ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Axolotl Y La Noche Boca Arriba - Cortazar


Enviado por   •  21 de Septiembre de 2014  •  1.037 Palabras (5 Páginas)  •  337 Visitas

Página 1 de 5

"Axolotl" y "La noche boca arriba" de Cortázar, relatos fantásticos

“Axolotl” y “La noche boca arriba” de Cortázar, relatos fantásticos

Axolotl y La noche boca arriba presentan ambos rasgos fantásticos que se perfilan de distinta manera en la lectura. Se señalará a continuación dicha irrupción de lo fantástico en los cuentos de acuerdo al marco teórico proporcionado por Tzvetan Todorov, Rosemary Jackson y Eric Rabkin.

Axolotl

Lo fantástico en Axolotl coincide con las definiciones de lo fantástico dadas por Todorov[1]. En primer lugar, se construye a partir de medios que resultan miméticos un mundo que es pensado por el lector como un mundo de personas reales: como señala Jackson, se presenta objetivamente un mundo de objetos realistas, que en el caso de Axolotl es aquel en el que hay individuos concretos que visitan zoológicos. Un de las reglas básicas que presenta ese mundo narrativo (Rabkin) reside en la distinción entre un yo y un no-yo, lo cual se presenta claramente en la primera frase con la individualización proporcionada por el uso del pronombre personal de primera persona.

En segundo lugar, se produce un acontecimiento que rompe ese realismo por su carácter irreal, imposible de explicar por las leyes de ese mismo mundo, a las que contradice diametralmente: la afirmación por parte del narrador de su transformación en axolotl. Este hecho extraño produce vacilación en el lector, porque no se puede dar a su existencia ni una explicación sobrenatural ni una explicación natural: aunque el narrador protagonista no titubea al afirmar el acontecimiento como si fuera algo natural, el lector vacila porque no sabe si considerar que esa afirmación responde a una ilusión del protagonista (con lo cual habría una explicación natural del hecho: sería producto de la imaginación del narrador) o si aceptar esa aseveración como real (con lo cual habría una explicación sobrenatural, pero resultaría complicado entender la existencia de un escrito en primera persona por parte de un ente no humano). Esta vacilación que problematiza la figura del narrador permanece a lo largo del relato y no recibe una solución explícita; de hecho, al final las preguntas sobre el narrador reciben una suerte de respuesta, pero esta resuelta ambigua: desde el punto de vista de un narrador-axolotl que mira al hombre que supo ser como a otro, se afirma: “me consuela pensar que acaso va a escribir sobre nosotros, creyendo imaginar un cuento va a escribir sobre los axolotl”. De esta manera se explica la existencia del cuento, pero la figura de quien narra se desdibuja aún más, y para el lector sólo quedan interrogantes: ¿quién escribe es un hombre que anteriormente estuvo atrapado en el axolotl? En ese caso, ¿es un hombre distinto del que comienza narrando el cuento y puede volver a ocurrir lo mismo? ¿Quién se afirma atrapado en el axolotl fue un hombre tan claramente individualizado alguna vez? ¿Cuál es el límite entre el axolotl y el hombre, entre los axolotl y los hombres? En última instancia, la pregunta sigue siendo la misma del principio: ¿fue todo esto una ilusión o sugestión

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.3 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com