ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Principios De Economia Politica Tomas Robert Maltus


Enviado por   •  3 de Octubre de 2011  •  10.151 Palabras (41 Páginas)  •  822 Visitas

Página 1 de 41

Introducción

Las teorías de Malthus no tiene hoy validez, ni la tuvieron nunca, pero, con todo, ocupan lugar firme en la historia intelectual y representan un estimulo y tienen significación para los problemas de nuestro tiempo. Nuestro tiempo se halla demasiado asediado por tremendos problemas internacionales para que pueda dedicar mucha energía a la discusión de este asunto.

El debate principal se refiere hoy a nuestra capacidad para sostener a una población en rápido crecimiento y con un nivel de vida también en aumento; con el perfeccionismo de las estadísticas internacionales, cada día hay conciencia mas exacta del crecimiento rápido en crecimiento de la población total del mundo, se ha comprendido, cada vez por mas amplios sectores , que en virtud del crecimiento de la población, y del apetito, cada día mas voraz, de la industria, se están agotando ciertos recursos terrestres y se derrochan muchos otros y también los países que en primer tercio del pasado siglo se creía que se acercaban a la población fija, la mayoría de los países urbano industriales , experimentaron en la década subsiguiente un aumento inesperado del coeficiente de natalidad.

El ritmo de la población mundial es hoy mucho más rápido que en tiempo de Malthus que en realidad ese ritmo ha tenido desde entonces a la aceleración; si la población del mundo continua creciendo con la rapidez observada entre 1920 y 1947 se duplicaría cada 70 aproximadamente, el .actual ritmo de crecimiento es sobremanera excepcional y no puede sostenerse mucho tiempo . Ciertamente no pueden continuar por mil años ni siquiera por trescientos.

El progresivo agotamiento de nuestros recursos por el despilfarro y la explotación sugiere una posibilidad: con el tiempo no podrá alimentarse a más gente. Como Malthus dedico mucha atención a lo que impedía el desarrollo de la población, y como destacaba entre ellos la falta de alimentos, es natural que busquemos en la posible explicación de lo que pudiera delimitar, la desigual tendencia actual

Capítulo I. De las limitaciones de la población en Noruega.

Noruega, se libró, durante casi todo el siglo pasado, de la sangría de la guerra. El clima no es propicio a las enfermedades epidémicas y, en los años ordinarios, la moralidad es inferior a la de cualquier otro país de Europa, entre todos aquellos que sabemos que llevan registros exactos. La proporción entre los fallecimientos anuales y la población total, tomando el promedio de todo el país, es sólo de 1 a 48. No obstante, la población de Noruega no parece haber aumentado nunca con gran rapidez.

Algunas de las causas aducidas por Hume no son satisfactorias, sino contraproducentes para el fin que persigue. Sostiene que le número de lacayos, criados, y otras personas que permaneces solteras en los estados modernos es una razón para demostrar que no hay exceso de habitantes; pero parece más probable la deducción.

Todos los obstáculos a la población que hemos examinado en el curso de este estudio de la sociedad humana pueden resumirse claramente en contención moral, vicio y miseria.

Si bien la cura de la parroquia no tenía poder legar para impedir que se casara un hombre que no estuviera reclutado para el servicio militar, parece que la costumbre había sancionado un poder discrecional de esta índole, y el cura se negaba frecuentemente a unir en matrimonio a una pareja cuando los interesados no contaban con bienes para sostener una familia. Generalmente los oficiales desaprueban este cambio; dicen que un joven noruego no ha alcanzado aún toda su fuerza a los 20 años y que, por consiguiente, no puede ser un buen soldado, y son muchos los que creen que los campesinos se casarán demasiado jóvenes y que nacerán más hijos de los que el país puede sostener.

Los jóvenes, hombres o mujeres, se ven obligados a permanecer en las granjas como criados solteros, hasta que queda vacante el puesto de uno de los “hombres de casa”; en todas las granjas y en las familias acomodadas hay mayor número de estos criados que el que las tareas requieren.

La mayor parte del suelo de Noruega es impropio para el cultivo del trigo, y su clima es tal que los cambios del tiempo son muy bruscos y a menudo producen resultados fatales.

Se dirá quizá, que una de las principales razones para que la mortalidad sea menor en Noruega es que las ciudades son pocas y no muy grandes, y escasa las personas que trabajan en ocupaciones malsanas. En muchas de las aldeas agrícolas de los otros países, en las cuales el obstáculo preventivo no actúa con igual intensidad que en Noruega, la mortalidad es tan pequeña como en ésta. Otro gran obstáculo para el mejoramiento de las granjas en Noruega es una ley según la cual cualquier descendiente por línea directa puede comprar una propiedad que hubiera salido de la familia, por haberla vendido, pagando el precio original de la compra. También se dificultad que se opone a la roturación y cultivo de nuevas tierras proviene del temor de grandes comerciantes en maderas en lo que respecta a los bosques.

No puede cercarse un pedazo de terreno en derredor de la casa de uno de estos trabajadores de granja para dedicarlo al cultivo sin solicitarlo de los propietarios de los bosques, declarando que el terreno en cuestión no es adecuado para bosque; además, es necesario que un magistrado del distrito otorgue su permiso, probablemente con el fin de asegurarse de que se ha obtenido un debida forma la autorización del propietario. A pesar de todos esos obstáculos, pueden realizarse grandes mejoras en Noruega, y mucho deja hecho en este sentido durante los últimos años.

Si nuestro examen se limitara a una parroquia y no hubiera posibilidad de emigrar de ellas, el observador menos atento no podría dejar de comprender que, si todos se casaran a los veinte años, sería imposible que los agricultores dieran trabajo y alimentos a todos los que legaran a la edad adulta; pero cuando se reúnes un gran Número de esas parroquias en un reino muy poblado.

Capitulo II. De las limitaciones de la población en Suecia.

Suecia se halla, en muchos aspectos, en una situación análoga a la de Noruega. Una parte muy elevada de su población se empela también en la agricultura y en casi todas las regiones del país los trabajadores casados que trabajan para los granjeros tienen, como los jefes de familia de Noruega, una cantidad limitada de tierra que es la principal base de su mantenimiento, mientras que los hombres y las mujeres jóvenes, solteras, viven como criados en las familias de los granjeros.

Resulta, pues, difícil explicar la mortalidad en Suecia, sin suponer que las costumbres

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (60.4 Kb)  
Leer 40 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com