ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La independencia de Haití: primeras rupturas del orden colonial


Enviado por   •  16 de Septiembre de 2018  •  Resúmenes  •  1.945 Palabras (8 Páginas)  •  29 Visitas

Página 1 de 8

La independencia de Haití: primeras rupturas del orden colonial

  1. ¿Cuál era la formación económico social en Haití antes de la revolución?
  2. ¿Cuáles eran los conflictos económicos, sociales y políticos en el territorio?
  3. ¿En qué coyuntura internacional se desata la revolución?
  4. ¿Cuáles eran las tensiones y contradicciones que se pueden reconocer entre los diferentes sectores sociales que protagonizan los procesos? ¿Cómo se relacionan con sus reclamos y necesidad?
  5. Periodizar este proceso revolucionario.

  1. El orden económico y social de Saint-Domingue, Haití, estaba organizado en torno a las prósperas y extensas plantaciones de azúcar, café, añil, algodón, fuente de riqueza de los círculos mercantiles del litoral atlántico de Francia y de una reducida elite de comerciantes y terratenientes blancos, conocidos “grandes blancos”, residentes en la isla o en la propia metrópoli. El auge económico de Saint-Domingue se apoyaba en un tráfico negrero que elevó la masa de esclavos intensamente, aunque el rasgo más particular de esta isla recaía en la presencia de un sector de plantadores constituidos por “mulatos libres”, que lograron apropiarse de un cuarto de la tierra cultivable, pese a la discriminación racial. De igual forma, los grandes blancos presentaron temores y represalias ante esta situación.

  1. Antes del levantamiento armado mulato y durante el clima de reforma europeo, los ya mencionados “grandes blancos”, alarmados ante la convocación de los Estados Generales, ya que pretendían dominar el gobierno de Saint-Domingue, mantener la trata y esclavitud y perpetuar su privilegio, tomaron acción enviando sus representantes a Versalles, y en 1789, establecieron legislaturas en las tres provincias de la zona, además de crear una Asamblea General de la Parte Francesa de Saint-Domingue, con la intensión de reformar el sistema monárquico absolutista.  

En estas asambleas estaba prohibida la entrada de personas de color o esclavos, demostrando la posición segregadora de los blancos. Además, la población negra y esclava fue custodiada por las tropas para impedir cualquier tipo de acercamiento.

Esta hostilidad y la pronunciación a favor de la vuelta del absolutismo condujo al gobernador De Peynier a disolver la asamblea, siendo sus miembros considerados “enemigos del Rey”. En consecuencia de esta acción, las autoridades francesas contaron con el respaldo de los borlas blancos (funcionarios, pequeños comerciantes, intelectuales y artesanos) y los plantadores mulatos.

  1. El proceso revolucionario haitiano no hubiese podido ser llevado a cabo sin la influencia de los acontecimientos en el marco europeo.

En primera instancia, la Revolución Francesa (1989), no solo ejerció un impacto ideológico en todo el continente bajo los lemas “libertad, igualdad, fraternidad”, sino que impulsó el movimiento revolucionario que sacudió a su principal colonia, Saint-Domingue, colocada bajo dominio francés desde el siglo XVII y considerada el territorio más valioso del Caribe. La caída del absolutismo francés aumento los intentos de apoderarse de Saint-Domingue por parte de España e Inglaterra, a la vez que se desencadenaban aspiraciones en las diferentes capas de la sociedad colonial.

  1. 5) Los distintos sectores se fueron configurando entorno a los diversos acontecimientos que tomaron lugar, tomando posición según sus intereses.

Levantamiento armado mulato (1790-1791): La derrota de los colones blancos, cegados por sus intereses e ignorando los de la sociedad criolla, dio lugar a que la hegemonía pasara a manos de los pequeños blancos, y de ellos a los propietarios mulatos, esperanzados con el curso democrático de la revolución francesa. Pero los pequeños blancos tampoco pudieron consolidar la dirección del proceso porque sus aspiraciones se limitaban a la repartición de las propiedades de la gente de color, preservar la esclavitud, la discriminación racial y compartir el poder con los grandes blancos. Al mismo tiempo, los plantadores mulatos exigían el cumplimiento de las resoluciones igualitaristas de la Convención francesa, pero aquellos que se expresaron fueron víctimas de sangrientas represalias. Vincent Ogé, líder de “la gente de color”, regresó a Saint-Domingue en 1790 y exigió la igualdad civil y el derecho de sufragio. Luego de ser violentamente perseguido, se levantó en armas con algunos de sus partidarios; pero negó la participación a los esclavos. Ogé fue ejecutado, y tras su muerte los mulatos comprendieron que todos los blancos no pensaban en concederles los derechos a los que aspiraban. Otros levantamientos tuvieron más éxito, como el de Pinchinat y Bauvais (al oeste y sur), con la colaboración de cimarrones y negros libres. La magnitud de la rebelión obligó a las autoridades francesas a buscar un arreglo, otorgando ciertos derechos a los hombres de color. Una inesperada masacre de mulatos y negros y la anulación de los derechos obtenidos recientemente provocó la insurrección mulata en los anteriores puntos nombrados. De esta forma, se originó el levantamiento de esclavos también en el norte.

Revolución de los esclavos (1791-1801): El gran levantamiento del norte sufrió una gran destrucción mientras pasaba manos del control de los esclavos sublevados, aunque en el oeste y el sur, la contienda continuaba entre realistas blancos y revolucionarios mulatos, sin alterar el régimen de trabajo de las plantaciones.

Ante esta gran inestabilidad, el gobierno francés envió a tres comisarios para “pacificar” la isla y aplicar las normas constitucionales. Así, en el 1792 los comisarios intentaron reconciliar a la oligarquía blanca con la mulata sobre las bases de igualdad jurídica, y liberar a los esclavos rebeldes. Estas propuestas fueron rechazadas de plano por la Asamblea de Cap, dominada por los grandes blancos. Otros tres comisarios se presentaron acompañados de efectivos militares, en representación de la república francesa, coincidiendo con el derrocamiento de Luis XVI; convirtiendo a los ricos colonos blancos en defensores de la causa realista. Los comisarios pusieron en vigor la prohibición de la trata y sustituyeron las exclusivistas asambleas coloniales por una Comisión intermedia en donde la gente de color podía se representada. Los grandes blancos se mostraban en contra de esta nueva concepción igualitaria, pronunciando que los esclavos traídos de las costas africanas no podrían convertirse en ciudadanos franceses.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.9 Kb)   pdf (104.7 Kb)   docx (16.2 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com