ánimo, un malestar espiritual, el temor y el miedo, depresión y el desequilibrio moral. Su Dios era llamado Nguenechen, ser creador de todo lo que existe, que domina la Tierra como Rey o Pastor y da vida y fecundidad a los hombres. Además creen en el Genio del Mal, llamado Hualicho o Gualicho.

Los Mapuches: Habitaban originariamente en el actual territorio chileno. En el siglo XVIII, empujados por los invasores españoles, aprendieron a montar a caballo y se trasladaron a las tierras de Neuquén. Entraron así en La Patagonia argentina, lo que marcó el comienzo de la agonía de los Tehuelches. Ocuparon el norte de La Patagonia y el sur de la llanura pampeana, se mezclaron con los tehuelches y los pampas.

Los Pehuenches: Habitaron el sur de Mendoza, sudoeste de San Luis, noroeste de La Pampa y la mitad occidental de Neuquén. Eran recolectores desarrollados. Vivían fundamentalmente de la recolección de frutos, especialmente piñones de las araucanas y también de los algarrobos y moles. Esta actividad la realizaban una vez por año, y lo que no se consumía era almacenado en silos construidos debajo de la tierra para ser utilizados en épocas de sequía o de rigurosas heladas. Los Pehuenches hicieron del piñón su alimento principal: de ellos extraían una harina para hacer pan y también, fermentados, obtenían una bebida alcohólica similar a la chicha. La caza también era importante, especialmente la del guanaco, venado y ñandú y más tarde de caballos salvajes. Estas cacerías les demandaban la utilización de boleadoras y de arco y flecha. Luego adoptaron la lanza larga. Practicaron el comercio con sus vecinos Mapuches, y como ellos mantuvieron una durísima lucha contra los españoles. Intercambiaban caballos por vestidos, esta práctica, conocida como trueque los relacionaba con sus vecinos aborígenes y los españoles. Sus viviendas estaban constituidas por toldos de cueros sostenidos por ramas. Su vestimenta era de cuero combinado con plumas, aros de cobre o plata y pintura en la cara, brazos y piernas. Eran animistas y tenían un dios supremo llamado Gamakia (el cacique), cuya esposa era Gamkiatsëm. El genio del mal era Gualichu, como en otros pueblos afines. La Araucaria tenía un papel mítico importante entre los pehuenches.

Noroeste y Centro:

Los grupos aborígenes más representativos que ocupaban la región central y cuyana de

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (17 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com